San Rafael, Mendoza sábado 04 de febrero de 2023

Chilca

Milenaria planta tintórea que fue utilizada por los antiguos “químicos” de las culturas prehispánicas, para obtener variedad de colores amarillos y verdes. En la actualidad, la Chilca es empleada por los tejedores artesanales, que mantienen vigente la tradición de sus antepasados. Esta planta también fue muy apreciada en la medicina, por sus propiedades antiflamatorias y antireumáticas.

Nombre científico: Baccharis latifolia Familia: Asterácea

Nombres comunes: Chilca, chilca negra, chilca blanca; chillka en lengua quechua.

Es un arbusto de raíz fibrosa con tallo flexible y cilíndrico. Sus hojas son simples y lanceoladas con flores en inflorescencias aplanadas de color blanco.

La chilca se encuentra desde Venezuela hasta el norte de Argentina. En el Perú, crece en gran abundancia en las quebradas de la sierra.

Industrialmente, se han creado cremas y pomadas para tratar inflamaciones y dolores musculares que afectan a deportistas de alto rendimiento.

Beneficios y Propiedades

Los beneficios de la Chilca parten del compuesto activo que se encuentra en sus hojas, el cual se extrae en los laboratorios mediante una infusión de alcohol acompañada de otros procedimientos químicos que no dañan el compuesto.

Las investigaciones hechas a la planta únicamente han sido desarrolladas para comprobar el uso tópico y no para uso oral, aunque en muchas de las comunidades usen las hojas para hacer bebidas que son consumidas por niños y adultos sin haber mostrado una reacción desfavorable aparente a esta bebida.

  • Analgésico: El cataplasma o crema de Chilca permite aliviar los dolores musculares y lesiones generadas por un excesivo esfuerzo físico o por movimientos bruscos que pueden causar lesiones en los músculos y articulaciones.
  • Antinflamatorio: De igual manera, permite desinflamar la zona en la que se ha generado algún tipo de lesión muscular, así como esguinces o torceduras de los ligamentos.
  • Reumatismo: Aunque este beneficio no ha sido comprobado totalmente, se tiene la creencia de que el compuesto activo podría beneficiar a las personas con esta enfermedad debido a que esta afección se caracteriza principalmente por una inflamación, dolor y degeneración de los músculos. En resumen, el uso terapéutico de la chilca es preferentemente tópico mediante cremas o pomadas para las torceduras, esguinces, dolores musculares y cualquier tipo de dolencia propia de los músculos, ligamentos, tendones entre otros.

Cómo se la prepara el cataplasma: lavar las hojas con abundante agua y colocarlas en un mortero o en un plato hueco en que le puedas moler las hojas.  Al realizar este procedimiento, agrega un poco de agua caliente para que la hoja libere todos los componentes activos y, además, para que la pasta adquiera una textura similar a la de una crema. Finalmente, puedes colocar el cataplasma en una tela delgada y aplicarlo sobre la zona afectada, de manera que el líquido del cataplasma se filtre por la tela cubra la zona de la inflamación.

Contraindicaciones: Por ahora, las únicas contraindicaciones sobre el uso tópico de la Chilca es la piel sensible y las posibles alergias a los componentes de la planta. Puedes encontrar otras contraindicaciones en las cremas que se producen de manera industrial ya que estas contienen otros compuestos que podrían afectar a personas con otros tipos de alergias o con pieles sensibles a los compuestos de la crema.

Usos: Tiene usos medicinales como antiflamatorio y antireumático. Es utilizada en agroforestería para la protección y conservación del suelo; así también en fitoquímica. Sus tallos se emplean en cestería y la ceniza de éstos para la elaboración de la Lliptta, polvo que acompaña el masticado de coca. Su madera es utilizada como material de construcción.

…sabías que…..

Se emplearon las hojas de chilca para obtener de ellas el color amarillo y verde, que sirvió para teñir las fibras de sus textiles. Este arbusto crecía en abundancia en las quebradas de la sierra, habiéndose identificado por lo menos 14 especies de este género. Los antiguos peruanos también usaron la madera de esta planta, para sus construcciones, y sus ramas en la cestería. Con las cenizas de la chilca, se elaboró la llipta, polvo para chacchar coca. En medicina popular se usó para tratar el reumatismo, dislocaduras de huesos y como activador de la circulación de la sangre.

Cómo teñir con Chilca: Color: Amarillo o verde. Material: 3 kg de hojas de chilca bien cortadas y machacadas. Teñido: Preparar la lana con 150 gr de alumbre (15%) en agua. Echar las hojas en una olla de agua con el alumbre. Hervir durante una hora. Colar y dejar enfriar el tinte. Echar la lana mojada preparada con alumbre y hervir media hora, moviendo bien. Lavar hasta que el agua salga limpia. De esta forma sale color amarillo. Desarrollo del Color: Para que salga color verde oscuro sacar la lana del tinte, añadir un poco de sulfato de hierro, hervir nuevamente durante media hora y lavar bien.

Gentileza: www.susana perucca.com.ar

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail