San Rafael, Mendoza 24 de febrero de 2024

Desde el sur chileno a Cannes.- Por:. Beatriz Genchi

 En noviembre de 1895, el periódico capitalino El Chileno publicó una carta anónima en la que se imputaba sin reservas a algunas autoridades y vecinos de Punta Arenas de malos tratos, persecuciones y otra serie de abusos contra los habitantes originarios de Tierra del Fuego, y particularmente contra los selk’nam.

Desde su encabezado –“Cacerías de indios, escenas de sangre”, “Una raza que se extingue”, “Indios que mueren de abandono y miseria” y otros del mismo tenor–, hasta los cruentos pormenores, esta carta y su continuación, publicada en el mismo medio al día siguiente, constituyó un punto de inflexión en la historia fueguina. Puso al tanto al público lector de Santiago sobre la trágica realidad que se vivía en las lejanas y ventosas pampas magallánicas, haciendo eco de las continuas injusticias contra los selk’nam que hace algún tiempo venían denunciando los periódicos locales La Razón y El Porvenir (ambos de Punta Arenas).

Pero sin duda el efecto más trascendente de esta publicación fue la reacción inmediata que provocó en algunas autoridades y que se vio materializada en un sumario judicial. En efecto, al día siguiente de haberse publicado la primera parte de la carta acusatoria en El Chileno, el secretario de la Corte de Apelaciones de Valparaíso dirigió un oficio al juez letrado de Magallanes en el que solicitó dar cuenta de la eventual veracidad de tales acusaciones y las medidas que había tomado la autoridad local al respecto. “El solo denuncio hecho por la prensa de tan graves sucesos impone a la magistratura el deber imprescindible de esclarecerlos cumplidamente en obsequio de la vindicta pública” (Sumario, fj.1v.), estipulaba dicho oficio, dando así inicio a la investigación sumaria el 9 de noviembre de 1895.

Custodiado actualmente por el Archivo Nacional Histórico, en Santiago, el “Sumario sobre vejámenes inferidos a indígenas de Tierra del Fuego (1895-1904)” arroja nuevas luces sobre un acontecimiento trascendental en la historia de Chile austral. Si bien es cierto que, a lo largo de las 408 fojas que lo componen, prima el discurso civilizatorio por sobre cualquier otro, y que la voz de los agraviados solo resuena a través de sus defensores “occidentales”, los relatos de cada uno de los comparecientes permiten acercarse –aun desde una óptica colonialista– a la historia de las comunidades selk’nam de fines del siglo XIX.

La investigación que se ha realizado sobre el contenido del “Sumario sobre vejámenes…” refrendaron su actitud frente a los selk’nam: esa que legitimó su exterminio y que, suponiendo protegerlos, normalizó su abyección cultural. Este trabajo invita a hacer una revisión crítica sobre las narrativas de memoria e historia tradicionales y a reflexionar sobre la deuda histórica que la sociedad y el Estado aún tienen irresuelta con las actuales demandas de los descendientes.

Muchos años acá precisamente en el presente. Una película chilena que habla sobre el genocidio Selk’nam será parte del Festival de Cannes. “Los Colonos” es la ambiciosa ópera prima del cineasta chileno Felipe Gálvez, una coproducción internacional entre 8 países (Chile, Taiwán, Argentina, Francia, Inglaterra, Dinamarca, Suecia, Alemania).

La sinopsis de la película: Chile, 1901. Un estanciero rico en Tierra del Fuego contrata a un teniente inglés y un mercenario estadounidense para abrir una ruta para sus ovejas hasta el Atlántico. Los guía Segundo, un chileno mestizo que se vuelve cómplice involuntario de una violenta cacería humana de indígenas. Siete años después, un enviado del Estado visita las tierras civilizadas. “Los Colonos” retrata el nacimiento de las fronteras en el fin del mundo y cuenta cómo los países escriben sus historias oficiales.

Gentileza:

Beatriz Genchi

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Sé el primero en comentar en «Desde el sur chileno a Cannes.- Por:. Beatriz Genchi»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*