San Rafael, Mendoza lunes 26 de septiembre de 2022

Un buen libro – Por:.Beatriz Genchi

Cuando un buen libro cae en mis manos, lo primero que hago es empezar a leerlo sin parar y luego me gusta compartir lo mejor que he encontrado. Así nacen estos escritos, notas, que espero Uds, disfruten.

En esta ocasión, el libro es “Gabinete de curiosidades griegas”, ¡con el subtítulo de “Relatos extraños y hechos sorprendentes” de allí en más … imaginen! Un festín.

El autor, J.C. McKeown, profesor de clásicas en la Universidad de Wisconsin, ha seleccionado aquellas “barbaridades” escritas durante la civilización griega, que también las hubo, y que en forma de fragmentos más que de textos completos nos han llegado hasta hoy.

-Sobre el origen de la palabra pirámide, el autor y la real academia de la lengua nos recuerdan lo siguiente: la palabra egipcia para designar pirámide es mr, cuya etimología se desconoce, pero este término no ha podido dar lugar a la palabra griega pyramís.

-Los mercenarios griegos que combatieron en Egipto en los siglos VI y V a.C. compararan estas construcciones con el pyramous, un tipo de pastel hecho a base de miel y harina, o quizás de queso. Buena relación pirámide-miel.

-Un hombre de Cime (cuyos habitantes eran proverbialmente tontos) iba vendiendo miel. Un cliente la probó y dijo que era buenísima. «sí», replicó el de Cime. “Si no se hubiera caído dentro un ratón, dudaría en venderla”. (Philogelos 173).

-Pero parece que es cierto lo que se dice, que esa ciudad (Atenas), cuando produce hombres buenos por su virtud, los da excelentes, pero a los malos, los produce también de una maldad superlativa; y del mismo modo, su tierra da la miel más dulce y la cicuta más mortífera (Plutarco, Vida de Dión 58).

-Para tener una erección cada vez que se quiera: hágase una mixtura de pimienta machacada y miel y úntese con ella la cosa.(Papyri Magicae Graecae 7.185).

-Se solía tomar un tarro de miel con una esponja en la boca, que luego se ponía en los labios de los niños para que se estuvieran tranquilos y dejaran de llorar de hambre (Escolio a Aristóferes, Acornienses 463).

-Los sensatos, igual que las abejas obtienen la miel de la planta más punzante, el tomillo, así de las circunstancias más penosas toman muchas veces para sí algo conveniente y útil.(Plutarco, sobre la paz del alma 467c).

-A comienzos del siglo IV a.C, todas las poleis griegas, independientemente de que fueran más grandes o más pequeñas, empezaron a acuñar sus propias monedas, representado a veces pictóricamente el nombre de sus comunidades: Ástaco por una langosta, Melitea por una abeja, Selinunte, por una hoja de apio…

-En la ciudad cretense de Lictos se había aprobado una ley que desterraba a todo el que adoptara las creencias filosóficas de los epicúreos, pues son afeminadas, indignas y repugnantes, y hostiles a los dioses.

-Si algún individuo semejante estaba lo bastante loco para presentarse allí despreciando las advertencias de esta ley, era atado al cepo durante 20 días en el palacio del consejo, desnudo, con el cuerpo untado de leche y miel, de modo que se convirtiera en auténtico banquete para las moscas y las abejas. Una vez transcurrido el tiempo señalado, lo soltaban y, si seguía vivo, era arrojado por un barranco, vestido con ropas de mujer (Eliano, Historia de los animales frg 39).

-Artajerjes, que afirmaba haber matado personalmente a Ciro, mandó meter a Mitrídates en una doble artesa, de la que solo salían los pies y la cabeza. Era alimentado a la fuerza con una mezcla de leche y miel que le metían por la boca y que derramaban por su cabeza. Las moscas cubrían completamente su rostro y su cuerpo era corroído por los gusanos y lombrices generados a partir de sus propias heces y su orina, hasta que llegaban a sus entrañas. Mitrídates murió al cabo de 17 días (Historia Persa).

-La luna se parece a la Tierra en que su superficie está habitada. Sin embargo, los animales y las plantas que existen en ella son más grandes y más atractivos que los de aquí; allí los animales son quince veces más grandes y no expelen excrementos (Filolao fragmento 20).

Lo que deja perplejo, es este artículo el tal Filolao, que se permitía afirmar cuál sería el tamaño de los animales en la luna. ¿Imaginen, por ejemplo: ¿Abejas 15 veces más grandes que las que conocemos y que no expelen excremento? Sería la bomba.

Gentileza:

Beatriz Genchi
Museóloga – Gestora cultural.
bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail