San Rafael, Mendoza lunes 05 de diciembre de 2022

Capilla en la Isla de los Pájaros – Por:.Beatriz Genchi.

Capilla Histórica del Fuerte de San José Peninsula Valdes
Capilla Histórica del Fuerte de San José Peninsula Valdes

Una de las fotos parece evocar a una imagen de revista promocionando alguna isla griega con sus cúpulas de construcciones mediterráneas y mar azul, pero no. En realidad, es un paraíso muy distante de aquél otro. Esta imagen, es un rincón de Península Valdés, Chubut en la Patagonia Argentina, un paisaje iluminado por el atardecer predominante, reflejando su energía en la réplica de la Capilla del Fuerte San José en la Isla de los Pájaros. Solita, ahí a un costado del centro de interpretaciones, de esta reserva, se mantiene retirada esta construcción que evoca viejas épocas.

Tal y como puede leerse en la placa de la puerta de la capilla, la primera construcción fue datada el 26 de Febrero de 1535, con el desembarcó de la expedición española al mando de Simón de Alcazaba u Sotomayor con las naos “Madres de Dios” y ” San Pedro”, en las inmediaciones de Camarones (distante unos 200 ms. al sur) y el 9 de marzo de ese mismo año funda esta provincia con el nombre de Nueva León (hoy Chubut), esta misma expedición terrestre, descubrió también un río que evocando sus tierra bautizaron Guadalquivir (Rio Chico y el Rio Chubut).

La navegación de barcos, para llevar provisiones y buscar materias primas a las colonias patagónicas, fueron aumentando las frecuencias, era solo cuestión de tiempo para que alguien decidiera bajar, en las protegidas aguas del golfo San José y el golfo Nuevo. Eso fue lo que pasó doscientos y tantos años después de la llegada a Camarones, más precisamente el 7 de enero de 1779 desembarcan los primeros colonos españoles en el lugar de la costa que hoy se conoce con el nombre de Playa Basilio Villarino, en el Golfo de San José, Península Valdés.

Con la intención de buscar refugio, Don Juan de la Piedra, estando al mando de la Fragata Nuestra Señora del Carmen y comandando una flota donde había otras embarcaciones como Santa Teresa y Nuestra Señora de Oliveyra, decide entrar en ese amplio Golfo para buscar refugio de las condiciones que el recio mar abierto ofrece en estas latitudes, probablemente enfrentando un temporal.

El desembarco fue en la costa sur-sureste del Golfo San José y funda lo que luego se conocería como Fuerte San José o Estancia del Rey. El piloto general Don Basilio Villarino, descubre las fuentes de agua en un lugar, que luego pasaría a llamase con el apellido de Don Basilio. Hoy a Playa Villarino se llega por tierra y se la encuentra en una inmensidad sin fin, en pleno siglo XXI, no hay nada más que una inconmensurable y solitaria playa. En aquel entonces, aquellos pioneros, a fuerza de un enorme sacrificio, se establecieron en los confines del continente americano, con hacienda y realizando pequeñas huertas con canales de riego. No sin dar cuenta de un establecimiento precario en un contexto de escasez y de tensiones interétnicas.

Este asentamiento contaba con personas de distintos oficios y con el fin de proteger la soberanía española se establecieron definitivamente construyendo entre otras obras una capilla. Esta que hoy vemos en la Isla de los Pájaros, es una réplica de esa capilla histórica del Fuerte San José, (aunque en estos días se discute si el modelo no fue tomado de una que construyeron en Uruguay y que la que nos ocupa era mucho más precaria) a 30 km del sitio original, donde se había erigido el Fuerte de La Candelaria.

Este fuerte tiene algunas características especiales que lo diferencian del resto de los enclaves que se establecieron en la región. Ya que era subsidiario del Fuerte de Patagones, Nuestra Señora del Carmen. También fue creado el Puesto de la Fuente, un establecimiento complementario de carácter productivo situado en proximidades a la Salina Grande a unos 30 kilómetros del fuerte. Todos habitados por una pequeña población militar que rotaba anualmente.

Según los documentos que redactaron meses después, en el fuerte de Rio Negro, Juan Coca, Juan Centeno, Juan Albornoz, Francisco Rodriguez y Casimiro Nivacos en un acta, en la que cuentan: “… que el 8 de agosto de 1810 rezaba misa el capellán Fray Bartolome Poggio y un malón indígena, con los caciques Colchecan Cossuna, Tanana, Zenchil, Salu entre otros, al mando, arrasaron por completo las instalaciones y el fuerte.” Cuenta la historia que las tenciones permanentes no eran pocas… y así hayan terminado con una convivencia de 30 años. Pero más allá de conjeturas lo interesante es que quien llegue a la Isla de los Pájaros, con un poco de imaginación, puede remontarse a una época muy distante en el tiempo en aquellas primeras incursiones del hombre blanco en estas costas ásperas y distantes de la Patagonia.

Gentileza:

Beatriz Genchi.

Museóloga – Gestora cultural.
bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail