San Rafael, Mendoza jueves 18 de julio de 2024

Minería sostenible y controlada para que Mendoza sea protagonista de la transición energética

El Gobierno de Mendoza lleva adelante “cuatro acciones basales” para la planificación minera y energética: el Plan Pilares, la actualización del Código de Procesamiento Minero, el Parque Industrial y de Servicios Pata Mora y la creación del Distrito Minero Malargüe Occidental.

Para la transición energética y abordar el desafío del cambio climático se deben utilizar los recursos de forma “inteligente y eficiente”, promoviendo la generación de energía a partir de fuentes renovables. La única manera de llevarlo a cabo es a través del desarrollo de la minería sustentable, necesaria para obtener los componentes que requieren las energías limpias.

Para esto, la Provincia adoptó e inició la implementación del Plan Pilares, un proyecto desarrollado por el sector privado y académico que busca convertir a Mendoza en un polo de desarrollo minero sustentable a nivel internacional.

Esta planificación estratégica muestra el proceso virtuoso que significa la sinergia entre el sector público y el privado. Este plan, desarrollado por el sector privado junto a la empresa Impulsa Mendoza Sostenible SA y la Universidad Nacional de Cuyo, permitirá aprovechar el enorme potencial geológico de Mendoza, especialmente en lo que respecta al cobre, un mineral estratégico para la transición energética.

El primer avance fue la reciente modificación del Código de Procedimiento Minero, actualizando aquel código de 1945. Esta reforma fortalece la soberanía sobre nuestros recursos minerales, aumenta la facultad de control de la Autoridad Minera y la trazabilidad de la producción de la industria y agiliza los procesos internos. Con esta medida, garantizamos una mayor transparencia y responsabilidad en la actividad minera, protegiendo al mismo tiempo el ambiente y los derechos de las comunidades locales.

Otro hito importante para el desarrollo de la exploración de cobre en el departamento de Malargüe será la creación del Malargüe Distrito Minero Occidental. Este polígono, que abarca cerca de 20.000 km², ha sido estudiado en profundidad y cumpliendo con los requerimientos que en materia ambiental y minera exige la normativa local e internacional, representa una oportunidad única para el desarrollo económico y social de la provincia y en particular del sur de Malargüe.

En sintonía con la reactivación de la minería metalífera y de la minería del petróleo en Malargüe, se desarrollará el Parque Industrial, de Servicios Minero y Petrolero Pata Mora, un punto estratégico del Sur de nuestra provincia para el desarrollo petrolero, minero e industrial, que funcionará como un centro de logística y servicios al que recurran todos los operadores de la zona Sur, así como los empleados y las empresas vinculadas.

Durante la última semana, se realizó la Audiencia Pública del proyecto con gran éxito, con la participación de 184 inscriptos y 21 oradores.

Estricto control y fiscalización

Como marca el recientemente sancionado Código de Procedimiento Minero de Mendoza, existirá una Policía Minera dotada de amplias facultades para el control y fiscalización en materia minera, ambiental, de higiene y seguridad laboral. Incluye la imposición de sanciones más severas, las cuales serán ahora efectivamente aplicadas.

Además, la nueva normativa introduce la Guía de Transporte de Minerales, que se convertirá en una herramienta indirecta de control. A través de esta Guía, cada actor involucrado en la cadena de producción, procesamiento, transporte y comercialización de minerales y sustancias pétreas será responsabilizado por el cuidado del ambiente.

Con la Guía, será requisito imprescindible contar con los permisos mineros y ambientales para transitar por las rutas y caminos nacionales y provinciales. Asimismo, se establecerán sanciones para aquellos que no cumplan con este requisito.

Todo esto va acompañado por un Plan de Fortalecimiento y Modernización
Institucional de la Dirección de Minería. Este plan incluye la incorporación de nueva tecnología, así como la adquisición de más equipos y vehículos para mejorar los procesos de control. También se está ampliando el cuerpo de inspectores mineros.

La nueva regulación impone exigencias que cada titular de un derecho minero deberá cumplir. Estos requerimientos están orientados por estrictos criterios de sustentabilidad y serán evaluadas conforme a elevados estándares internacionales en la materia.

A su vez, la Provincia implementará un Plan de Participación Ciudadana durante las diferentes etapas de la actividad minera bajo el programa Monitoreos Ambientales Comunitarios Participativos, promoviendo que ciudadanos participen en las inspecciones y actúen como agentes multiplicadores fehacientes en sus comunidades de origen. Esta participación ciudadana será tenida en cuenta también a través de los aportes y sugerencias que consideren correspondientes.

En conclusión, el impulso hacia una minería sostenible y controlada en Mendoza es fundamental para posicionar a la provincia como líder en la transición energética y demuestra el compromiso de Mendoza con el desarrollo económico y social, en armonía con el cuidado del ambiente. La implementación de estrictos controles y fiscalización, así como la promoción de la participación ciudadana, son pasos clave para garantizar la sustentabilidad y el respeto hacia las comunidades locales en este
proceso de transformación.

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail