San Rafael, Mendoza miércoles 17 de julio de 2024

Se promulgó la Ley Lucio: antes de fin de año debe implementarse la capacitación en derechos de la infancia

La Ley Lucio fue promulgada y en seis meses se deben aprobar los contenidos de las capacitaciones obligatorias sobre derechos de la infanciaEl Poder Ejecutivo promulgó la Ley Lucio. En seis meses la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia debe crear el Plan Federal de Capacitación en derechos de las niñas, niños y adolescentes.

El 48% de las denuncias de violencia familiar que afectan a chicos, chicas y adolescentes son consideradas de riesgo alto o altísimo por la Oficina de Violencia Doméstica (OVD), de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En el 58% de los casos el maltrato o abuso es diario o semanal

La Ley Lucio fue promulgada y en seis meses se deben aprobar los contenidos de las capacitaciones obligatorias sobre derechos de la infancia

El 3 de mayo fue promulgada la Ley Lucio (27.709) que tiene como objetivo la prevención y detección temprana de situaciones de vulneración de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. La norma fue aprobada, el 13 de abril, en el Senado de la Nación, por unanimidad. La norma es de carácter continuo, actualizable y obligatorio y alcanza a las personas que trabajen en el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, que forman parte del Sistema Integral de Promoción y Protección de la infancia.

A partir de la publicación en el Boletín Oficial se debe crear, en seis meses, el Plan Federal de Capacitación en derechos de las niñas, niños y adolescentes. También se deben realizar campañas de conciencientización sobre la necesidad de respetar el buen trato a hijos e hijas, alumnos y alumnas y niñas y niños. Los y las docentes, médicos y trabajadoras sociales deben conocer los derechos de la infancia, denunciar si los chicos o chicas son abusados o maltratados. Las profesionales de la salud y las maestras deben ser protegidas si corren riesgos o son amenazados/as por denunciar la violencia que es ejercida contra un chico o una chica.

La Ley Lucio crea un plan de capacitaciones, similar a la Ley Micaela, sobre los derechos de las infancias. Los contenidos deben ser generados durante el 2023La Ley Lucio crea un plan de capacitaciones, similar a la Ley Micaela, sobre los derechos de las infancias. Los contenidos deben ser generados durante el 2023

La ley se llama “Lucio” en homenaje a Lucio Dupuy, el niño, de 5 años, que fue asesinado, el 26 de noviembre de 2021, en La Pampa, por su madre, Magdalena Espósito Valenti, sentenciada por homicidio triplemente calificado y por la pareja de la madre, Abigail Páez, condenada por homicidio doblemente calificado y por abuso sexual por acceso carnal. El asesinato de Lucio impactó como un alerta del maltrato familiar frente al que las escuelas, los clubes, los vecinos, el sistema de salud y la justicia no pueden mirar para otro lado.

La norma exige que se respete la Convención por los Derechos del Niño, incorporada a la Constitución, en el artículo 75 inciso 22; impone generar condiciones de convivencia con vínculos de afecto y respeto; se establece que se deben hacer campañas de buen trato en la vida cotidiana; se alienta a promover espacios para que las niñas, niños y adolescentes sean escuchados en todos los procesos administrativos y judiciales; se propone que las infancias y adolescencias puedan incidir en el diseño de políticas públicas que afecten sus intereses y derechos y se debe propiciar la perspectiva de género y diversidades, conforme a los marcos normativos vigentes.

La ley implica una respuesta preventiva ante el maltrato de chicos y chicas. Intenta promover sus derechos, que se pongan en práctica las normas ya vigentes para proteger a los chicos y las chicas y que la sociedad no tolere gritos, violencias, violaciones, ni falta de contención y cuidado a las infancias. En el caso de Lucio las agresoras eran dos mujeres. Es importante que ninguna persona sea encubierta si comete violencia y que se investiguen todas las huellas, relatos o marcas de maltrato infantil.

Los datos de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación muestran que los chicos y chicas víctimas de violencia familiar la sufren a diarioLos datos de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación muestran que los chicos y chicas víctimas de violencia familiar la sufren a diario

En la mayoría de los casos (73%) los agresores de niños y niñas son varones. Eso no implica que no hay que investigar a las mujeres o madres. Pero sí muestra una radiografía de la violencia contra la infancia en el que la violencia machista es un problema sistemático. Entre el 2020 y el 2021 la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación registró 5.455 casos de niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia doméstica con vínculo filial con la persona agresora que, en 7 de cada 10 familias, eran varones.

Entre el 2020 y el 2021 el 32% de las personas afectadas por la violencia familiar fueron niñas, niños y adolescentes, según el registro de la OVD. Entre los menores de edad el 53% fueron niñas y adolescentes mujeres y el 47% varones. En el momento de la denuncia ante la OVD -en Lavalle 1250, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires- 10 nenas y adolescentes estaban embarazadas.

La mayoría de las chicas y los chicos padecen violencia psicológica (en el 95% de los casos) y física (en el 43%). En 214 chicos y chicas la OVD pudo constatar lesiones y el 55% tenía ya antecedentes de marcas corporales producto de violencias anteriores. Esas huellas tienen que ser vistas por los y las pediatras, por las guardias sanitarias, por las maestras de grado y los profesores de educación física, por las vecinas, tías, abuelas y es importante que las personas que se percatan de los signos de agresión no permanezcan indiferentes sino que denuncien los maltratos.

Entre el 2020 y el 2021 la OVD registró 5.455 casos de niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia doméstica con vinculo filial con la persona agresora que, en 7 de cada 10 familias, eran varonesEntre el 2020 y el 2021 la OVD registró 5.455 casos de niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia doméstica con vinculo filial con la persona agresora que, en 7 de cada 10 familias, eran varones

El 73% de las 5.233 personas denunciadas fueron varones y el 27% mujeres. Además, 8 de cada 10 niños, niñas y adolescentes tenían vinculo filial con quien denunciaban. En el 47% de los casos cohabitaban con el agresor o la agresora con lo que se potencia el peligro de una escalada de la violencia que suba el riesgo físico, que ponga en jaque su salud mental y corporal y que se puedan repetir situaciones de golpes, castigos o abusos.

Entre las niñas, niños y adolescentes afectados el 34% tenía hasta 5 años; el 33% entre 6 y 10; el 21%, entre 11 y 14 y el 12% eran adolescentes de entre 15 y 17 años. Entre quienes van al jardín de infantes la proporción de víctimas niñas o niños es idéntica. Entre los 6 y los 10 años hay más chicos afectados que chicas. Y a partir de los 11 años las mujeres afectadas son más que los varones.

Las chicas sufren más violencia sexual (73% de las denunciantes) que los adolescentes varones que sufren un 27% de violencia sexual. Las violaciones, manoseos y sexo forzoso aumenta en la medida que las pibas crecen. Hasta los 5 años sufren abusos el 12%, pero entre los 11 y los 14 años, la violencia sexual crece al 30% de los casos. La violencia de género crece con las chicas. Por eso, cada vez, hay que cuidarlas más.

En el 47% de los casos cohabitaban con el agresor o la agresora con lo que se potencia el peligro de una escalada de la violencia En el 47% de los casos cohabitaban con el agresor o la agresora con lo que se potencia el peligro de una escalada de la violencia

Por otra parte, en relación a los varones vulnerables, en la medida que crecen, los chicos se pueden defender más y, en cambio, con el desarrollo, las chicas son más atacadas. Pero, si bien, la violencia por razones de género crece con la edad, a los varones más chicos se corre el riesgo de descuidarlos cuando, en su etapa más vulnerable, son maltratados y abusados. “La violencia de tipo sexual fue la menos denunciada entre los niños y adolescentes varones”, refuerza el informe de la OVD.

La violencia no suele ser excepcional y, si toda violencia duele, saber que se repite y se instala como rutina cotidiana, duele más. En el 58% de los casos la frecuencia de los manoseos, coacciones a realizar sexo oral, gritos, cachetazos, tirones de pelo o patadas es diaria o semanal. No es una forma excepcional en una casa donde se tolera un maltrato intolerable. Si la violencia aparece el Estado, la escuela, el hospital y la comunidad deben frenarla porque, sino, se vuelve una costumbre inaceptable.

La violencia nunca es menor. Pero en el 48% de las situaciones los equipos interdisciplinarios de la Corte Suprema de Justicia de la Nación determinarion que se trataba de casos de alto y altísimo riesgo. Solo el 4% de las denuncias son consideradas de riesgo bajo y el otro 48% fue observado como de riesgo medio y moderado. Todas las presentaciones ante la OVD en la que hay niños, niñas y adolescentes son derivadas a la Justicia Nacional en lo Civil que ordenó 9.020 medidas de protección.

Fuente:https://www.infobae.com/opinion/2023/05/09/se-promulgo-la-ley-lucio-antes-de-fin-de-ano-debe-implementarse-la-capacitacion-en-derechos-de-la-infancia/

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Sé el primero en comentar en «Se promulgó la Ley Lucio: antes de fin de año debe implementarse la capacitación en derechos de la infancia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*