San Rafael, Mendoza martes 16 de agosto de 2022

El reparto discrecional de la Nación a las provincias

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1658484870835Alberto%20Fern%C3%A1ndez%20con%20gobernadores.jpgEn junio, la Nación ajustó 24,3 por ciento el monto de las partidas discrecionales con destino a las provincias, aunque claro, como siempre, la poda o el recorte no fue para todas y no todas recibieron el mismo trato: algunas fueron privilegiadas y otras, dejadas de lado, por no decir que podrían haber sido castigadas literalmente por el gobierno de Alberto Fernández. En este último lote, en el de las que recibieron menos respecto del mismo mes del año pasado, figura Mendoza, con 0,6 por ciento menos de lo poco que ya recibía de envíos discrecionales. La más beneficiada de todas en este rubro resultó ser Tierra del Fuego, con un incremento de 259 por ciento, y Santa Fe, que recibió 111 por ciento más. Buenos Aires, por lejos, la provincia más asistida del país si se reúnen todas las transferencias, además de los fondos específicos y exclusivos que recibe, en el ámbito de las discrecionales incrementó levemente sus ingresos 0,1 por ciento en el último mes.

Todos estos datos están comprendidos en un minucioso informe publicado este jueves por el IERAL, de la Fundación Mediterránea, y que confeccionaron los economistas Marcelo Capello y Jonás Alvarado. Y, si se toman las transferencias totales que hizo la Nación hacia las provincias en el primer semestre del año, claramente Tierra del Fuego y Buenos Aires fueron las que más recursos recibieron, mientras que CABA y Neuquén, las más relegadas. Para el caso de Mendoza, en la primera mitad del año, los ingresos por transferencias discrecionales cayeron 20,9 por ciento, mientras que por las automáticas se mantuvo por debajo del promedio, con 6,3 por ciento más que el último período analizado.

En medio de la convulsión en la que está envuelto el país, los números de las transferencias y la asistencia de parte de la Nación a las provincias cobran una especial atención. Aunque no se haya reconocido de manera oficial, el recorte a los envíos discrecionales, es decir, todos aquellos que están por fuera de la coparticipación y de los que ordenan las leyes especiales de reparto, se pudo haber producido como respuesta al pedido de ajuste que recomendó hacer el Fondo Monetario Internacional (FMI), al menos durante la gestión de Martín Guzmán. Lo que venga con Silvina Batakis al frente de Economía es un misterio.

Mendoza siempre estuvo al final del lote de provincias beneficiadas con las partidas discrecionales, lo que no deja de ser una buena noticia en medio de la debacle económica y financiera. Esto es así porque los economistas del IERAL entienden que el mayor recorte que se les haga a esos envíos, agudizados por la crisis más que por un cumplimiento de metas con el FMI, no la afectarán tanto a Mendoza la que, de igual manera, deberá buscar la manera y estrategia que mejor le venga de ahora en más para acomodarse en un contexto de caída de recursos y de vencimientos fuertes de la deuda en dólares (unos 120 millones) y en pesos (alrededor de 17.000 millones) que se avecinan para el 2023.

El caso de Buenos Aires, por sobre todo, sigue sorprendiendo por la cantidad de recursos que el país en su conjunto le transfiere, por supuesto que, muchas veces, a costa de un ajuste hacia el resto de las provincias en general. Hubo un fondo especial que en el primer semestre del 2022 aumentó 6.000 por ciento respecto del 2021. Se trata de la partida Asistencia Financiera a Provincias, que repartió su dinero en ocho provincias específicas, entre ellas, Buenos Aires, que se llevó el 99 por ciento del mismo: de un total de 21.981 millones de pesos, a la provincia gobernada por Axel Kicillof se giraron 21.798 millones de pesos. El resto se repartió, los 200 millones de la diferencia.

Vale la pena echarle una mirada a ese listado: La Pampa, 21 millones; Neuquén, 5 millones; Río Negro 25 millones; San Luis, 20 millones; Santa Cruz, 24 millones; Santa Fe, 74 millones y Santiago del Estero, 34 millones. Pero, Buenos Aires tiene para sí una partida con su marca. Es la que se conoce como la del Fondo de Fortalecimiento Fiscal a Buenos Aires. En el 2022 ya ha tenido un incremento de más de 80 por ciento. En el 2021 se le giraron para ese fin 24.267 millones de pesos y, este año, ya lleva 44.332 millones de pesos.

El informe del IERAL también da cuenta de que otras partidas también disminuyeron para ciertas provincias, como Mendoza, que recibe parte de un subsidio a la oferta de gas natural. Ese fondo disminuyó 76 por ciento y perdieron, además de nuestra provincia, las de Chubut, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Pero, no siempre Buenos Aires ha sido tan beneficiada como en este tiempo, en la era Kicillof. Hay que remontarse a los gobiernos de Ruckauf y de Duhalde, en los que, junto con la actual administración del economista, la provincia ha recibido el 25 por ciento del total de las transferencias que se envían a las provincias.

Hubo dos períodos en que la provincia fue castigada por el Gobierno nacional. Ocurrió durante la gestión de Daniel Scioli entre el 2008/2011 y 2012/2015, cuando se le giró el 19 por ciento del total nacional. Gobernaba el país Cristina Fernández de Kirchner, y el Ministerio de Economía de la provincia durante uno de esos períodos estuvo al mando de Silvina Batakis, la actual titular de la Hacienda nacional. Claro que, también, la mayor provincia argentina resultó beneficiada durante el gobierno de Mauricio Macri, entre el 2015 y 2019, cuando la gobernó María Eugenia Vidal: en esos cuatro años recibió el 22 por ciento del total de las transferencias destinadas a las provincias.

Pero, Kicillof ha sido, de todos los gobernadores, el que más se ha beneficiado de las transferencias discrecionales: del 2020 a la fecha, su gobierno ha recibido el 41 por ciento del total. Vidal tampoco se quedó atrás, con el 36 por ciento entre el 2016 y el 2019 y, mucho más lejos,
quedó Scioli, que recibió 17 por ciento del total. Como se sabe, el kirchnerismo, cuando tiene diferencias políticas, ideológicas, de método o de miradas en torno a la marcha de las cosas no discrimina por frente de gobierno o coalición. Para todos es igual: en los años de Scioli en la provincia de Buenos Aires, Fernández de Kirchner decidió asfixiarlo financieramente hasta que, un día, el ex deportista y actual ministro de la Producción de Alberto Fernández pidió disculpas por las críticas y se alineó. Igual, ya era tarde.

Por:Marcelo Torrez@MarceloTorrez

Fuente:https://www.elsol.com.ar/opinion/el-reparto-discrecional-de-la-nacion-a-las-provincias

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail