San Rafael, Mendoza martes 06 de diciembre de 2022

Cantar a cappella – Por:. Beatriz Genchi

 Cantar a cappella, literalmente a “la manera de la capilla”, es cantar solo o a varias voces sin la colaboración ni la ayuda de ningún instrumento.

El sentido de la expresión es bastante conocido. Lo que no lo es tanto es su origen. Literalmente, a cappella remite a una capilla, como la palabra latina indica.

Y en este caso, a la capilla por excelencia de la Iglesia católica: la Capilla Sixtina del Vaticano (construida entre 1508 y 1512). Su nombre es indisociable de Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564) y de los frescos que éste realizó para la bóveda y la pared del fondo de la capilla.

En cambio, nadie se acuerda del coro, que dependía directamente de la persona del Papa y que actuaba regularmente antes de que la basílica de San Pedro se convirtiese en el corazón de la cristiandad. Ese coro, formado únicamente por niños y hombres, fue sin embargo un modelo imitado en toda Europa. Cuando pasó por Roma en 1830, Felix Mendelssohn (1809-1847) se refirió a él en términos muy poco halagüeños: “Los cantores del Papa han envejecido. La mayoría no son músicos; no ejecutan correctamente ni siquiera las piezas tradicionales, y aunque el coro entero consta de treinta y dos cantores, nunca están todos”.

El mecenazgo papal de la música, y especialmente el canto, se remonta al siglo IV cuando, según relatos escritos del siglo IX, el Papa Silvestre I constituyó una compañía de cantantes, con el nombre de schola cantorum. La schola fue reorganizada por el Papa Gregorio I durante su reinado (590–604). El propósito de la schola gregoriana era enseñar tanto las técnicas de canto como el repertorio de canto llano existente, que en ese momento se transmitía por tradición oral. Bajo el Papa Gregorio, se decía que el curso de estudios era de nueve años. Cuando Inocencio IV huyó a Lyon en el siglo XIII, proporcionó la permanencia de la schola en Roma entregándole propiedades. Cuando el papa Clemente V trasladó el papado de Roma a Aviñón en 1309, formó su propio coro en Aviñón. Gregorio XI trajo la corte papal de regreso a Roma en 1377 trayendo consigo su coro, que estaba compuesto principalmente por cantantes franceses y lo fusionó con lo que quedaba de la antigua schola cantorum.

El Papa Sixto IV, que reinó desde 1471 hasta 1484, estableció la Cappella Musicale Pontificia como su coro personal permanente. Cantó en la capilla del Palacio Apostólico que Sixto había renovado para convertirse en su capilla privada, originalmente llamada Capilla Magna y más tarde conocida como Capilla Sixtina. El coro era y sigue siendo exclusivamente masculino y cantó sin acompañamiento musical (a cappella). Inicialmente estaba formado por entre 16 y 24 cantantes con los hombres cantando las partes de bajo, tenor y alto y niños preadolescentes cantando las partes de soprano, aunque a partir de mediados del siglo XVI, aunque a veces adultos castrados (detalles en próxima nota) comenzaron a reemplazar a los niños. El coro se convertiría en el centro más importante de la música romana.

También había “internas”. En abril de 1545, los miembros del coro enviaron una delegación al entonces maestro di cappella del coro, Ludovico Magnasco, solicitando una nueva constitución. Se argumentó que se necesitaba una nueva constitución porque todas las copias anteriores habían sido destruidas en el saqueo de Roma en 1527. Escrito en gran parte “de memoria” con algunas adiciones, se completó el 17 de noviembre de 1545. Cinco años más tarde, los cantantes se rebelaron contra Magnasco y apelaron al Papa Julio III. Lo acusaron de nombrar cantantes sin permiso papal y sin audición. El más atroz de esos nombramientos fue Ottavio Gemelli, que luego fue suspendido por robo. También se quejaron de que Magnasco retuvo los sueldos de varios cantantes sin justificación y prohibió a otros incluso entrar a la Capilla Sixtina. En noviembre de 1550, Julio III derrocó a Magnansco como maestro di cappella y lo reemplazó con Girolamo Maccabei

La composición y los números del coro han fluctuado a lo largo de los siglos. Sin embargo, el coro moderno está compuesto por veinte hombres (tenores y bajos) y treinta niños (sopranos y altos). El coro de hombres (Cantori) está compuesto por cantantes profesionales. Los miembros del coro de niños (Pueri Cantores) no reciben pago cuando actúan en funciones papales, pero reciben una educación gratuita en su propia escuela en Roma, conocida como Schola Puerorum. Desde finales del siglo XX, además de sus deberes papales, el coro ha realizado giras internacionales, participado en transmisiones de radio y televisión y grabado para Deutsche Grammophon .

En definitiva, “a cappella” es una locución italiana que indica, en las acotaciones de las partituras musicales, que la música vocal polifónica debe ejecutarse sin acompañamiento instrumental; se emplea como extranjerismo crudo, respetándose su grafía y pronunciación originarias

Pero sobre todo es la forma de crear música únicamente por medio de la voz humana, generando los sonidos, el ritmo, la melodía y la armonía necesarios, sin necesidad de ningún instrumento musical.

Gentileza:

Beatriz Genchi

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail