San Rafael, Mendoza viernes 12 de abril de 2024

Las rocas del asteroide Ryugu enviadas a la Tierra revelan una historia de 4.500 millones de años

 La sombra de la nave Hayabusa 2 sobre el asteroide Ryugu, en 2018.La sombra de la nave Hayabusa 2 sobre el asteroide Ryugu, en 2018.JAXA

Los fragmentos recogidos por la nave japonesa Hayabusa 2 aportan valiosos datos sobre un cuerpo casi tan antiguo como el Sistema Solar

Lanzada a finales de 2014, la misión Hayabusa 2 de la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa (JAXA) pasó la mayor parte de 2018 y 2019 estudiando Ryugu. La composición de este asteroide, rico en carbono, hacía pensar a los científicos que allí podían encontrar restos de agua y materia orgánica.

En febrero de 2019, la sonda disparó un proyectil de un metal llamado tántalo sobre el suelo del asteroide, que impactó a 300 metros por segundo. Las partículas desprendidas del suelo fueron recogidas por un instrumento especial que, en diciembre de ese mismo año, envió a la Tierra una muestra de 5,4 gramos (con fragmentos de roca de 10 mm) que llegarían a la atmósfera un año después.

Este jueves un número especial de Science detalla los análisis realizados en esas muestras, con dos nuevos estudios que describen la composición y estructura de moléculas orgánicas, además de una revisión de tres estudios ya publicados el verano pasado.

En el primer artículo inédito en Science, los científicos detallan que las muestras de Ryugu contienen fragmentos de roca en los que predominan minerales similares a la arcilla, como la serpentina y la saponita, así como carbonatos, sulfuros y magnetita. Las muestras de Ryugu datan de las primeras etapas del Sistema Solar, hace unos 4.565 millones de años, cuando un fluido templado y rico en agua se filtró a través del asteroide, convirtiendo los componentes primordiales del Sistema Solar en los minerales que ahora se encuentran en su interior.

Los trabajos publicados permiten reconstruir la historia astroquímica de Ryugu. Los autores explican que algunas de las moléculas orgánicas identificadas se formaron en el medio interestelar (conjunto de materia y energía que existe en el espacio) y que son anteriores a la formación Sistema Solar.

Dos millones de años después de que comenzara a formarse nuestro sistema planetario, parte del material de la región exterior colapsó por efecto de la gravedad para formar un objeto sólido (planetesimal), identificado como el cuerpo parental de Ryugu.

Tres millones de años más tarde, la desintegración de elementos radiactivos elevó su temperatura interna lo suficiente como para fundir el agua congelada, que reaccionó con la roca durante millones de años, hasta que la temperatura volvió a descender. Esas interacciones modificaron la geología y formaron moléculas orgánicas adicionales en el cuerpo celeste.

Alrededor de mil millones de años después, un impacto en ese cuerpo parental expulsó material al espacio; parte de esos fragmentos se acumularon bajo la gravedad para formar Ryugu. Hace sólo unos cinco millones de años, las perturbaciones gravitatorias provocaron la migración del asteroide a su actual órbita cercana a la Tierra.

QUÍMICA ORGÁNICA A LOMOS DE UN ASTEROIDE

En cuanto al segundo estudio, liderado por Hikaru Yabuta, catedrática en la Universidad de Hiroshima, los investigadores analizaron las moléculas orgánicas solubles extraídas de las muestras de Ryugu e identificaron aminoácidos, amino alifáticos, ácidos carboxílicos e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

Las moléculas identificadas compartían propiedades con los restos orgánicos encontrados en meteoritos carbonáceos caídos en la Tierra. De acuerdo con los autores, los hallazgos demuestran que este tipo de moléculas orgánicas pueden sobrevivir en la superficie de los asteroides carbonáceos, a pesar de la dureza de las condiciones en el espacio.

«Resulta sorprendente que moléculas prebióticas como los aminoácidos y el ácido acético puedan sobrevivir en condiciones tan severas, su presencia sugiere que los granos de la superficie superior pueden proteger a las moléculas orgánicas«, explica Hiroshi Naraoka, investigador de la Universidad de Kyushu (Japón). «Estas moléculas pueden ser transportadas por todo el Sistema Solar, dispersándose potencialmente como partículas de polvo interplanetario tras ser expulsadas de la capa superior del asteroide por impactos u otras causas. La humanidad podría incluso utilizar esas moléculas orgánicas como recurso en el futuro».

El nuevo choque con la banca: una ley facilita que todo cliente que proteste pueda lograr 200 euros incluso sin tener razón

Además, los análisis subrayan el valor de las misiones espaciales. «Los pequeños asteroides son material sobrante de la formación del Sistema Solar. Sus muestras pueden proporcionar información sobre los procesos que tuvieron lugar durante ese periodo», escribe Christopher D. K. Herd, de la Universidad de Alberta (Canadá) en un comentario en el mismo número.

«Estas misiones están revolucionando el conocimiento científico de los cuerpos planetarios de los que se han obtenido las muestras y señalan el camino para otras misiones, como OSIRIS-REx -que está regresando con muestras del asteroide carbonáceo Bennu- o el esfuerzo internacional para conseguir traer muestras de Marte».

Fuente:https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2023/02/23/63f797e7fdddff6e818b45a1.html

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Sé el primero en comentar en «Las rocas del asteroide Ryugu enviadas a la Tierra revelan una historia de 4.500 millones de años»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*