San Rafael, Mendoza lunes 05 de diciembre de 2022

Desde este fin de semana, llenar el tanque costaría más de $ 7.000

El aumento anunciado por el gobierno nacional en combustibles elevaría los números de las pizarras entre un 1% y un 4%. Sectores vinculados al transporte temen el impacto.

El precio del combustible es una preocupación para todos los conductores, y ayer se dio una confusión generalizada. Es que, por la mañana, la Secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, afirmó que a partir de este sábado aumentarían los precios de combustibles en el país entre el 1 % y el 4 %, pero al cierre de esta edición la principal petrolera, YPF, no lo había confirmado. De darse la suba, llenar el tanque de nafta súper costaría por lo menos $7.000.

La funcionaria sostuvo que la suba corresponde a un descongelamiento programado, acordado con las empresas del sector, de manera de compensar un retraso. “No se está descongelando todo, sólo dos trimestres de 2021 que en su momento se había tomado la decisión de congelar por la pandemia”, comentó Royón.

Suponiendo el peor escenario (aumento del 4 %), el litro de nafta súper promedio en Mendoza pasaría de $ 136 a $ 141 (+$5) y la premium avanzaría de $ 166 a $ 173 (+$ 6). Si se considera un vehículo con un tanque de 50 litros, llenar ayer un tanque con súper costaba $ 6.790 y a partir de este fin de semana saldría $ 7.062, mientras que con premium se trasladaría de $ 8.300 a $ 8.632.

¿Cómo sería el cálculo con el gasoil? De nuevo considerando la visión más pesimista (que incluso podría presentar un aumento mayor por parte de las petroleras), el litro de combustible diesel pasaría de $143 a $149 (+$6), y el euro avanzaría de $189 a $197 (+$8). Si esos números se multiplican por 50, llenar un tanque con diesel (que ayer costaba $ 7.150) costaría $ 7.436, mientras que uno con euro pasaría de $ 9.450 a $ 9.828.

En la Asociación Mendocina de Expendedores de Naftas y Afines (Amena) no tenían una información certera de si el aumento sería una realidad este sábado. “Estamos a la espera de lo que en definitiva pase. Si se da en los términos que plantea la secretaria, es un aumento de la carga impositiva que no fue trasladado oportunamente por razones de crisis o razones políticas y ahora se estaría pasando parcialmente a los precios”, afirmó Isabelino Rodríguez, presidente de Amena.

De todos modos, Rodríguez recordó que los precios de expendio han subido menos que la inflación, a la vez que Argentina ofrece naftas a un precio menor que en otros países de la región. “Nuestros precios van por la escalera mientras que nuestros costos van por el ascensor. Ahora a partir de octubre hay reapertura de paritarias en las estaciones de servicio”, comentó el presidente de Amena. Además, analizan la instalación de paneles solares para reducir costos.

PREOCUPACIÓN EN SECTORES

Más allá de que los conductores particulares deberán afrontar un mayor costo, hay actividades económicas a las cuáles el potencial aumento les afecta más. Ricardo Squartini, presidente de la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam) comentó que hace días vienen escuchando rumores de aumentos por hasta un 10 % en el gasoil, aunque eso fue antes de los comentarios de la secretaria nacional de Energía.

“Hasta que no salga el precio no lo podemos saber, te enterás cuando lo ponen. Hoy (por el viernes) el gasoil en una estación de YPF estaba en $ 146,60. Algunos compran a granel, pero es más caro, a $ 150, algo ilógico que solo pasa en este país donde compro mayor volumen y encima vale más caro que en la estación de servicio”, criticó Squartini.

Otro sector que se verá afectado es el transporte de pasajeros de larga distancia, un rubro que, como contaba Los Andes la semana pasada, todavía no se recupera a niveles de la prepandemia. Con respecto al potencial aumento de combustibles, Mauricio Badaloni, director de Andesmar, consideró que es parte de una suba generalizada de precios que parece no tener un fin cercano.

Para el director de Andesmar, es “lamentable” el incremento de costos y que, aún cuando se vincula a una empresa de mayoría accionaria estatal (en referencia a YPF) el gobierno no quiere hacerse cargo de los aumentos.

“Es como que la inflación es problema de los privados y se les echa la culpa tratándolos de especuladores. La culpa tiene que ver con la política económica y la imprevisibilidad de la economía. Lo único que sabemos es que el combustible de hoy es más barato que el de mañana, pero luego le van a echar la culpa a quien cambia el número en la estación de servicio”, disparó Badaloni.

Fuente:https://www.losandes.com.ar/economia/desde-este-fin-de-semana-costaria-mas-de-7000-llenar-el-tanque/

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail