San Rafael, Mendoza miércoles 01 de febrero de 2023

Tener, o no tener, “scrupulus” – Por:.Beatriz Genchi

Ésta de escrúpulo (del latín scrupulus) es una de las palabras más me fascina del diccionario. La RAE dice, como primer significado: “Duda o recelo que punza la conciencia sobre si una cosa es cierta, si es buena o mala.

Sin embargo, escrúpulo denomina la piedrita que tanto incomoda cuando se mete en el zapato; y nos llegó del latín scrupulus, diminutivo de scrupus ‘piedra pequeña y puntiaguda’ que, a menudo, era un problema para los legionarios romanos durante sus largas marchas. Las pequeñas piedras se infiltraban en sus sandalias “caligae”, entre la planta y el pie, provocando molestias. Los legionarios se enfrentaban a una dura elección: sufrir mientras seguían avanzando, o detenerse para sacar a las piedrecitas, a riesgo de frenar la columna y sufrir las reprimendas de sus superiores.

Estas sandalias eran de un diseño muy robusto. Estaban hechas de cuero y tachuelas de hierro. En algunos terrenos y climas más fríos, se usaban calcei, o botas militares cerradas con clavos.

Lo más importante es que los pies de los romanos resistieron bastante bien las largas marchas con ese calzado. Las sandalias son sorprendentemente buenas para eso. Tienen una gran ventaja sobre los zapatos cerrados. No retienen la humedad, por lo tanto, los pies no se “pudren” (así decían…). Las piedras y otras cosas pueden pasar fácilmente entre el pie y la planta, pero es igualmente fácil deshacerse de ellas. Y hay que decir que tenían pies muy curtidos y no se amilanaban con cualquier piedrita.

La legión romana marchaba sobre caligae con clavos claveteados, que a menudo se denominan sandalias, pero se describen con mayor precisión como botas militares abiertas.

El emperador romano Calígula recibió su nombre porque cuando era niño jugaba tanto en los campamentos de la legión que le hicieron un par de caligae del tamaño de un niño.

“Casualmente” tribunos, legados, senadores que iban a caballo o se hacían llevar en literas, no tenían “scrupulus”.

Con el tiempo la expresión “tener scrupulus” dejó el ámbito militar para referirse a cualquier duda sobre la conducta a adoptar.

Gentileza

Beatriz Genchi

Museóloga-Gestora Cultural.

bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail