San Rafael, Mendoza lunes 08 de agosto de 2022

ECONOMÍA Y SALUD: Relación recíproca para el bienestar – Por:.Dr Oscar Arrieta

En tiempos tan complejos como los que vivimos y los que hemos transcurrido en los últimos años (pandemia, crisis económicas) han puesto en evidencia la necesidad de visualizar y gestionar, no solo sistemas de salud, sino toda política por parte del Estado  de la manera más integral e interdisciplinaria posible, para que desde la coordinación y el uso eficiente de esfuerzos y recursos lograr el bienestar común.

No es posible imaginar ninguna estabilidad política o crecimiento económico sin que el bienestar comprenda y abarque a la sociedad en su conjunto. Si la cobertura de salud y las oportunidades sociales no son iguales para todos en una comunidad, seguramente la inequidad resultante condicionará significativamente el presente como su futuro de la sociedad en su conjunto.

La baja producción de trabajo va generando un círculo de deterioro severo en la sociedad, el desempleo y por ende las dificultades para la subsistencia llevan consigo una nutrición deficiente, educación vulnerada, necesidades básicas no cubiertas. Esta situación es muy propicia para el desarrollo de enfermedad, que deriva en que la persona enferma se vea limitada en la posibilidad de trabajar cerrando este círculo invalidante que con cada giro nos aleja del bienestar individual y social.

La pobreza potencia a la enfermedad, constituye en sí misma un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular, para la hipertensión arterial, para el desarrollo de complicaciones de diabetes mellitus entre otras. Tan es así que condiciones sanitarias insalubres y hábitos no saludables afectan negativamente a la esperanza de vida, índices de mortalidad infantil y la calidad de vida en general.

Sin duda que es todo un desafío el lograr la equidad en el acceso a los servicios de salud, en un mundo cada vez más rico, pero con un mayor número de pobres. La oferta de servicios es muy dispar. Es particularmente evidente en nuestro Malargüe, donde la extensión y calidad de caminos son elementos que sin duda marcan y complejizan que cada uno de nuestros vecinos posean la cantidad y calidad de servicios de salud apropiados.

Si a esto le sumamos que la visión predominante (tanto de funcionarios como incluso de la población, es interpretar el proceso de enfermarse desde la enfermedad misma y no desde la salud), hace que las actividades de promoción de la salud y prevención de patologías no sean desarrolladas ni valoradas. Esto a pesar de que dichas acciones han demostrado ser eficaces en el lograr conciencia y valoración de la salud como derecho universal, y también muy eficientes, desde el punto de vista de costos que le generan al sector público comparado con las políticas puramente asistenciales.

La Salud es un derecho, y como tal no tiene precio. Aunque lamentablemente, cada uno de nuestros vecinos que debe recorrer kilómetros para llegar a la prestación de un servicio sanitario, sabe que tiene un costo. Este costo no solo lo pagan los pobladores rurales sino también los que desde la Ciudad de Malargüe deben dirigirse fuera de nuestro Departamento a fin de conseguirlo. De todas formas el costo más alto que pagamos es el de la oportunidad; esa oportunidad que perdemos en la asistencia oportuna para prevenir enfermedad y sus consecuencias, que se mide muchas veces en discapacidad y muerte.

Desde la coordinación de la Campaña Corazón Contento, lo hemos entendido así, y es por ello que estamos trabajando intensamente en aportar nuestro esfuerzo en la prevención de enfermedad y por sobre todo en la valoración, y el entregar herramientas, en el cuidado y preservación de la Salud. Estamos muy orgullosos en haber llegado ya a 600 personas de nuestro Departamento con este mensaje. Si bien no somos financiados por el Estado, entendemos la salud como un derecho inalienable de todas las personas, y con el compromiso de nuestros profesionales, es que este esfuerzo que surge en lo privado sigue su marcha.

Estamos a disposición de toda la comunidad, instituciones públicas o privadas, uniones vecinales, escuelas, clubes, etc, todo el que desee solicitar nuestros servicios lo pueden hacer al teléfono 2615723775 o a través de nuestras redes sociales Facebook e instagram.

En resumen, la interdependencia mutua entre la economía y la salud es indiscutible: ambos son instrumentos una de la otra. Esto debe ser tenido en cuenta por cada uno de nosotros, y aún más por el Estado y sus funcionarios, para que sus actos de gestión y por ende en la asignación de recursos busquen las alternativas más eficientes y racionales para generar círculos virtuosos de crecimiento social y así lograr el tan ansiado bienestar general y particular que todos los Malargüinos merecemos.

Dr Oscar Arrieta

Médico Cardiólogo

Mat 7710

Director Campaña Corazón Contento

Mail : drarrieta@piukesalud.com.ar

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail