San Rafael, Mendoza viernes 03 de febrero de 2023

El vino “sano” – Por:.Beatriz Genchi

Los ladrillos de uva, la forma “legal” de beber durante la prohibición…

Los bares clandestinos no fueron la única solución ingeniosa que se le ocurrió a la gente en la década de 1920 para eludir la prohibición. Los ladrillos fueron una laguna jurídica en torno a la Ley Seca que salvó el día. Oficialmente, el ladrillo, un bloque de jugo de uva deshidratado, podía disolverse en agua para hacer jugo de uva o, extraoficialmente, fermentarse para hacer vino.

Cuando la Prohibición entró en vigor el 16 de enero de 1920, aquellos que eran propietarios de viñedos estadounidenses, con el único propósito de convertir sus uvas en vino, se enfrentaron a un dilema: arrancar las vides y plantar algo más, o hacer vino con la esperanza de que la prohibición del alcohol no durara mucho.

Este enigma se sintió especialmente entre los viticultores del Valle de Napa, quienes en 1920 ya estaban haciendo una buena porción del vino de Estados Unidos. Aquí estaba el problema: si estos enólogos rompían sus viñas en busca de otras ganancias solo para ver la prohibición revocada unos años más tarde, si replantaban, podrían pasar hasta diez años para que esas vides comenzaran a producir el tipo de fruta de calidad que querían.

Algunos propietarios de viñedos simplemente no podían arriesgarse, y tan pronto como se aprobó la prohibición, destrozaron sus viñedos y plantaron huertos, otros pudieron ganarse la vida haciendo vino sacramental, es decir, vino utilizado en ceremonias religiosas, hasta que se derogó la prohibición, pero la demanda de vino religioso era relativamente baja, en comparación con el vino “recreativo”.

Pero aquellos enólogos que decidieron en cambio aguantar, se les ocurrió una forma ingeniosa de vender sus uvas y aun así hacer vino legalmente, enriqueciéndose en el proceso.

La ley estipulaba que las uvas podían cultivarse solo si esas uvas se usaran para consumo no alcohólico. Si se determinaba que alguien usó esas uvas para hacer alcohol, y el dueño del viñedo que vendió las uvas al individuo lo sabía, tanto el viticultor como el enólogo podrían terminar en la cárcel. Sin embargo, si el viticultor advirtió claramente que las uvas no debían usarse para la creación de alcohol y esas uvas pasaban por suficientes manos para que, incluso si el resultado final fuera vino, el viticultor no conocía las intenciones del consumidor, el cultivador estaba libre.

La Ley Volstead también estipulaba que los propios viticultores podían producir jugo y concentrado de jugo solo si esos productos se usaban para consumo no alcohólico. Por lo tanto, los viñedos aún podrían producir vino sin alcohol. Con estas lagunas en la ley surgió la creación de ladrillos de uva y, a su vez, la capacidad de los ciudadanos estadounidenses para continuar consumiendo vino.

Un bloque de vino era un bloque de jugo de uva concentrado, cuya producción era completamente legal. En el paquete había una nota que explicaba cómo disolver el concentrado en un galón de agua. Luego, justo debajo de ella, la nota continuaba con una advertencia que le indicaba que no dejara esa jarra en el armario frío durante 21 días, o se convertiría en vino. Esa advertencia fue de hecho su clave para consumir 200 galones anuales de este vino casero para uso personal era completamente legal, simplemente no podía salir de la casa.

El resultado de estos ladrillos de vino fue que muchas personas, incluidos los famosos viñedos Beringer, se volvieron increíblemente ricos. Esto se debe a que la demanda no disminuyó y varios enólogos ya habían arrancado sus viñedos para plantar huertos. Antes de la prohibición, el precio de uva por tonelada era de 9 dólares con 50 centavos, en 1924 era de 375 dólares, un aumento del 3,847%

A medida que subieron los precios, la gente de todo el país se apresuró a ir al valle de Napa para participar en el negocio del juego de la uva. Una de esas personas fue Cesare Mondavi, un tendero de Minnesota que vio la fortuna que podía hacerse y trasladó a toda su familia a California para participar. Allí nació la dinastía del vino Mondavi. Esta dinastía y otras, creadas gracias a la prohibición, aseguraron que la industria del vino de California sobreviviera e incluso prosperara enormemente.

Según un informe de United Press, en agosto de 1927, Karl Offer, el propietario de Vino Sano, fue acusado en San Francisco por funcionarios anti-alcohol que afirmaron que “en la mayoría de los casos se han utilizado los ladrillos para hacer vino”. Sin embargo, un jurado absolvió a Offer al año siguiente, junto con varios otros casos similares.

A medida que se acercaba el final de la prohibición en 1933, la motivación de la ley para apuntar a los productores de ladrillos de uva disminuyó, al igual que la demanda. Un puñado pequeño (como Mondavi y Beringer) triunfó, mientras que la mayoría de las bodegas se vieron obligadas a cerrar sus puertas.

Desafortunadamente, mientras que los ladrillos de vino se fabricaban en una variedad de “sabores”, incluidos Borgoña, Claret y Riesling, las uvas baratas y de rápido crecimiento como Alicante Bouschet se pusieron de moda. Y estas uvas de alto rendimiento no produjeron vino de la más alta calidad.

Entonces, aunque los ladrillos de vino pudieron mantener a flote la industria del vino en el Valle de Napa, la prevalencia de estas uvas de alto rendimiento resultó en que el vino estadounidense sufriera una mala reputación en los años siguientes. No fue hasta el Juicio de París en 1976 que el vino estadounidense se convirtió en el centro de atención en el escenario mundial y recuperó una gran popularidad.

Dado que los ladrillos tienen alrededor de 100 años, son extremadamente raros. Se cree que el de la foto es uno de los últimos ladrillos de uva que existen. Expuesto en el Museo de Historia y Arte de Ontario, Canadá.

Gentileza:

Beatriz Genchi

Museóloga – Gestora cultural.
bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail