San Rafael, Mendoza viernes 12 de agosto de 2022

Paro de guardaparques: Las Brujas sigue siendo una sangría para Malargüe Carlos Benedetto carlos_benedetto@fade.org.ar

Lejos de resolverse el conflicto gremial iniciado a fines de julio (https://www.tiempoar.com.ar/informacion-general/los-guardaparques-ponen-en-jaque-el-turismo-en-mendoza/), este pasado fin de semana el mismo persistía. Hoy los guardaparques descubren al fin lo mismo que antes habían criticado los espeleólogos.

Resumimos lo que dice la nota linkeada para luego hacer un poco de historia y dejar claro que todo ésto se sabía que iba a pasar, por lo menos desde hace un cuarto de siglo:

  • La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) está reclamando un aumento de salarios dado que un guardaparques (que suele estar una semana íntegra viviendo en la casa de cada reserva, lejos de su familia) está ganando 40.000 pesos, o sea mucho menos que el millón y pico que ganan funcionarios que no funcionan en la provincia.

  • “La Dirección de Recursos Naturales Renovables anunció con bombos y platillos la apertura de la Reserva Natural Caverna de las Brujas, solo se les olvidó el detalle de contar que para eso, sacaron personal y vehículos de la Reserva Natural Humedal Laguna de Llancanelo y por eso hace una semana esta reserva está cerrada”, posteó el 16 de julio el sitio de Facebook Áreas Naturales Protegidas de Mendoza. El link a ese grupo es https://www.facebook.com/%C3%81reas-Naturales-Protegidas-de-Mendoza-105854087863645. En realidad, Llancanelo es una reserva que no funciona como tal, ya que hay cada día más torres de petróleo y camiones de empresas petrolereas que entran y salen como si nada.

  • Como era de prever, los guías de turismo, lejos de pensar que los trabajadores guardaparques la están pasando mal, se quejaron una vez más (y van …) de que la protesta perjudica sus negocios. “Estamos en temporada alta” pareciera ser lo que importa. Como a los sojeros, a quienes les importan más sus ganancias que liquidar los dólares para evitar la hiperinflación (que se la hicieron a Alfonsín y ahora se la están haciendo a Alberto). Los bienes comunes no escapan a la voracidad del Dios Mercado

  • El principal reclamo tiene que ver con la falta de elementos de seguridad que deberían ser provistos por las autoridades provinciales”. “Las linternas están pegadas con cintex, cuando tenemos que cambiar una pila adentro de la caverna no tenemos con qué pegar las linternas para cerrarlas. El servicio del material es un desastre y la provincia no lo ha renovado”. Recordamos que cuando la reserva se constituyó como tal, hace unos 25 años, los guardaparques y los guías, por igual, no querían usar cascos. Hasta circulaban videos de contingentes turísticos circulando dentro de la cueva sin el casco protector.

  • Se rechaza propuesta de $4500 para trabajadores que perciben $40.000”, manifestaron desde ATE, quienes se quejaron de que se haya querido empañar las negociaciones: “Repudiamos la violencia ejercida contra las compañeras por grupos infiltrados y miembros de SITEA en la movilización y propiciada por el gobierno de Mendoza, con claro objetivo de obstaculizar la paritaria”.

 

Lo que los guardaparques no dicen….

Los más jóvenes no saben nada, pero los más viejos sí conocen la historia desde los comienzos.

El primer guardaparques de Las Brujas renunció a poco de oficializarse la reserva porque ya advertía que “acá lo único que importa es la plata”. Era el hijo de un conocido criancero. Ya entonces, los guías de turismo, los mismos que había dejado la administración privada anterior (Renè Chaumont, actualmente presidente de la Alianza Francesa de San Rafael) hacían lo que querían y hasta recibían ellos mismos a los visitantes en la gamela instalada antes de la construcción de la Casa del Guardaparques.

Las Brujas comenzó a ser estudiada científicamente en 1968, y la explotación turística privada comenzó en febrero de 1991 (al año siguiente de haberse creado la reserva por ley), cuando Chaumont diseñó un circuito turístico y declaró una “zona intangible” a la que supuestamente no podía entrar nadie, todavía no se sabe con qué criterio. Obviamente, por unos dólares más, algúnos guías llevaban a los turistas a la zona prohibida, cosa que aún hoy en día sigue ocurriendo.

Ese negocio, decíamos, empezó DESPUÉS del dictado de la Ley 5544/90, que creaba la reserva; lo cual no es un dato menor. Como pasa con otras áreas protegidas, muy a menudo hay gente allegada al poder que sabe cuándo un espacio pasará a ser protegido y montan negocios allí o cerca de allí. Empiezan a “trabajar” y cuando les cae la prohibición (en Las Brujas la ley se empezó a cumplir con siete años de demora desde su dictado), le hacen juicio al Estado por “lucro cesante”. Esa parte, la del lucro cesante, a Chaumont le salió mal,  pero “sus” guías siguieron trabajando y “su” circuito permaneció intacto. Como quedó ijntacto su proyecto de “espeleoturismo sin espeleólogos”.

En febrero de 1997, ya constituida la reserva, se llevó a cabo en Malargüe el III Congreso de América Latina y el Caribe (III-CEALC), con participación de especialistas de 9 países, incluyendo tres europeos. El congreso fue inaugurado en persona por el presidente de la  FEALC (Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe), por el presidente de la UIS (Unión Internacional de Espeleología), el presidente del Consejo Deliberante Osvaldo Zubeldía y el intendente Celso Jaque. El autor de estas líneas aparece en la foto (Fig. 2) junto a ellos. Mala imagen, ya que en ese tiempo sólo había fotografías en papel, que al convertirlas en formato digital pierden nitidez. Pero es un documento histórico que en Malargüe deberían tener en cuenta …..

Sólo un guía de turismo participó del Congreso, pero para criticar y cuestionar todo lo que decían los científicos. Al final, éstos emitieron una declaración, luego de visitar Las Brujas, por la que desaconsejaban el turismo en la misma por razones de seguridad. Eso fue publicado en los diarios de la época.

Un año después, y luego de desoir los consejos de los espeleólogos, el INAE (Instituto Argentino de Investigaciones Espeleológicas, delegación Malargüe, organizador del Congreso) lanzó una campaña de esclarecimiento que parece que molestó a algunos negocios en la caverna. A partir de allí los espeleólogos fueron puestos en la mira de todos los dardos envenenados, de los dos partidos políticos puestos de acuerdo, más los guardaparques, más los guías, más algunos legisladores (Un tal Parés, por ejemplo, y ese suena, no?). Todos arguyendo lo mismo: “los espeleóilogos quieren destruir las fuentes de trabajo”. O “los espeleólogos quieren quedarse con el negocio de la caverna”. Había un concejal que venía de fundar la asociación unipersonal AGAPE (Agrupación Geo-Antropo-Paleonto-Espeleológica), que súbitamente empezó a atacar a quienes antes consideraba “colegas”, y lo hacía desde su banca móvil (elegido por el MOPOMA, ya habiendo jurado se pasó al PJ aún siendo antiperonista de toda la vida).

En realidad, el INAE (y la FEALC detrás, ya que la FAdE aún no existía) reclamaban que hubiera plan de manejo, protocolo de seguridad y participación de los espeleólogos, éstos últimos para capacitar a guardaparques y guías y monitorear que las cosas se hicieran bien, dentro de la ley.

En 2006 (dos años antes del incidente con el guardaparques) el Ing. José Leopoldo “Poli” León (único director de Recursos Naturales Renovables digno de respeto junto a Oderico Brusadin), decidió cortar por lo sano, encomendando a quien ésto firma la elaboración del plan de manejo, el estudio de impacto ambiental) y haciéndole un contrato basura, pero contrato al fin. Dos años después, un guardaparques instruido por los guías, acusó al técnico contratado ( o sea su propio compañero de trabajo) de “estar llevando turistas”. O sea que esta situación (los guías mandan, los guardaparques obedecen) persistía en el tiempo.

En 2006, paralelamente a las propuestas de mejoras, empezaría un calvario peor que el anterior: el delegado de la DRNR en Malargüe, el autodenominado “Quijote de la Payunia”, Ing. Ramón Martínez, empezó a poner palos en la rueda, habida cuenta de sus excelentes relaciones carnales con el submundo de los operadores de turismo.

Pero quedaba entonces un jefe de guardaparques que sí entendía que en Las Brujas debía haber protocolo de seguridad, y que además advertía que Las Brujas era un buen negocio, pero no para Malargüe, como explicaremos al final.

Los equipos de seguridad fueron comprados finalmente a mediados de 2010 (el jefe de guardaparques que los había solicitado ya no era jefe) y costaron 44.000 pesos, que entonces eran casi 11.000 dólares. Pero esos equipos quedaron retenidos seis meses en la oficina de Malargüe (la que estaba a cargo de Martínez) y no en la reserva. En ese contexto, en febrero de 2011 murió un turista norteamericano en la trepada; el guardaparques no estaba en la reserva ya que se había cambiado al jefe y se había modificado el sistema de turnos y rotaciones, por lo que semanalmente Las Brujas quedaba sin guardaparques (o sea atendida por sus “dueños”, los guías) unas horas. En ese lapso ocurrió el hecho trágico. El primero

En ese momento el Director de Recursos Naturales Renovables (DRNR) era Daniel Gómez, eterno jefe de campaña de Guillermo Carmona y que no tenía título habilitante para ejercer su función y sólo le importaba convertir a la DRNR en una unidad básica. Había sido diputado provincial y, como “levantamanos”, en 1996 había apoyado el pedido de reglamentación de la Ley 5978 (la primera ley de cavidades naturales del país), tal como nos lo contó la ex diputada provincial Norma Bouza, pero sin saber de qué se trataba esa ley, de lo cual el autor de estas líneas puede dar fe.

La norma reglamentaria sería finalmente la resolución DRNR 410, pero de 2002. También para eso se tomaban su tiempo los muchachos.

El actual capo de la DRNR, Sebastián Melchor, al menos es biólogo,, pero no sabe nada de espeleobiología, y se nota. Es lógico, viene de Neuquén donde está el sistema cavernario Cuchillo Cura, la segunda área natural protegida estrictamente espeleológica del país y hasta hace poco la más importante por su biodiversidad; allí, la Dirección Provincial de Áreas Naturales Protegidas es una repartición dentro del Ministerio de Turismo; los recursos naturales se subordinan a los negocios. En Mendoza Guillermo Romano, eterno jefe del departamento de Áreas Naturales Protegidas, es Lic. en Turismo…. Todo dicho

Ramón Martínez entonces, en aquel febrero de 2011, dio la orden a dos guardaparques de salir corriendo a la reserva por lo ocurrido, pero sin darle aviso al técnico espeleólogo contratado, quien se enteró de lo ocurrido por la llamada casi secreta del aludido ex jefe de guardaparques. Ya esto se iba pareciendo a un culebrón trágicómico.

Fue así que se generó una denuncia en Fiscalía de Estado, que incluye este tema del turista muerto, pero también otras irregularidades que se estaban cometiendo, con el aval del Estado Provincial, de la UCR y del propio PJ, especialmente quienes hoy se identifican como “Movimiento Evita”. Algo de esa denuncia (finalmente archivada) puede verse en https://sinpelos2011.wordpress.com/2015/01/09/planes-de-manejo-en-anps-del-sur-mendocino/fiscalia-504-11-cd-a-gomez/,  https://sinpelos2011.files.wordpress.com/2015/01/fiscalc3ada-504-11-cd-a-gc3b3mez.pdf, y

Al tiempo que se plantaba esa denuncia (marzo de 2011) , el Jefe del departamento de Areas Naturales Protegidas Guillermo Romano visitaba Malargüe para conversar con el delegado Martínez y los operadores de turismo para ver cómo se llevaban con el técnico, ya que la DRNR tenía intenciones de rescindirle el contrato. Esto nos fue relatado por la misma Directora de Turismo Fabiana González en esos días. El 15 de junio de ese año se lo echaba al técnico y tiempo después al ex jefe de guardaparques. Para estas cosas sí son rápidos.

Recreo: Alguien vio la película “I, como Ícaro”?. Saben quién fue Ícaro? … aquel ser mitológico griego que quiso volar muy alto y casi llega a la verdad, o sea al Sol. Pero el Sol derritió la cera de sus alas artificiales y entonces Ícaro se desplomó a tierra y murió. Icaro es como el esclavo que se libera de sus cadenas y puede ver las cosas tal como son en “Alegoría de la Caverna” de Platón. Tal como en la película protagonizada por Yves Montand, aquí tampoco se puede volar alto ni buscar la verdad.

Los guardaparques y los guías de turismo ocultaron entonces la muerte del primer turista, como hicieron con el segundo y el tercero (al principio, pero luego todo se sabe). No se podía reconocer que los espeleólogos tenían razón.

Historias de ocultamiento hay muchas: por ejemplo a comienzos del milenio, cuatro guías le faltaron el respeto a una joven mujer (porteña) dentro de la caverna, y eso originó un escándalo que enseguida fue cubierto “para que no se entere Benedetto” (sic). La operadora de turismo que nos lo relató esto, al tiempo debió regresarse a su pueblo natal, Laprida, provincia de Buenos Aires. De los cuatro guías uno murió hace poco, otro se fue al sur, otro está trabajando en El Azufre S.A. y el cuarto resultó ser hijo de gendarme que increpó duramente al suscripto en plena vía pública, el pasado 24 de marzo de 2022, por su postura respecto de las dictaduras militares.

Sigamos, pero haciéndonos algunas preguntas.

Los equipos de seguridad comprados y retenidos indebidamente en la oficina de Malargüe en 2010-11, son los mismos que ahora están obsoletos?. Se solidarizaron entonces con aquel jefe de guardaparques que estaba preocupado por la seguridad de todos? (sabemos que no). Se solidarizaron con ese guardaparques que estaba advirtiendo que Las Brujas era una sangría para Malargüe y no una fuente de trabajo?

Respecto de otros incumplimientos de la legislación ambiental, la casa de guardaparques está construida sobre el mismo terreno kárstico de Las Brujas, a mitad de camino, casi, entre ésta y otra cueva, la del Tojo, o de los Jotes, y es posible que constituyan un sistema, lo que sería de extrema importancia para los estudios kársticos en la zona.  Esa casa tampoco tuvo estudio previo de impacto ambiental y es posible que el paisaje fotografiado en 1992 (Figura 1, al principio) esté contaminado con aguas servidas: al mismo tiempo que ocurría lo de la muerte del turista, se supo que el pozo ciego de la casa  desbordaba; eso llegamos a verlo personalmente … aguas servidas derramadas sobre la roca caliza de superficie. Los guardaparques lo sabían, pero no decían ni hacían nada. En ese 2011 Ícaro se estaba acercando demasiado al Sol.

En Las Brujas no hay evaluación de impacto ambiental, ni plan de manejo ni protocolo de seguridad. Los guardaparques y los guías nunca quisieron participar de congresos ni cursos, salvo aisladamente. Hay algunos a quienes se les renovó el carnet en 2009 a pesar de no haber asistido ni aprobado el examen en un curso oficial de capacitación. Ellos no tienen “nada que aprender”. Hay un par de honrosas excepciones, pero no más de un par.

No hay forma de saber, en la actualidad, cuál fue el impacto antrópico de 30 años de turismo sin controles. No había, hasta que llegó el COVID, pero allí tampoco se permitió el estudio de las variaciones de los parámetros ambientales interiores de la cueva.

La ficha de catastro de Las Brujas es la M-1, M por Mendoza y 1 por ser la primera de las 90 cavidades catastradas en Malargüe. Puede descargarse de:  http://fade.smartnec.com/images/prod/Ekp89EBzTcz2GnXfYyHSGtLWFwJs6R.pdf. Allí se ve el problema de por qué no hay ni puede haber plan de manejo ni protocolo de seguridad…. El técnico despedido en 2011 lo había advertido.

Veamos un resumen de lo que allí se dice y nadie refutó hasta el momento, por lo que rige aquello de que “el que calla otorga”:

La Ley 5978/93 de la provincia de Mendoza declara que todas las cavernas forman parte del patrimonio de la provincia. La Ley 5544/90, que crea el área protegida Las Brujas, es anterior a la primera y anterior a la Ley 6045, que establece categorizaciones para las áreas protegidas, lo que debió haber llevado a una modificación de la ley 5544, previos informes técnicos y científicos que determinen que la cueva pueda o no ser objeto de explotación turística; esos informes nunca existieron. Muy por el contrario, en febrero de 1997 se realizó en Malargüe el III Congreso Espeleológico de América Latina y del Caribe, con asistencia de especialistas de 9 países (incluyendo el entonces presidente de la Unión Internacional de Espeleología – UIS, Dr. Paolo Forti) y se emitió un documento denunciando que la caverna es insegura para el turismo. Esta denuncia tomó estado público gracias a la prensa provincial y la DRNR fue puesta en conocimiento de ello, sin que se adoptaran las medidas del caso”.

Seguimos con el legajo de Las Brujas en el Catastro Espeleológico Argentino (CEA):

En 1996 la Caverna de Las Brujas y su zona aledaña fue expropiada y convertida, en una reserva natural a cargo de la dirección de Recursos Naturales Renovables (DRNR) de la Provincia de Mendoza; como señalamos antes, la misma no fue categorizada según Ley 6045, posterior a aquella; en 2010 se constituyó un Consejo Asesor que aconsejó que se la reconociera como “monumento natural” a fin de avanzar hacia el plan de manejo y compatibilizar la actividad turística con la científica. La DRNR no permitió que siguiera funcionando tal consejo asesor y no tuvo en cuenta esas recomendaciones. La Caverna es explotada turísticamente por el Municipio de Malargüe, mediante un  convenio entre el mismo y la DRNR. Dicho convenio nunca tomó estado público y del mismo nunca se participó a espeleólogos”. Sigue:

Manejo turístico:  En las cercanías de la caverna existe un puesto de guardaparques, estacionamiento, un Centro de Interpretación aún no inaugurado y baños. En el puesto se paga el derecho a ingresar a la cavidad y pueden munirse los turistas de casco con luz eléctrica. Desde la boca principal de la caverna comienza el recorrido turístico con guía. El circuito turístico hipogeo es el mismo que existía antes de la expropiación de la cueva y no fueron tenidas en cuenta las propuestas de los espeleólogos para que el mismo fuese circular y no lineal”. (Información de 2017). El centro de interpretación fue destruido por el viento y antes había sido construido sin consultar a los espeleólogos y sin estudio de impacto ambiental.

La entrada costaba entonces el equivalente en pesos a 15 dólares por persona y otros 10 dólares por persona para cada guía, lo que indica que los mismos ganan más dinero que un docente o un médico, o un guardaparques, sin tener la idoneidad necesaria para este tipo de turismo científico de riesgo.

Seguimos con la ficha M-1 del CEA “Se ha habilitado un circuito turístico con escaleras y puentes metálicos para facilitar el tránsito de los turistas, desde la Sala de La Virgen al Pesebre. Inicialmente esas instalaciones se construyeron en hierro y se iluminó el recorrido con luz candente. La energía era abastecida mediante cables sujetos con clavos conectados a un generador electrógeno situado en la entrada. Luego de años de desoír los reclamos de los espeleólogos, al hacerse visible el óxido de las escaleras y el deterioro del cableado, debieron reemplazarse esas instalaciones por otras más costosas y seguras realizadas en materiales inoxidables. En 2002 se iluminó nuevamente un sector con luces apropiadas abastecidas con energía solar.  El recorrido es de un solo sentido, por lo cual los grupos de visitantes se cruzan  produciéndose atascamientos y manoseo de espeleotemas”. (Se sabe, que un recorrido lineal, de un solo sentido, aumenta el tiempo de permanencia de los turistas en la cueva y eso altera la temperatura de la misma).

