San Rafael, Mendoza jueves 06 de octubre de 2022

Il Duce escritor, periodista…Por:.Beatriz Genchi

Benito Mussolini fue conocido en sus primeros tiempos como periodista y polémico político. Ferviente anticlerical, uno de sus temas preferidos era atacar a la Iglesia, cosa que hizo a través de artículos, ensayos y una novela publicada en 1910.

Esta inclinación antirreligiosa fue inculcada por su padre que, además de herrero, era un periodista en sus ratos libres y escribió para distintos diarios de izquierda. También fue su progenitor quien lo introdujo en la literatura y le inculcó ciertas inclinaciones hacia autores con compromiso social tal como Víctor Hugo y su obra Los Miserables.

Benito Mussolini trabajó un tiempo como maestro, pero los frecuentes choques con los padres de sus alumnos lo alejaron del cargo. Sin trabajo y con solo 19 años, decidió ir a Suiza donde, por un tiempo, vivió y durmió en la vía pública, y donde por primera vez (pero no última) fue arrestado. En Suiza, comenzó a escribir en el periódico socialista de habla italiana (llamado “Los trabajadores del futuro”). Con estos artículos obtuvo los medios para vivir modestamente y dedicarse a leer (Mussolini era un ávido lector). Su principal fuente de inspiración era Friedrich Nietzsche. Sus artículos se radicalizaron, muchos de ellos eran casi panfletarios y provocativos a fin de llamar la atención. Como siempre, su tema preferido era el anticlericalismo. Siguiendo la consigna nietzschiana escribió “Hombre y Divinidad: Dios no existe. Pronto, muchos de sus artículos se publicaron en el exterior y hasta debió viajar a Nueva York donde trabajó en un medio socialista.

Volvió en 1904 por la muerte de su madre, una ferviente cristiana, y se estableció en Trento trabajando en los periódicos de los sindicatos y especialmente para Il Popolo d’Italia donde escribió sus artículos más incendiarios.

Fue para esa época que comenzó a escribir una novela, “La amante del Cardenal” basada en la historia real del cardenal de Trento y Claudia, su amante. Cuando este vínculo impropio se hizo público, el Papa impidió el matrimonio del cardenal generando una serie de eventos que terminaron con su amante envenenada y el cardenal víctima de la furia de los nobles locales. Mussolini aprovechó la trama para denunciar las inconductas de varios miembros de la Iglesia, sus dramas, miserias y traiciones. La novela se publicó en 1910 y el escándalo que produjo ayudó a incrementar la popularidad del autor.

En 1912, se convirtió en el director más importante del Partido Socialista en Italia. Gracias a su fogosa prosa triplicó la tirada del diario. La carrera literaria de Mussolini continuó a lo largo de su vida y su obra completa llegó a los 54 volúmenes. Lo curioso del caso es que Mussolini estaba consciente de que para llegar al poder debía contar con el voto de los cristianos que eran la inmensa mayoría de los italianos… Y lo logró, otorgándole a la Iglesia –que atravesaba una terrible crisis económica– la indemnización por la pérdida de los Estados Pontificios durante la guerra de independencia italiana. Esta asistencia económica le permitió al Vaticano recuperar cierto bienestar económico y a Mussolini acceder al poder a través del fascismo, movimiento de su concepción con enérgicas políticas nacionalistas.

Mientras tanto, la novela fue traducida al inglés y criticada duramente por la prensa. Dorothy Parker (cuentista, dramaturga, crítica teatral, humorista, guionista y poeta estadounidense) decía que le fue imposible terminar de leerla. Después del Tratado de Letrán que afianzó la carrera de il Duce gracias a su nueva relación con la Iglesia, el libro “La amante del Cardenal” desapareció de circulación y pronto cayó en el olvido, porque en la vida, en el amor y la política es tan importante recordar cómo saber olvidar.
Perooo digan la verdad a cuantos de nosotros nos gustaría leerlo?

Gentileza:

Beatriz Genchi
Museóloga – Gestora cultural
bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail