San Rafael, Mendoza 24 de febrero de 2024

Comienzan las clases, vuelven las viandas: ideas para que los chicos coman variado y saludable

"Un punto a favor de que los chicos coman en la escuela es que si ven que sus compañeritos comen determinados alimentos, probablemente sientan curiosidad y también quieran probarlos" (Getty)Con el inicio de un nuevo año escolar llegó la hora de pensar qué poner poner en la mochila para los recreos y en la lonchera para el almuerzo. Especialistas pensaron para Infobae menús sencillos para cuando la imaginación se agota

«Un punto a favor de que los chicos coman en la escuela es que si ven que sus compañeritos comen determinados alimentos, probablemente sientan curiosidad y también quieran probarlos» (Getty)

La vuelta a clases, en cierta manera, organiza las rutinas familiares que se desordenaron durante las vacaciones de verano. Sin embargo, precisamente esa relajación que sucede en las casas durante los meses sin colegio hace que a veces cueste un poco entrar en ritmo.

Y cuando los chicos van a la escuela todo el día y pasan varias horas fuera del hogar, esa organización incluye pensar y planificar de manera anticipada las comidas del día siguiente (o la semana en los casos en que ambos padres disponen de muy poco tiempo de lunes a viernes para dedicar a la cocina). Además, no sólo hay que ocuparse de que tengan la vianda o las colaciones listas, sino que estas sean lo más saludables posibles. Todo un desafío.

Tras las vacaciones, y los desarreglos de horarios y rutinas, la vuleta a clases llega para ordenar la vida de las familias (Getty)Tras las vacaciones, y los desarreglos de horarios y rutinas, la vuleta a clases llega para ordenar la vida de las familias (Getty)

“Somos los papás quienes debemos ayudar a los chicos y adolescentes a incorporar en la vida cotidiana los hábitos de alimentación que cada familia crea apropiados de acuerdo a sus costumbres y estilo de vida”. Así comenzó la médica especialista en Nutrición y Diabetes Marianela Aguirre Ackermann (MN 151867), quien enfatizó que “los hábitos se aprenden, y los primeros años de vida son centrales para que los chicos incorporen diferentes alimentos y aprendan a comer saludable y variado”.

En la misma línea, el licenciado en Nutrición Alberto Arribas (Matrícula 286) aportó que “los hábitos de los niños son claves y la organización es sin duda el aliado para poder orientarse hacia una alimentación más saludable y sustentable”. “Para esto es primordial garantizar entornos seguros y saludables tanto en casa como en el ámbito escolar”, sostuvo el especialista en nutrición infantil.

A la hora de pensar en la lonchera, es importante saber que hay nutrientes que no deberían faltar (Getty)A la hora de pensar en la lonchera, es importante saber que hay nutrientes que no deberían faltar (Getty)

“Por las exigencias propias del horario escolar, los chicos pueden hacer al menos una comida principal en el colegio, a partir de comidas que llevan de su casa”, remarcó en este punto Aguirre Ackermann, para quien “muchas veces los alimentos que llevan o compran en la escuela son de pobre valor nutricional, con alto contenido de azúcares y grasa”.

Su recomendación es “que las preparaciones que los papás hacen para que lleven a la escuela los chicos y adolescentes incluyan alimentos en porciones suficientes, que sean de su agrado y que contengan nutrientes en la proporción necesaria de acuerdo a la comida que se va a hacer en la escuela”.

¡Al recreo! Ideas para un snack saludable

“Los mejores snacks son las frutas, ricas en fibra, vitaminas y minerales" (Getty)“Los mejores snacks son las frutas, ricas en fibra, vitaminas y minerales» (Getty)

Antes del almuerzo, los chicos suelen tener dos recreos durante la mañana, y luego otro en medio de la jornada de la tarde.

Infobae consultó a los especialistas qué opciones de snacks pueden mandarse en la mochila para evitar caer en galletitas de paquete, alfajores y alimentos de ese estilo en estas colaciones, que por cierto si estarían en casa no las harían.

“Debemos resignificar los recreos en las escuelas: el recreo tiene que ver con un espacio de sociabilización, de juego, de encuentro. Hoy en muchos casos el recreo se transformó en un espacio para comprar comida o comer y eso nos corre el foco de algo importante que es que cada chico pueda escuchar su hambre real y conocer su propio proceso de hambre y saciedad”, destacó Arribas. Para él, “si los chicos hacen las cuatro comidas principales, esto es, desayuno, almuerzo, merienda y cena de calidad, que se pueden garantizar desde casa partiendo con un buen desayuno no necesitaría comer en la escuela una colación de manera obligada”.

Sobre esto, consideró que “muchas veces se llenan de productos de baja calidad nutricional y desplazan un alimento de mejor calidad como puede ser un almuerzo o una merienda hecha en casa”.

Para Arribas, "la escuela no debe ser un lugar para comer sino que es para otras variables importantes como el encuentro y la sociabilización en donde la comida no tiene que ser el centro" (Efe)Para Arribas, «la escuela no debe ser un lugar para comer sino que es para otras variables importantes como el encuentro y la sociabilización en donde la comida no tiene que ser el centro» (Efe)

Y si van a comer algo en este tiempo de descanso académico, que sea lo más saludable posible. “Los mejores snacks son las frutas, ricas en fibra, vitaminas y minerales. También podemos hacer preparaciones caseras y fáciles como budines, galletitas de avena y banana, barritas de cereal caseras. O armar un recipiente pequeño con almohaditas de avena, cereales sin azúcar, o puñado de frutos secos con trocitos de desecados”, recomendó Aguirre Ackermann.

Y amplió: “Las barritas de cereal caseras son un snack súper saciante y completo en nutrientes. Si las preparamos con anterioridad se pueden conservar en el freezer ya cortadas en porciones, para tenerlas listas para guardar en la mochila”.

¿La receta? Cortar los frutos secos más grandes (nueces, castañas) y agregar almendras y maní tostado y sin sal. Agregar dos cucharadas de avena arrollada y dos cucharadas de avena extra fina, semillas hidratadas, ligar con miel y una clara de huevo. Opcionales (que quedan muy ricos) agregar dátiles, coco rallado, chips de chocolate amargo, pasas de uva o ciruelas, cascaritas de naranja, canela, etc.

Si los chicos hacen las cuatro comidas principales, partiendo de un buen desayuno, no necesitaría comer en la escuela una colación de manera obligada (Getty)
Si los chicos hacen las cuatro comidas principales, partiendo de un buen desayuno, no necesitaría comer en la escuela una colación de manera obligada (Getty)

Se coloca la preparación bien presionada en una placa con papel manteca o metalizado, y se lleva al horno moderado durante 10-15 minutos. Dejar enfriar y cortar en porciones del tamaño deseado.

Snacks saludables

Pereiro compartió dos opciones de snacks saludables para evitar las galletitas y demás ultraprocesados en los recreos.

1- Pochoclos caseros con frutos secos

Para preparar los pochoclos, no es necesario tener pochoclera. Basta con poner una olla al fuego, agregar el maíz pisingallo, colocar un chorro de aceite y tapar la olla y esperar que exploten.

Luego, agregar un puñadito de frutos secos (nueces, almendras, castañas, etc.) y cuando estén fríos, porcionar en envase con tapa o bolsita con cierre hermético.

Los frutos secos son un gran aliado al momento de pensar en snacks saludables para el recreo Los frutos secos son un gran aliado al momento de pensar en snacks saludables para el recreo

2- Garbanzos tostados

Se necesita una taza de garbanzos crudos (200 gramos), jugo de medio limón y una pizca de sal.

Dejar los garbanzos en remojo la noche anterior. Al día siguiente, precalentar el horno a 200 grados, poner los garbanzos en un bol y añadir el jugo de limón, la sal y mezclar todo con ayuda de las manos. Volcar los garbanzos sobre una bandeja con papel manteca y colocarla en la parte central del horno. Dejar que los garbanzos se tuesten durante unos 40 o 45 minutos a 200 grados (el tiempo de horneado puede variar en función de cada horno). Es recomendable irlos probando para que no se pasen.

Hora de almorzar: viandas fácil para la lonchera

Cuando los chicos van a la escuela todo el día pasan varias horas fuera del hogar, y son varias las viandas o colaciones que hay que mandarles (Getty)Cuando los chicos van a la escuela todo el día pasan varias horas fuera del hogar, y son varias las viandas o colaciones que hay que mandarles (Getty)

Para Pereiro, un punto a favor de que los chicos coman fuera de casa es que “comer en la escuela ejerce cierta influencia en las preferencias alimentarias de los chicos. Si ven que sus compañeritos comen determinados alimentos, probablemente sientan curiosidad y también quieran probarlos”. “Acá tenemos una oportunidad para incluir algún alimento nuevo, dentro de los que ellos ya conocen y eligen —recomendó—. Si bien ellos deciden cuánto van a comer y hay que saber que no es necesario que siempre terminen todo el plato, los adultos tenemos la responsabilidad de ofrecer a los chicos la mayor variedad que esté a nuestro alcance”.

Y si bien reconoció que “la vianda lleva trabajo, y hay que ponerle onda”, para ella “una vez que se logra cierta organización empieza a ser más fluido”.

A la hora de compartir ideas, Pereiro recomendó “priorizar las preparaciones caseras y los alimentos naturales y de estación, mandar preparaciones que el chico pueda cortar fácilmente o comer con la mano, como tomates cherrys, milanesas en tiritas, canastitas de verduras, fajitas, pizza casera, y de postre frutas”.

Y tras aconsejar que “siempre haya variedad de colores, ya que cada uno aporta diferentes nutrientes”, la nutricionista sugirió que “para tomar la mejor opción es siempre el agua segura”.

Incluir a los niños en la preparación de la vianda es una buena oportunidad para inculcar hábitos saludables (Getty) Incluir a los niños en la preparación de la vianda es una buena oportunidad para inculcar hábitos saludables (Getty)

Para Arribas, “a la hora de pensar en la lonchera, para una colación o un almuerzo es importante pensar en los alimentos que no deberían faltar”, que a su entender son “las frutas, pero para llevarlas a la escuela deben elegirse especialmente frutas de estación las cuales deben ser correctamente lavadas y sanitizadas; también puede sumarse algún yogur y acá deben leerse las etiquetas para elegir aquellos con menor azúcar agregada y agregar alguna fruta fresca para tener alimentos lo menos procesados posible”. “Para el almuerzo podemos pensar en algún sándwich de queso, podría ser de pan integral, ideal optar por los que tengan menos conservantes y aditivos posibles —aconsejó—. En cuanto a las galletitas recomiendo aquellas que tengan menos azúcar, menos sal aunque lamentablemente hay poca diversidad por eso es ideal estar atentos a las etiquetas”.

En cuanto a las bebidas, otro punto relevante para él es saber que “los jugos de fruta naturales que se consiguen hoy en el mercado también son muy similares a las bebidas azucaradas, por eso lo recomendable es llevar botellas recargables de agua potable y segura para beneficiarse, primero en la calidad de la bebida que van a ingerir los chicos, y segundo en el cuidado del planeta ya que se evita el uso de tanto plástico”.

Ocho menús para la lonchera

Para terminar, Aguirre Ackermann sumó ocho ideas de menús sencillos y completos nutricionalmente para mandar en la lonchera:

1- Suprema de pollo grillé o milanesa con ensalada de verduras y choclo o arroz

2- Dos hamburguesitas con arroz con zanahorias y arvejas

La conservación y el traslado de los alimentos es una variable que no debe perderse de vista (Getty)La conservación y el traslado de los alimentos es una variable que no debe perderse de vista (Getty)

3- Una tarteleta o porción de tarta de verduras con huevo y queso y tomates cherry

4- Empanadas (por ejemplo, dos de calabaza y queso o espinaca y queso y una de carne)

5- Sándwich completo (pan lactal, integral, queso blanco, suprema de pollo grillé, tomate y queso)

6- Sándwich de pan árabe con atún, queso blanco y rodajas de tomate

7- Tortillas (tipo wraps) o crepes caseros de pollo con verduras

8- Un medallón de pollo con puré de calabaza, zanahoria y papa

Finalmente, acerca de la correcta manera de conservar y trasladar los alimentos, la nutricionista señaló que “para que los alimentos que necesitan frío se mantengan en buenas condiciones y no proliferen las bacterias, es necesario que estén refrigerados, para eso hay que usar refrigerantes o conservadores de frío”.

Los buenos hábitos alimenticios se aprenden y la primera infancia es un gran momento para enseñar a los más chicos a comer saludable (Getty)Los buenos hábitos alimenticios se aprenden y la primera infancia es un gran momento para enseñar a los más chicos a comer saludable (Getty)

“Lo importante para que sean preparaciones seguras es cocinar completamente los alimentos, y mantenerlos en heladera en recipientes plásticos con tapa —recomendó Aguirre Ackermann—. Los alimentos que se van a trasladar deben colocarse en la lonchera en el momento previo a salir de casa, y si son preparaciones frías trasladarlas con refrigerante, para mantener la temperatura hasta el momento de consumirlas”.

“Cuando se trata de viandas a base de preparaciones calientes, lo ideal es usar recipientes térmicos especiales para alimentos; la preparación se puede hacer la noche anterior, se enfría y luego se calienta por la mañana inmediatamente antes de ponerla en el recipiente”, aconsejó la especialista, quien aclaró que “también se puede cocinar a la mañana y poner los alimentos calientes directamente en el termo. En caso de que la escuela tenga microondas para recalentar la comida, es conveniente llevar recipientes de plástico o melamina aptos”.

Fuente;https://www.infobae.com/tendencias/2023/02/25/comienzan-las-clases-vuelven-las-viandas-ideas-para-que-los-chicos-coman-variado-y-saludable/

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Sé el primero en comentar en «Comienzan las clases, vuelven las viandas: ideas para que los chicos coman variado y saludable»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*