San Rafael, Mendoza lunes 08 de agosto de 2022

La denominación en origen del aceite de oliva Extra Virgen mendocino ya es una realidad

Las empresas productoras locales ya se encuentran certificando la calidad de sus productos y así sumar el sello en sus etiquetas. El lanzamiento oficial de llevó a cabo con la presencia de referentes del sector público, el privado y la Universidad Nacional de Cuyo.

Tras haberse publicado la resolución definitiva en el boletín oficial por parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Mendoza es la primera en obtener la denominación de origen para su aceite de oliva Extra Virgen. Se trata de la primera que se otorgue por fuera de la Unión Europea, después de Túnez y la primera en América Latina.

Es por ello que, en horas de la mañana de este jueves, en las instalaciones de Pan y Oliva, de Familia Zuccardi, en el departamento de Maipú, autoridades de la cartera económica provincial, referentes del sector privado y de la Universidad Nacional de Cuyo, hicieron el lanzamiento oficial de la Indicación Geográfica (IG) que figurará en las etiquetas de los productos.

En el marco del encuentro, el Ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié, comentó: “Ahora se va a poder identificar, reconocer, la calidad de nuestros aceites. Es algo que la vitivinicultura consiguió hace poco más de 40 años y que con el correr de los años ha logrado posicionarse y crecer. A partir de hoy comienza un gran trabajo para logar recuperar el lugar que había alcanzado en su momento este sector tanto en cantidad de hectáreas implantadas como en la recuperación de los mercados”.

“Fue un trabajo conjunto entre el sector público, el privado y la academia. Lo que viene ahora es también un trabajo conjunto entre los tres sectores para generar empleo, se invierta en esta actividad y se recupere este sector que fue tan importante para Mendoza y que puede volver a serlo”, agregó el titular de la cartera económica de la provincia.

Vaquié remarcó que “cuando se genera valor y que a partir de ello se conoce el producto por lo que es y no por lo que vale monetariamente, como ocurre con el vino por ejemplo, uno puede empezar a poner otros precios. Ahora van a darse otras discusiones que conocemos ampliamente los mendocinos y que tiene que ver cómo se distribuye ese valor en toda la cadena productiva. Esto será un camino extenso que demandará muchos años de trabajo”.

Por su parte, Luis Contigiani, Secretario de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, agregó: “Es algo histórico porque mediante la IG y este sello que hoy estamos otorgando, estamos reconociendo algo que ocurrió acá en Mendoza y que viene ocurriendo hace décadas gracias al trabajo de productores, emprendedores, empresarios, técnicos, referentes del sistema universitario y de los gobiernos municipales, provinciales y nacionales”.

En este sentido, el funcionario nacional, remarcó que Mendoza cuenta con una particularidad que es única en el Mundo: “Nosotros estamos reconociendo esa particular forma de producir aceite de oliva en esta gran región, a partir de una serie de protocolos y a partir del aporte técnico que se ha venido desarrollando durante años. Es un punto de partida para entusiasmarse y crecer en la producción. Es una posibilidad concreta de conquistar nuevos mercados que premian calidad y que protege acuerdos comerciales entre estados preservando esta forma particular de producir aceite de oliva. En suma, es un ADN”.

A su turno, Luis Mansur, titular de ASOLMEN, comentó que este reconocimiento es un diferencial que se sumará a los aceites mendocinos. “Las marcas podrán hacer uso del sello IG Mendoza que garantiza al consumidor que ese producto ha tenido una trazabilidad, un control y es originario de nuestra provincia. Este producto cuenta con una serie de características totalmente distintas al resto de las que se elaboran en otras provincias del país”.

Consultado sobre cómo se encuentra el sector actualmente, agregó: “Es un sector que tiene todos los problemas que tienen las economías regionales pero todo esto suma y nos da la posibilidad de que todos los productos que cuenten con el sello tengan un adicional del 0,5% más de reintegro que va a ayudar a la industria”.

Gabriel Guardia, gerente de Olivícola Laur, estuvo presente y, en el marco del encuentro, señaló: “Este reconocimiento es una garantía para el consumidor. Esta es una posibilidad concreta para comenzar a pensar en competir no en precio, pero si en calidad. Es cuestión de volver a estar arriba y para ello vamos a estar preparados para vender y mucho”.

Al cierre, Guardia destacó que Mendoza, a pesar de no contar con el volumen necesario para dar respuesta a la amplia demanda que existe a nivel mundial de este producto, se está preparando para ello y eso es gracias a que desde el gobierno provincial se ha presentado una propuesta clara para recuperar todo lo perdido durante años a raíz de la tala de olivos. “La posibilidad de ayuda está y ahora somos nosotros los que estamos formalizando los proyectos que nos permitan crecer en cantidad de hectáreas implantadas.

Entre las autoridades de Economía y Energía, se hicieron presentes el Subsecretario de Agricultura y Ganadería, Sergio Moralejo, su par de Industria y Comercio, Alejandro Zlotolow, el coordinador General de la cartera económica provincial, Marcelo Japaz, Valentina Navarro Canafoglia, Directora de Agricultura y  Osvaldo Cairone, Gerente General del Instituto de Desarrollo Comercial (IDC), entre otros. También participaron referentes del INTA, INV, UNCuyo, IDR, ISCAMEN e INTI.

Un camino arduo     

Desde mediados de 2018, Asolmen (Asociación Olivícola de Mendoza), entidad gremial que agrupa a las principales empresas olivícolas, junto con el IDR, el Panel de Cata de la UNCuyo y numerosos empresarios y referentes del sector iniciaron el largo camino de diferenciar el aceite de oliva de Mendoza por su origen.

A fines de 2019, se formalizó la primera presentación de solicitud de reconocimiento de la Indicación Geográfica para el aceite de oliva de Mendoza, pedido que en su oportunidad fue rechazado por el Ministerio de Agricultura de Nación. En virtud de ello, el equipo de trabajo provincial resolvió las cuestiones planteadas desde Nación y volvió a formular el pedido, que contiene como paso necesario y trascendente el aval provincial a la solicitud de reconocimiento.

Este proceso de solicitud contó con el apoyo de la Dirección de Agricultura de Mendoza, INTI, INTA, Facultad de Ciencias Agrarias y de Ciencias Económicas de la UNCuyo, Panel de Cata de la UNCuyo, IDR, Don Bosco de Rodeo del Medio e Iscamen, el Ministerio de Agricultura de la Nación y el INV.

Características de nuestro aceite   

Según se detalla en la publicación oficial, el aceite mendocino que se produce en los departamentos señalados debe tener:

  • Alto contenido de ácido oleico otorgado por la latitud de cultivo y el clima mediterráneo.
  • Presencia de la variedad típica de la zona, arauco, con un mínimo de 20% y un máximo de 50%, pudiendo aparecer como variedades complementarias la frantoio, arbequina, farga, coratina, picual y corneiki, todas ellas presentes en la zona delimitada.
  • Perfil sensorial: frutado intenso, con otros atributos positivos como el amargo y picante de intensidad media-alta y 0 defectos. Con cuerpo, pesados y gruesos a la boca. En nariz se destaca por un frutado ligero, ausencia de defectos.

Analíticamente  

  • Contenido oleico mayor a 60%.
  • Acidez menor a 0,6%.
  • Polifenoles totales: mayor a 100 ppm.

Peróxidos: menor a 12%.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail