San Rafael, Mendoza martes 16 de agosto de 2022

El Gobierno ratificó las metas al FMI (pero descarta un ajuste “doloroso”)

Kristalina GeorgievaA raíz de declaraciones de Georgieva, funcionarios argentinos dejaron en claro que no se aceptarán pedidos “extras” de recorte que no hayan sido especificados en la versión final del acuerdo.

El Ejecutivo le envió una mensaje claro y directo al Fondo Monetario Internacional (FMI), en las múltiples conversaciones que mantuvieron funcionarios locales y técnicos del staff del organismo desde la crisis desatada por la salida del gobierno de Martín Guzmán. Se respetarán las metas y objetivos fijados y las políticas recomendadas en el texto del acuerdo; pero no se aceptarán pedidos extras ni de ajuste fiscal ni de políticas laborales, cambiarias, monetarias o previsionales que no hayan sido puestas en blanco sobre negro en la versión final reglamentada por decreto en Buenos Aires.

Se suma luego la renegociación del exministro de Economía, que logró que las misiones del organismo no tomaran la secuencia trimestral como el examen a aprobar, sino el resultado final del 2022. En otras palabras, para saber si Argentina aprobaría o no las metas impuestas, el FMI deberá evaluarlo en el primer trimestre del 2023, y no sobre trimestre vencido.

El Presidente y la ministra de Economía le aseguraron a Kristalina Georgieva, Gita Gopinath e Ilan Goldfajn que las metas y objetivos acordados, aprobados y firmados aquel 25 de marzo, serán respetados. Y que el FMI tendrá la facultad de reclamarlos cuando se fiscalicen los números y porcentajes que les presente el país a los fiscalizadores del organismo. Pero no se aceptarán nuevos reclamos por fuera de los ya exigido.

La aclaración a la directora gerente, su número dos y al director para el Hemisferio Occidental (las tres personas que entre el domingo y el miércoles tuvieron contacto con Fernández y Batakis), vino luego que se leyera la declaración de Georgieva a la agencia Reuters, cuando dijo: “Necesitamos tener claro que las acciones dolorosas a veces son necesarias para cosechar los beneficios de estas acciones”.

En Buenos Aires la declaración, efectuada luego de la conversación con el Presidente del domingo y antes de la comunicación con Batakis del miércoles, trajo, por lo ecléctica, cierta desconfianza dentro del Gobierno. Especialmente por los efectos que podría traer dentro kirchnerismo, con quien el Presidente buscaba restablecer relación luego de la salida de Guzmán. Lo último que esperaba el Jefe de Estado era que desde el FMI se le exigiera a la Argentina la aplicación de nuevas medidas “dolorosas” por fuera de lo firmado.

De haber sido cierta esta alternativa, Alberto Fernández habría perdido el argumento de defensa del acuerdo, que había sido negociado y acordado sin ajustes extras y sin las tradicionales recetas que el FMI aplicaba en los normales Facilidades Extendidas. Siempre el gobierno defendió el acuerdo en Buenos Aires, afirmando que se trataba de un pacto muy diferente a lo que tradicionalmente imponía el Fondo, y que no le exigiría al país ajustes extra. Al menos por fuera de lo firmado.

Alberto Fernández se lo había manifestado así a Georgieva, y sintió cierta incomodidad cuando leyó la transcripción de las declaraciones de la directora gerente del Fondo. Finalmente fue Batakis la encargada de hablar con el organismo y cerrar la cuestión. Argentina se mantendría firme en lograr lo ya firmado, pero no negociaría nuevas obligaciones o recomendaciones a aplicar. Esto sería así, aunque el próximo año se determine que el país no cumplió las metas y se debiera negociar un waiver.

Probablemente el próximo contacto entre las partes será el 25 de julio, durante el viaje que Alberto Fernández emprenderá a Washington para encontrarse con Joe Biden. Ese día el argentino tendrá su bilateral con su par norteamericano y se sabrá si el tema FMI está en la agenda del encuentro. De hecho, Cristina Fernández de Kirchner le deslizó en la cena que mantuvieron en Olivos pasado el lunes 4; que esa reunión sería ideal para considerar la posibilidad de reclamarle apoyo al gobierno norteamericano para renegociar el acuerdo con el FMI. Alberto Fernández aclaró al Fondo que una eventualidad de este tipo no está en su agenda. Pero tampoco tomar medidas “dolorosas” extra.

Fuente:https://www.ambito.com/economia/fmi/el-gobierno-ratifico-las-metas-al-pero-descarta-un-ajuste-doloroso-n5484055

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail