San Rafael, Mendoza lunes 20 de mayo de 2024

En qué se diferencian los probióticos, prebióticos y postbióticos, y cómo incorporarlos a la dieta

Los lácteos y algunos fermentados contienen a las bacterias que protegen al aparato digestivo. (iStock)Los lácteos y algunos fermentados contienen a las bacterias que protegen al aparato digestivo. (iStock)

Los tres fortalecen el microbioma intestinal, lo que tiene impacto en el sistema inmunológico y la absorción de los nutrientes. Pueden ayudar ante enfermedades como el síndrome del colon irritable y las infecciones digestivas

Las tres palabras se parecen: probióticosprebióticospostbióticos. Y tienen mucho en común: nombran a tres grupos de bacterias benéficas para el funcionamiento del colon, un órgano clave para la absorción de los nutrientes, el sistema inmunológico y la red nerviosa, entre otras cosas. Pero cada una cumple un papel diferente al regular la actividad intestinal y protegernos de las principales amenazas que ingresan al cuerpo en los alimentos o por la exposición a los ambientes insalubres.

Sus efectos en la salud han sido reconocidos por ayudar a potenciar la absorción del agua en el intestino grueso, según los investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas Shiraz. Con la presencia de estos huéspedes benéficos en el cuerpo, una persona puede, además de obtener beneficios generales de salud, aminorar los síntomas de males como las diarreas infecciosas, la inflamación excesiva o el síndrome de colon irritable.

Probióticos, las bacterias protectoras

Además, mejoran la calidad de vida de las personas con colon irritable, según la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP). Algunos en particular, como el Bacillus longum, reducen el dolor abdominal en un 42%, frente a 24% que alcanzan los placebos, según un estudio de Sophie Drouault-Holowacz, de 2008.

Estos microorganismos actúan como protectores intestinales si llegan vivos al organismo. (SYNLAB/MICROBA)
Estos microorganismos actúan como protectores intestinales si llegan vivos al organismo. (SYNLAB/MICROBA)

Los tipos de probióticos más comunes son los Lactobacillus Bifidobacterium y se encuentran en el yogur, el kéfir, el kimchee, la soja fermentada y la kombucha. Antes de consumir alguno, ya sea en píldoras o mediante un cambio de dieta, conviene consultar a un médico.

Los prebióticos fomentan las bacterias sanas

Han sido definidos como una forma de carbohidrato y avanzan desde el tracto digestivo hasta el intestino, donde los consumen las bacterias benéficas para el organismo humano. Aquellos derivados del almidón resistente (RS) conservan un estado de salud óptimo en el colon, al producir ácido butirato que ayuda a la absorción de sodio y del agua.

La principal función de los prebióticos es propiciar el crecimiento de bacterias sanas en el intestino grueso. Además tiene el potencial de modular el movimiento del tubo digestivo para transportar los alimentos digeridos. Lo anterior supone una ventaja para combatir la enfermedad de Crohn, que inflama este órgano y ambos intestinos, según el artículo “Control bioecológico y nutricional de la enfermedad”, publicado en la revista médica Nutrición Hospitalaria.

El ajo contiene prebióticos que le permiten desarrollarse a otras bacterias buenas para el organismo (Archivo/Infobae) El ajo contiene prebióticos que le permiten desarrollarse a otras bacterias buenas para el organismo (Archivo/Infobae)

El uso de los prebióticos podría disminuir los síntomas de la enfermedad de Crohn en siete de 10 pacientes, según un estudio de liderado por Shunji Fujimori, de la Escuela de Medicina de Japón, publicado en 2007. Sin embargo, aún se discute la efectividad general para su aplicación en los hospitales.

Aunque existen píldoras de prebióticos, también hay alimentos en los que se pueden consumir: trigo, plátano, tomate, ajo, espárragos y leche de vaca. La presencia natural de estos microorganismos hace que las personas sean más resistentes a enfermedades comunes como a la diarrea infecciosa.

Alimentación saludable y postbióticos

Los postbióticos son compuestos bioactivos generados luego de que los microbios en el intestino consumen la fibra prebiótica no digerible. Representan una barrera final contra las bacterias peligrosas para el aparato digestivo. Aunque algunas fórmulas para niños y suplementos para adultos los contiene, solo un médico podría decidir en cuáles casos una persona podría consumirlos.

Debido a la importancia de los estos microorganismos para la salud, la mejor forma de mantenerlos activos es con una buena dieta, variada y rica en frutas, verduras y fibra, explicó a National Geograohic Gail Cresci, nutricionista e investigadora del microbioma intestinal en la Clínica de Cleveland.

Una dieta sana con plátanos y derivados de la leche son ideales para aportar estos microorganismosUna dieta sana con plátanos y derivados de la leche son ideales para aportar estos microorganismos

Las cápsulas de postbióticos, derivadas del Lactobacillus casei, logran una inhibición del 94% ante la ameba Entamoeba histolytica, causante de la colitis amebiana cuyos síntomas son diarrea y dolor abdominal, de acuerdo a un artículo de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Los postbióticos actúan de forma similar a los probióticos e inhiben la proliferación de otros microorganismos. Entre sus propiedades resaltan los efectos antioxidantes, cardioprotectores, antiulcerosos y su control para disminuir los niveles de colesterol. Además, han sido estudiados para definir su papel en la salud mental, pues se ha descubierto que son benéficos en el neurodesarrollo, la neuromodulación y en los trastornos de alimentación, según un artículo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Fuente:https://www.infobae.com/salud/2023/04/20/en-que-se-diferencian-los-probioticos-prebioticos-y-postbioticos-y-como-incorporarlos-a-la-dieta/

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Sé el primero en comentar en «En qué se diferencian los probióticos, prebióticos y postbióticos, y cómo incorporarlos a la dieta»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*