El ANP Las Brujas carece a la fecha de protocolo de seguridad, ello a pesar  de que la FAdE propuso uno a fines de 2010. En febrero de 2011 falleció un turista por falta de atención médica, en la parte epigea del ANP, pero el hecho fue ocultado, y la propuesta de la FAdE no había sido aprobada. En 2010 técnicos de la DRNR y espeleólogos también elaboraron una propuesta de categorización y caracterización del ANP, como asimismo un protocolo de seguridad para su posterior plan de manejo, pero el mismo no fue tampoco tenido en cuenta. Todo esto está debidamente documentado en la DRNR, y la Federación Argentina de Espeleología guarda copia de todo (ver carta documento CD 771229780 al gobernador Cornejo)”.

Y algo peor: “Al día de la fecha la Federación Argentina de Espeleología (FAdE) es la única ONG espeleológica que impulsa investigaciones científicas en el área, con muchas dificultades de índole política”. “Hay denuncias verbales de guías que han ingresado al área intangible sin ser investigadores y a escondidas de los guardaparques, según denuncias verbales no comprobables pero verosímiles”. “Hemos verificado que los guías son los que abren el candado de la reja de acceso a la cueva, y que relatan a los turistas el hallazgo de fauna hipogea (en otras cuevas, sin contar con permiso para explorar pues no son espeleólogos inscriptos en el registro) sin reportar la novedad a la autoridad de aplicación de la Ley 5978 ni a la Dirección de Fauna Silvestre. Los guardaparques viven presionados por los guías y sin apoyo de sus superiores”. He aquí una buena razón para no querer testigos molestos, o sea espeleólogos. Para la mentalidad de los guías, los espeleólogos sólo quieren robarles clientela.

Más info sobre la ausencia de planes de manejo pueden verse en https://sinpelos2011.wordpress.com/2016/08/25/40-argentina-subterranea-40/40-argentina-subterranea-40/  y https://sinpelos2011.wordpress.com/2017/02/10/322-spell-322/

En el CEA también se consigna la negativa de los guías de recibir capacitación espeleológica: “En Malargüe se realizaron congresos espeleológicos importantes, a los cuales los guías de turismo y guardaparques no asistieron para capacitarse, como así tampoco lo hicieron las autoridades de aplicación de la Ley provincial 5978.

  • 1997: Tercer Congreso Espeleológico de América Latina y del Caribe, FEALC. En este congreso se aprobó un documento reclamando el cierre de la cueva al turismo, por considerársela peligrosa para esa actividad. (Ver figura 2)
  • 2000: Primer Congreso Argentino de Espeleología. Fundación de la FAdE. Única vez que la DRNR (José Leopoldo León) dio una ayuda económica para el congreso. Dos años después el mismo León firmaría la resolución que crea el registro de espeleólogos y el catastro espeleológico (que nunca se hizo, o se está ocultando). En el mismo año 2002 quedarían inscriptos el IN.A.E. y la recién nacida FAdE
  • 2008: Tercer Congreso Argentino de Espeleología. En este congreso estaba como jefe interino de ANPS Pablo Berlanga y quien esto escribe publicó en el mismo un resumen de la Carta de Situación que estaba ya circulando internamente en dicho organismo estatal: http://fade.org.ar/images/prod/dpTfHtLZBjlDFhT3NEPXAPDsLrXqXt.pdf . No participaron guías ni guardaparques.
  • 2012: Cuarto Congreso Argentino de Espeleología. El primer congreso en que Las Brujas ya no fue destino para los espeleólogos visitantes
  • 2016: Quinto Congreso Argentino de Espeleología. En este congreso, al que no asistió ningún malargüino, ni guardaparques, ni guias de turismo, también se habló de Caverna de Las Brujas aunque tampoco ésta fue destino de visitas de especialistas: http://fade.org.ar/images/prod/htGbdGNh3G6ZQbjZZCYWnS4vOkijrY.pdf Tampoco hubo declaraciones de interés de la DRNR, como si las hubo de parte de la Legislatura Provincial, de la Universidad Nacional de Cuyo y del H. Concejo Deliberante de Malargüe, según puede apreciarse en https://sinpelos2011.wordpress.com/2016/08/25/40-argentina-subterranea-40/40-argentina-subterranea-40/

Respecto de las denuncias:

En febrero de 2017, cuatro días después de la visita de la FAdE con fines espeleobiológicos, se verificó la muerte de otro turista, de 67 años, a pesar de que el instructivo que se entrega a los mismos dice claramente que no pueden ingresar a la cueva mayores de 65”. Ese ingreso estaba autorizado por resolución de la DRNR y había sido gestionado por la Universidad Nacional de Córdoba y fueron de destacar los gestos hostiles y poco amables de los guías hacia los espeleólogos. Dos de ellos en realidad pagaron su entrada y se sumaron a un contingente, para tomar nota de las estupideces que se decían. La información de prensa sobre el turista muerto es más abundante que la del primero, pero es confusa y nadie le prestó atención: http://www.sitioandino.com.ar/n/225791/, http://www.elsol.com.ar/nota/296373, http://mediamza.com/contenidos/131996, http://www.losandes.com.ar/article/un-turista-murio-cuando-visitaba-la-caverna-de-las-brujas-en-malargue, http://www.minutoya.com/25/02/2017/turista-murio-en-la-caverna-de-las-brujas/, http://www.losandes.com.ar/article/muere-turista-santafesino-en-la-caverna-de-las-brujas,

Todo está documentado, por lo que los espeleólogos no pueden menos que apoyar a los guardaparques en huelga. Es más, debieron haberla hecho por lo menos diez años antes.

El Plan de Manejo original de Las Brujas era un “copie y pegue” de otras áreas protegidas, donde no se tenía en cuenta la existencia de fauna subterránea y donde se despreciaba sin argumentos la riqueza mineralógica. Por eso redactamos esta carta de situación: http://fade.org.ar/images/prod/15xlHz7qjZ6c0R9iLcJM05hImTdGsM.rtf, que luego publicaríamos en el Congreso 2008 al que aludimos antes.

Links a posteos más recientes:

Reclamos por el cierre de Caverna de Las Brujas en pandemia: http://fade.smartnec.com/images/prod/2xaU1Z8x9Xq8GF3LqM9zLTbW8wR20Y.pdf . Sin respuesta

Informe al MADS – Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación sobre la situación en Las Brujas: http://fade.smartnec.com/images/prod/nOBteFh91vYVShdki6bUKPfnSARuQW.pdf. Sólo se recibió por respuesta (a los espeleólogos) que la queja había sido trasladada a la Provincia, pero que la Nación nada puede hacer por los recursos naturales provinciales, sin mencionar las obligaciones que genera al estado Provincial el artículo 41 de la Constitución Nacional y la Ley General de Ambiente de la Nación 25675. Pero además, se nos aconsejaba buscar el diálogo con las autoridades.  No comments

Reiteración reclamo Las Brujas y traslado de nota de la oficina de Juan Cabandié:

http://fade.smartnec.com/images/prod/OPwMPGZ6oRLZbm8tFDrKf6MpLxDdxg.pdf. Sin respuesta, obviamente.

Respecto de lo que debería hacerse, eso está publicado en la sección Las Brujas de www.fade.org.ar, y en https://piramideinformativa.com/2022/06/el-abc-de-la-espeleologia-no-apto-para-eruditos-parte-6-el-ambiente-cavernario-1-por-carlos-benedetto/   y https://piramideinformativa.com/2022/07/el-abc-de-la-espeleologia-no-apto-para-eruditos-parte-7-el-ambiente-cavernario-2-carlos-benedetto/. De allí surgen las acciones que deben tomarse para proteger el ambiente cavernario, no los intereses económicos de los operadores de turismo trucho.

La parte del león no es para Malargüe

El año pasado el diputado Majstruk también intentó, sin éxito, resolver este problema, como muestra la Fig. 4. Nadie lo escuchó tampoco a él. Sus preguntas no fueron ni serán respondidas, o serán respondidas con mentiras o con alardes de que la DRNR y los guías están haciendo lo que se les da la gana sin necesidad de escuchar a los molestos espeleólogos. Es que … “poderoso caballero es Don Dinero”.

Ya algo habíamos adelantado en estos posteos, donde se pueden ver informes relacionados con Las Brujas y su comparación con el Sistema Cavernario de Cuchillo Cura, Neuquén: http://fade.org.ar/images/prod/htGbdGNh3G6ZQbjZZCYWnS4vOkijrY.pdf  y https://piramideinformativa.com/2019/01/que-protegemos-en-las-areas-protegidas-por-carlos-benedetto/ . Respecto de esto último, debemos finalizar con una reflexión prometida al principio.

Por qué tanto afán de explotar turísticamente un recurso natural frágil en sí mismo y riesgoso para los visitantes, y sin estudio de impacto ambiental?. La respuesta es que el cuidado del ambiente no es redituable, y sigue imperando el fetichismo del dinero.

Hete aquí que Las Brujas produce mucha plata; ni el Estado Provincial ni los operadores de turismo locales permiten que guías de turismo de otras partes de la provincia hagan guiadas en su coto de caza privado. Pero ahí no termina la cosa, no es una rencilla más de sureños contra el resto de Mendoza.

Si se observa la reciente denuncia contra el Azufre S.A., allí también está involucrada la Asociación Malargüina de Turismo, AMATUR. Lean detenidamente esa denuncia en http://fade.smartnec.com/images/prod/kPjbZVwHGUDolOAv8y0SFSjCkCCB0v.pdf, porque allí van a ver que se sigue operando de la misma manera también en ese rubro

“De la misma manera” quiere decir que una cosa es lo que se escribe y dice y otra la que se hace: a nadie con dos dedos de frente se le puede ocurrir eso de que El Azufre S.A. es una mera cancha de esquí, eso para empezar, luego, vienen otras cosas.

En Las Brujas pasa algo parecido. No se busca proteger una cueva y sus riquezas peculiares. La Caverna genera mucho dinero, que embolsan en parte los guías privados y la otra parte se la lleva la Provincia. Ese dinero de la provincia luego “vuelve” a modo de fondo coparticipable, pero lo que llega de regreso a Malargüe es MUCHO MENOS que lo que sale de Malargüe. Así, Las Brujas, está siendo usada para financiar las áreas protegidas del norte provincial, o para cosas peores, vaya uno a saber. Eso decía nuestro amigo guardaparques, el que luego fue echado.

Los guías de turismo, entonces, no ven con buenos ojos que los guardaparques hagan paro, o sea, que les escupan el asado. Tampoco ven, o mejor no quieren ver, que están siendo usados por el poder económico provincial para desangrar a Malargüe, de la misma manera que otros malargüinos están siendo usados por otros poderes económicos y políticos con el mismo fin, bajo la pantalla de “trabajo para todos”.

Los guías no quieren o no pueden ver porque, precisamente, ellos son parte del “negocio”, son colaboradores de la “sangría”

ACLARACIÓN: El autor declara ser único y exclusivo responsable de todo lo escrito en este artículo, por lo que PIRAMIDE INFORMATIVA no se hace cargo de niguno de los conceptos vertidos. Carlos Benedetto, DNI 10.231.266. Malargüe, Mendoza

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail