San Rafael, Mendoza martes 06 de diciembre de 2022

Mitos y verdades sobre los antojos durante el embarazo

La nueva evidencia reveló que los antojos en el embarazo no son un capricho, sino el cambio de los mecanismos neuronales del circuito de la ingesta y la recompensa (Getty Images)El deseo de alimentos dulces y calóricos está vinculado a cambios en ciertos mecanismos neuronales. Cuáles son los efectos durante la gestación

La nueva evidencia reveló que los antojos en el embarazo no son un capricho, sino el cambio de los mecanismos neuronales del circuito de la ingesta y la recompensa

El antojo, ese deseo casi irrefrenable de comer un chocolate, un muffin o una porción de helado en la madrugada, puede acarrear riesgos para la salud si deja de ser una conducta ocasional y se convierte en un hábito. Más aún que éstos se acentúan y se presentan con mayor frecuencia cuando las mujeres se encuentran en etapa de gestación.

Esta conducta, tan comentada entre las gestantes y sus familias, fue analizada por un estudio científico que determinó que durante el embarazo se despiertan circuitos neuronales relacionados con el deseo y la motivación, los cuales impulsan a las embarazadas a comer alimentos dulces y calóricos.

Los antojos persistentes durante la gestación pueden acarrear consecuencias metabólicas para los hijos (Getty Images)Los antojos persistentes durante la gestación pueden acarrear consecuencias metabólicas para los hijos (Getty Images)

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica Pi y Sunyer (Idibaps) del Hospital Clínic de Barcelona, demostró que comer alimentos más calóricos durante el embarazo puede afectar a la descendencia, aumentando la probabilidad de trastornos alimentarios y metabólicos en los hijos. Los hallazgos fueron publicado en la revista Nature Metabolism.

Durante el ensayo, las hembras de ratón prefirieron los alimentos dulces, además de desarrollar conductas de ingesta compulsiva de alimentos calóricos. La alteración de estas estructuras los llevó a explorar la vía mesolímbica, una de las rutas de transmisión de señales de las neuronas dopaminérgicas.

Los antojos son producto de un aumento de la dopamina que activa una región cerebral implicada en el circuito de la ingesta y la recompensa (Getty Images)Los antojos son producto de un aumento de la dopamina que activa una región cerebral implicada en el circuito de la ingesta y la recompensa (Getty Images)

La dopamina es un neurotransmisor clave en los comportamientos de motivación o deseo”, señaló Marc Claret, líder del grupo Idibaps Control Neuronal del metabolismo y profesor de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud en la Universidad de Barcelona, España.

El grupo de investigadores observó que los niveles de dopamina, así como la actividad del receptor de dopamina (DR2), aumentaban en el núcleo accumbens, una región cerebral implicada en el circuito de la ingesta y la recompensa. Este hallazgo sugiere que durante el embarazo se reorganizan los circuitos neuronales mesolímbicos, a través de las neuronas DR2.

Durante el embarazo, el aumento de la dopamina explicaría ese deseo incontenible de comer alimentos calóricos y con azúcar. “Estas células neuronales, y su alteración, serían las responsables de la aparición de los antojos, ya que la ansiedad por la comida, típica del embarazo, desapareció después de bloquear su actividad”, explicó Roberta Haddad-Tóvolli, investigadora del grupo Idibaps Control Neuronal del metabolismo y coautora del estudio.

Los resultados de este estudio abren la puerta a nuevos enfoques para los planes de alimentación durante el embarazo (Getty)Los resultados de este estudio abren la puerta a nuevos enfoques para los planes de alimentación durante el embarazo (Getty)

Los investigadores plantearon que el sistema dopaminérgico, o los mecanismos neurobiológicos que se esconde debajo de estos antojos, son similares en ratones y humanos.

Además, el estudio también demostró que esos antojos persistentes tienen efectos duraderos para la descendencia, particularmente en los hijos varones, lo que puede conducir a la intolerancia a la glucosa, aumento del peso corporal, aumento de la susceptibilidad a desarrollar trastornos alimentarios y comportamientos similares a la ansiedad durante la edad adulta.

“Estos resultados son sorprendentes, ya que la mayoría de estudios se centran en analizar cómo los hábitos permanentes de la madre, como la obesidad, la desnutrición o el estrés crónico, afectan a la salud del bebé. Sin embargo, nuestro trabajo indica que basta con conductas cortas, pero frecuentes como los antojos, para aumentar la vulnerabilidad psicológica y metabólica de la descendencia”, concluyó Claret.

Gracias a estos resultados, muchas embarazadas sentirán alivio al saber que los antojos no constituyen un capricho para la ciencia, sino un mecanismo asociado a cambios en el sistema de recompensa. Estos descubrimientos, además, pueden contribuir a mejorar las guías nutricionales para las mujeres gestantes.

Fuente:https://www.infobae.com/salud/2022/04/05/existe-una-explicacion-cientifica-para-los-antojos-durante-el-embarazo/

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail