San Rafael, Mendoza jueves 08 de junio de 2023

Inflación en Sudamérica: ¿Cómo está Argentina en el ranking del 2023?

WhatsApp_Image_2023-04-14_at_17.49.30.jpegArgentina, al tope del ranking en marzo, y segunda en el trimestre.

Con el 7,7% de marzo fue el país con mayor inflación del mes, incluso superando a Venezuela. En lo que va del año, es el segundo país con mayor inflación.

En marzo, el índice de inflación marcó 7,7% registrando el mayor aumento de precios de Sudamérica por unos cuantos puntos de ventaja respecto del resto, incluso Venezuela, que registró un 4,2% para el mes pasado.

Cuando se compara con la región se puede observar que en el primer trimestre del año Argentina viene segunda en el nivel de inflación con un 21,7%. Venezuela encabeza el ranking con un 67,7% de aumento sostenido de precios en lo que va del año.

Pero si se observa el resto de los países, ninguno pasa del 5% en el trimestre. En algunos casos en determinados meses tuvieron deflación, como fue el caso de Chile en febrero que registró -0,1%.

Lo normal es hablar de cifras interanuales, ya que los valores mensuales suelen ser menor a 1%, indican los analistas. Si se observa la tabla, en marzo solo Colombia, Perú y Chile pasaron el punto porcentual, y Chile como se indicó venía de una bajada de precios en febrero.

Si bien la nota de este mes la dio el rubro de Educación (29,1%) y Prendas de Vestir y calzado (9,4%), dos rubros golpeados por la estacionalidad, Alimentos y Bebidas volvió a marcar un número altísimo con un 9,3% que baja apenas 0,5 puntos porcentuales respecto del 9,8% del mes pasado.

Por más que desde los despachos oficiales indiquen que la sequía y la gripe aviar sumaron 1,5% a la inflación de marzo por el impacto en la suba del precio de las frutas, verduras, la carne vacuna, el pollo y los huevos y descontando eso debería haber marcado 6,2% el índice global, lo cierto es que aún ese es un número preocupante.

Los acuerdos de precios para productos de almacén y carnes del gobierno con los productos de Precio justos, y otros varios rubros como por ejemplo las naftas, y educación, no parecen alcanzar para frenar la inercia inflacionaria. Incluso el dato de este mes destrona la cifra de 7,4% de julio del año pasado con la salida de Martín Guzmán, y se convierte en la más alta de toda la gestión de Alberto Fernández.

Lautaro Moschet, Economista de la Fundación Libertad y Progreso explicó que “hasta que no se lleve a cabo una reforma profunda de la política monetaria, que genere un shock de confianza, las expectativas no van a cambiar y la dinámica de la inflación no quebrará su tendencia alcista. Se necesita un gran compromiso del Ministro de Economía, así como también del presidente del Banco Central, para poder coordinar la política fiscal con el objetivo de bajar la inflación. Hoy en día la situación es inversa, es decir, tenemos un Banco Central a la orden del Tesoro para cubrir sus gastos y esa transferencia de recursos se produce a costa de la degradación del peso y, en definitiva, de mayor inflación”.

En tanto desde LCG, afirman que “El dato de inflación de marzo preocupa por lo elevado, pero aún más preocupa la tendencia para abril. La aceleración de la tasa de inflación muestra que el fenómeno inflacionario ya tiene una dinámica propia que es difícil de revertir. Cuando se miran los factores que pueden acelerar la inflación no hay un componente que la esté impulsando. Las tarifas y el tipo de cambio apenas corren por detrás a los precios, la actividad no tiene un dinamismo para impulsar al alza a los precios, y los factores de oferta a nivel internacional están cediendo. Simplemente, las expectativas de inflación ya la sostienen en un registro de tres dígitos para este año y con el riesgo de tener algún registro de dos dígitos en la inflación mensual en el corto plazo”.

En tanto, en las primeras dos semanas de Abril, LCG, relevó la inflación de los alimentos en  5,5%. Por su parte, desde Libertad y Progreso la midieron  en 5,3%.

Desde la consultora conducida por el economista Guido Lorenzino advierten que “El resultado de extender este modelo hacia delante no es muy promisorio. Podría esperarse aún más inflación, más presión sobre el dólar libre y una actividad limitada por la falta de divisas”.

Escrito por 

NA – Buenos Aires, Argentina

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail