San Rafael, Mendoza jueves 18 de julio de 2024

Científicos chinos identifican un súper musgo capaz de «sobrevivir» en Marte

El musgo Syntrichia Caninervis.El musgo Syntrichia Caninervis.USDA

Este organismo es capaz de soportar sequedad extrema, temperaturas ultra bajas y radiación, por lo que podría ayudar a sostener posibles colonias en el ‘Planeta Rojo’

Los científicos han identificado una especie de musgo del desierto súper resistente en la región occidental china de Xinjiang que podría ayudar a sostener posibles colonias en Marte, mostró un estudio de la Academia de Ciencias de China.

Cuando se sometió a condiciones que simulan el ambiente de Marte, se descubrió que el musgo – Syntrichia Caninervis – era capaz de soportar sequedad extrema, temperaturas ultra bajas y radiación, dijo la academia en un artículo de investigación publicado en la revista The Innovation la semana pasada.

El musgo podría servir como «base para el establecimiento y mantenimiento del ecosistema, contribuyendo a la producción de oxígeno, al secuestro de carbono y a la fertilidad del suelo», afirma el investigador en el estudio, publicado el 1 de julio.

«(Puede) ayudar a impulsar los procesos atmosféricos, geológicos y ecológicos necesarios para otras plantas y animales superiores, al tiempo que facilita la creación de nuevos entornos habitables propicios para los asentamientos humanos a largo plazo», añade el documento.

En la investigación, los científicos descubrieron que incluso después de perder más del 98% de su contenido de agua celular, el musgo pudo recuperar sus actividades fotosintéticas y fisiológicas segundos después de hidratarse.

Las misiones chinas incluyen el lanzamiento de la sonda de asteroides cercana a la Tierra Tianwen-2 el próximo año y Tianwen-3 alrededor de 2030 para traer muestras de Marte. El mes pasado, China recuperó muestras de la cara oculta de la Luna.

En Estados Unidos, la NASA ha formulado un plan de 20 años para Marte, buscando respuestas sobre si el planeta rojo es habitable para los humanos.

Fuente:https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2024/07/08/668b868521efa072548b4570.html

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail