San Rafael, Mendoza lunes 08 de agosto de 2022

Dos días de máxima tensión

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1658832632453ATE.jpgCon la economía nacional en crisis, lo que recuerda a momentos clave de la historia reciente del país, y cuando Mendoza regresa del receso invernal, los principales gremios de los trabajadores estatales se preparan para protagonizar un par de días de paro, actos, movilizaciones, piquetes y cortes concentrados, particularmente, en el Gran Mendoza.

El Gobierno dice estar atento y alerta ante un posible desmadre de la manifestación; el frente sindical, al que le dan vida por sobre todo los docentes del SUTE, los trabajadores de la administración en general de ATE y los profesionales de la salud de Ampros, avizoran una altísima adhesión a la medida de fuerza por parte de sus representados y un poderoso mensaje con una masiva movilización y concentración que tendrá a la Casa de Gobierno y a la Legislatura como los centros neurálgicos de la movida.

Seguridad ha desplegado un operativo especial desde el viernes, especialmente, en todos los accesos a la provincia: en el Sur por la 188, la ruta nacional que ingresa a Mendoza por Alvear; en el Este, por Desaguadero, en la 7 y en el límite con San Juan, por el norte. Han estado atentos al posible ingreso de agitadores profesionales que podrían darles vida a posibles desmanes de características extraordinarias a lo que normalmente se ve en la ciudad en días de manifestaciones. Las fuentes del Gobierno han dicho que, al menos hasta el cierre del lunes, no habían detectado nada que les llamara la atención en medio de un ingreso extraordinario de turistas que han llegado a Mendoza, en ocasión de las vacaciones de medio término, atraídos por la nieve.

¿Y en medio de semejante movimiento de personas a qué se le ha prestado atención? A algunos colectivos de dudosa procedencia, a un puñado de combis y autos en los que se conducían y movilizaban sólo varones. Nada raro ni extraño se había detectado hasta anoche, ni personas vinculadas a organizaciones nacionales o de otras partes del país ni banderas ni distintivos especiales y particulares, según parece para los agentes de seguridad puestos por Raúl Levrino, el titular de Seguridad.

Los gremios esperan una gran repercusión y éxito de la medida que han dispuesto como rechazo a la propuesta de incremento salarial que les ofreció el Ejecutivo, la semana pasada, cuando se adelantó la revisión de lo convenido en la paritaria de comienzo de año por la aceleración de la crisis inflacionaria. Pero, en el Gobierno no justifican la decisión, aunque dicen entender y comprender que lo que se ofrece es insuficiente. Y se mostraron sorprendidos cuando el frente gremial llamó al paro en medio de un cuarto intermedio de la negociación que se reanuda el jueves, justo un día después de la huelga doble que arranca hoy y se extiende hasta mañana.

El celo oficial puesto en los centros de ingresos a la provincia con los controles especiales surgió tras los contactos que Seguridad ha venido teniendo con los mismos gremios que hoy protagonizarán las movilizaciones. Y desde uno de ellos llegó la advertencia al Gobierno de que podían sumarse algunos militantes de organizaciones piqueteras provenientes de Buenos Aires.

La alerta, por parte de los gremios, le fue llevada al Gobierno –aseguran las fuentes– como una señal de buena voluntad de los líderes mendocinos que han asegurado estar muy lejos de cualquier desmadre e hechos de violencia durante las marchas. Pero, así como que en el propio Gobierno han tomado el dato aceptando los motivos esgrimidos, hay quienes también interpretan lo contrario: que no vendría nadie a Mendoza con intenciones de organizar líos, sino que los mismos, si se llevan adelante, podrían ser estimulados y organizados por elementos de las propias organizaciones de gremios locales.

Pero, en general, Seguridad cree que todo discurrirá por carriles normales, reconociendo que serán importantes las manifestaciones y movilizaciones “a la escala de Mendoza”, afirman. Para el área específica, esa escala referida es de no más de 2.000 o 3.000 personas por las calles. Como siempre, todo está por verse.

El Gobierno, así también, ha confirmado el cumplimiento de toda la actividad oficial y normal que presta el Estado. Empezando, claramente, por las escuelas y por el pedido que se hizo desde la DGE para que los padres envíen, como es habitual, a sus hijos a las escuelas. Y por supuesto que, desde el Ministerio de Gobierno, han ratificado que está vigente el sistema de descuentos para los agentes que decidan plegarse al paro: el descuento del día para todos y la aplicación del ítem aula, para los docentes en particular.

A todo esto, en Seguridad han sumado un plan de prevención de posibles incidentes en los centros comerciales, supermercados y mayoristas. Por caso, durante la jornada de este martes, se llevaría adelante un encuentro entre los jefes de seguridad de estos comercios con los referentes del ministerio. La idea es aceitar las comunicaciones que tienen entre todos para compartir datos e información de interés frente a posibles actos de saqueos inesperados a los locales.

Aunque no ven movimientos extraños, dicen en Seguridad, como para preocuparse, tampoco descartan que se utilice la situación de extrema necesidad de muchas personas por parte de delincuentes comunes que, amparados en un pedido o reclamo de alimentos, les apuntan a los bienes de valor, como los electrodomésticos, por ejemplo.

Por:Marcelo Torrez@MarceloTorrez

Fuente: https://www.elsol.com.ar/opinion/dos-dias-de-maxima-tension

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail