San Rafael, Mendoza martes 16 de agosto de 2022

El telescopio James Webb hace historia al presentar sus primeros retratos del cosmos

Video thumbnailNebulosas, cúmulos de galaxias y el análisis más preciso de un exoplaneta. El observatorio espacial logra varias e impactantes imágenes de un cosmos lejano y primitivo

El estudio de los misterios del cosmos ha vuelto al primer plano de la actualidad gracias a la presentación de unas espectaculares y esperadísimas imágenes, las primeras tomadas por el telescopio espacial James Webb. Según los científicos, representan un salto cualitativo que transformará nuestra visión del universo: ahora podemos ver más lejos y con mayor detalle de lo que nunca fue posible.

“En algún lugar, algo increíble está esperando a que lo conozcamos”. Con estas palabras de Carl Sagan, el administrador de la NASA, Bill Nelson, se ha hecho eco del espíritu pionero que en otros tiempos difundió el popular astrofísico y divulgador de la ciencia. Con ellas se ha cerrado el acto en el que se han presentado las primeras imágenes del James Webb.

«Hoy presentamos a la humanidad una nueva y revolucionaria perspectiva del cosmos obtenida desde el telescopio espacial James Webb, una perspectiva que el mundo nunca ha presenciado antes», ha celebrado Nelson. «Estas imágenes, que representan la visión más profunda de nuestro universo tomada hasta la fecha, nos muestran que el Webb nos ayudará a descubrir las respuestas a preguntas que aún ni siquiera nos planteamos; preguntas que nos ayudarán a comprender mejor nuestro universo y el lugar de la humanidad en él».

«Estamos en los albores de una nueva era de observación del universo y de emocionantes descubrimientos científicos con el Webb», ha destacado, por su parte, Günther Hasinger, director de Ciencia de la Agencia Espacial Europea (ESA). «Ahora que vamos a comenzar con el trabajo científico habitual, sé que la comunidad astronómica europea está impaciente por ver los resultados del tiempo de observación que ha ganado para el primer año del Webb».

Por todo lo alto y planificada al milímetro, a la presentación de los primeros retratos del cosmos del telescopio espacial James Webb no le ha faltado detalle: desde el presidente de EEUU anticipando la primera imagen hasta el icónico Empire State de Nueva York iluminándose de color oro para celebrar la llegada de las siguientes. Y, sin embargo, pese al despliegue de poderío y símbolos, son las propias instantáneas las que acaparan todas las miradas.

No sólo es que resulten sugerentes para el público, sino que los expertos han visto en ellas la confirmación de que, si nada falla, el James Webb proporcionará una inmensa cantidad de información durante los 20 años que se espera que dure su vida útil.

“Las primeras imágenes demuestran sin lugar a duda que el Webbes capaz de cumplir con todos los objetivos astronómicos para los que fue diseñado, lo cual es una gran satisfacción”, afirma el ingeniero español Alejandro Rivera, que trabaja en el Centro Goddard de la NASA.

El ingeniero, que lleva 10 años dedicado al proyecto James Webb, se muestra impresionado sobre todo por la imagen denominada como “el primer campo profundo de Webb“, la que mostró Joe Biden el lunes: “Es realmente espectacular, sobre todo, por poder ver cómo la gravedad del cúmulo de galaxias está distorsionando y magnificando la luz de galaxias que están muchísimo más atrás, tal y como predice la teoría de la relatividad de Einstein”.

Por otro lado, Rivera considera que la imagen del Quinteto de Stephan, mostrando las galaxias en una especie de baile cósmico, es “de una belleza increíble. Ver algo así compensa todo el esfuerzo, y esto tan solo es el comienzo. En las dos próximas décadas pensamos que Webb va a revolucionar nuestra visión del cosmos”, afirma Rivera, que asegura que “haber podido aportar un granito de arena a la comprensión de nuestro universo es un motivo de gran orgullo y un sueño hecho realidad”.

Tras la presentación de las nuevas imágenes, puede decirse que el James Webb ha tomado definitivamente el relevo del mítico telescopio espacial Hubble en el imaginario popular. Aunque el Webb opera en infrarrojos, mientras que el Hubble lo hacía con luz visible, el impacto mediático que han tenido las primeras miradas al cosmos del nuevo observatorio rivaliza con el que tuvo su antecesor en los años 90. “El Webb es más grande que el Hubble, así que puede ver galaxias más tenues que están más lejos“, comparó el cietífico de la NASA Jonathan Gardner.

Y mirar más lejos, en astronomía, equivale a mirar atrás en el tiempo, a la luz de galaxias que lleva viajando miles de millones de años, hasta llegar a los instrumentos del Webb. Dicho de otro modo, el nuevo telescopio podrá acercarse al nacimiento del universo, cuya edad supera los 13.700 millones de años, más de lo que fueron capaces el Hubble y otros grandes observatorios de la NASA.

El James Webb, que ha costado en torno a 10.000 millones de euros, cuenta también con participación europea, a través de la ESA, y canadiense, aunque la NASA ha sido la encargada de desvelar las imágenes y, por tanto, ha acaparado la mayor parte de los focos en la puesta de largo del telescopio, que se encuentra a 1,5 millones de kilómetros de nuestro planeta.

Estas son las cuatro nuevas imágenes que han sido presentadas:

Nebulosa de Carina: “Burbujas y chorros creados por estrellas recién nacidas. Galaxias acechando de fondo”. La científica Amber Straughn ha definido así la última imagen que fue presentada, quizá por ser la más espectacular, y se refirió a su parecido con anteriores imágenes del Hubble. Se trata de una de las nebulosas más brillantes del cielo. Está a 7.600 años luz de distancia, en la Constelación de Carina. Las nebulosas son viveros de estrellas, y ésta alberga multitud de estrellas masivas.

Espectro del exoplaneta WASP-96 b. “Se ven protuberancias y agitaciones que indican la presencia de vapor de agua en la atmósfera del planeta”, ha explicado la científica Knicole Colon, de la NASA. En rigor, no es una imagen, sino un espectro con detallada información. Una de las misiones del James Webb será investigar la composición y buscar rastros de vida en planetas fuera del Sistema Solar como WASP-96 b, un gigante gaseoso con una masa equivalente a la mitad de Júpiter. Descubierto en 2014, está a 1.150 años luz de la Tierra y orbita a su estrella cada 3,4 días.

Nebulosa del Anillo Sur. Las estrellas no se van sin dejar huella, y en esta imagen de la nebulosa planetaria del Anillo Sur se muestra la muerte de una estrella rodeada de polvo y capas de luz. Ha sido, sin contar con la que adelantó Biden, la primera imagen en publicarse en la tarde del martes. Esta nebulosa planetaria -una nube de gas y polvo alrededor de una estrella moribunda- está situada a unos 2.000 años luz de la Tierra.

Quinteto de Stephan. La científica Giovanna Giardino ha explicado que la imagen de este conjunto de cinco galaxias revela “una especie de danza cósmica dirigida por la fuerza gravitacional”. Los astrónomos conocen esta estructura desde 1877 cuando fue descubierto este conjunto de galaxias, el primer grupo compacto de galaxias que se observaba. Localizado en la Constelación de Pegasus, está a 290 millones de años luz de distancia.

SMACS 0723: Este cúmulo de galaxias, tal y como era hace 4.600 millones de años, ha sido la primera imagen científica que hemos visto del James Webb. Gracias al efecto lente gravitacional, pueden verse también objetos mucho más lejanos y débiles, hasta los casi 13.000 millones de años. “Es impresionante. Es un momento histórico para la ciencia y la tecnología, para América y para toda la humanidad”, destacó desde la Casa Blanca Joe Biden tras desvelar la primera imagen.

Fuente:https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2022/07/12/62cd42e421efa0ac758b45bc.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail