San Rafael, Mendoza lunes 08 de agosto de 2022

“Con las que vengan no sabemos, pero con las variantes actuales los test de antígenos siguen siendo útiles”

Un sanitario realiza una prueba de antígenos a una mujer.Los epidemiólogos desmontan el mito que circula por redes sobre la ineficacia de la prueba de antígenos para las nuevas variantes en circulación del Covid, BA.4 y BA.5

Con cada ola pandémica (y ya van unas cuantas) surgen las mismas preguntas y dudas sobre las medidas para vigilar y controlar el coronavirus. Estos días parece que en los mentideros digitales se habla mucho sobre los test de antígenos y las nuevas variantes: si son efectivos, si tardan en dar positivo, etc.

Conviene recordar algo que se ha repetido desde que el Gobierno aprobó su venta en farmacias hace un añoestas pruebas tienen menor sensibilidad que las PCR, por lo que pueden arrojar falsos negativos. Es decir, que haya infección por coronavirus pero la carga viral sea baja, por ejemplo -algo que sucede en los días iniciales y finales de la infección-, y el test no lo detecte. Por eso deben hacerse en un momento concreto e incluso repetirlo un día o dos después.

Eso no ha cambiado con las nuevas variantes, aunque ya en enero en pleno ómicron fue motivo también de discusión en las redes. “Si ha pasado solo un día y nos hacemos el test lo más probable es que sea negativo. Hay que tener en cuenta que en principio los síntomas aparecerán al cabo de tres días y cuando aparecen los síntomas, con las variantes actuales, el test ya suele ser positivo“, explica Joan Caylá, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

Caylá señala que no todo debe depender de un test, sobre todo ahora que ante la incidencia tan alta que se registra en España se están vendiendo muchos y quizá se agoten. “El sentido común nos debería decir que si hemos estado en contacto hace 2-3 días con una persona que tiene Covid y ahora tenemos síntomas compatibles con la enfermedad, pues muy probablemente tenemos Covid. Si nos hacemos un test y han pasado tres días, con las variantes actuales que predominan aquí en España, que serían la BA.4 y BA.5, al cabo de tres días lo más probable es que nos dé positivo. Si aunque tengamos síntomas y sobre todo hemos estado en contacto con alguien afectado, el test da negativo pues habría que repetirlo al cabo de dos días”, indica el epidemiólogo.

Tanto ómicron como estas nuevas variantes BA.4 y BA.5 (que son sublinajes de ómicron) tienen mutaciones sobre todo en la proteína Spike. Sin embargo, los test de antígenos disponibles funcionan mediante unos anticuerpos que detectan una proteína del SARS-CoV-2 llamada nucleocápside (y entonces aparece la famosa raya roja de la prueba). Por tanto, los test siguen detectando el Covid. “Con las que vengan no sabemos, pero con las variantes actuales los test de antígenos siguen siendo útiles“, recalca Caylá.

Este especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública subraya que el periodo de incubación es más corto. “Estas variantes son más transmisibles y una de sus características es que el periodo de incubación se acorta un poco. Si nos contagiamos hoy en 2-3 días ya empezaremos a tener síntomas y si al cabo de esos días nos hacemos el test, normalmente ya daría positivo. Otra cosa es que lo hagamos precipitadamente, cuando la carga viral será todavía muy baja, y el test dará negativo. Pero insisto: si alguien al cabo de tres días de un contacto empieza a tener síntomas y el test sale negativo, hay que asumir que probablemente tendrá Covid y actuar como si lo tuviera, y repetir el test al cabo de dos días“.

Quizá no sabemos si hemos estado en contacto con un positivo que sea asintomático, por eso es mejor ser prudente. “Como hemos dicho, la incidencia que hay es muy alta. Es como cuando en el invierno de hace tres o cuatro años tenías fiebre, escalofríos… casi con toda seguridad tenías gripe, pues ahora quien tenga clínica compatible con el Covid, lo más probable es que lo tenga. Lo que hará el test es confirmarlo”.

Es decir, Caylá de nuevo apela al sentido común de los ciudadanos. Lo que decíamos hace unos días de no irse de compras si uno tiene Covid. En un momento con una incidencia tan alta del virus, si tenemos algún síntoma es mejor quedarse en casa y teletrabajar siempre que sea posible, restringir los contactos y actuar como si se tuviera Covid aunque el test sea negativo. Es mejor pecar de prudente un par de días y repetir el test, que con toda probabilidad dará positivo, apunta el experto.

“Lo que se ha visto es que es tanto o más contagioso que el sarampión, de ahí la importancia de recomendar de forma vehemente las mascarillas en el transporte público y en cualquier lugar donde pueda haber hacinamiento porque si no estrictamente lo que está pasando es que le damos al virus muchas oportunidades de que mute. Ahora mismo el virus se está replicando a escala mundial y en centenares de miles de personas y con tantas multiplicaciones al final puede haber lugar a que pudiera escapar al efecto protector de la vacuna”, añade Caylá.

La altísima incidencia ha hecho que se hayan duplicado las hospitalizaciones en el último mes en España, que hayan aumentado los ingresos en UCI y las muertes, asegura el experto. “50 muertes diarias es una cifra que nos debería infundir respeto, sobre todo a estas alturas de la pandemia. Si hace tres años hubiéramos hablado de un brote epidémico, imaginemos por legionella, que hubiera causado en España 50 muertes esto habría sido una noticia de alcance mundial. En cambio, ahora hemos normalizado que la gente ingrese en hospitales y que la gente muera. Es un poco kafkiano”.

Caylá hace hincapié en que debemos controlar la incidencia, “y mucho más siendo España un país turístico porque podemos perderlo y económicamente sería un desastre. Aparte, solo vamos de onda en onda, el otoño/invierno puede ser un momento delicado porque con el frío habrá más hacinamiento. Nos tenemos que mentalizar de que la pandemia continúa, que llevamos un montón de olas y esto va a seguir así si no seguimos unas medidas mínimas“. Para ello, según el experto, deberíamos tomar nota de los países que han conseguido un mejor control, “que en principio no son los países europeos, lamentablemente, sino alguno asiático o de Oceanía, como Australia, Japón, Nueva Zelanda o Corea del Sur en buena parte”.

Fuente:https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2022/07/14/62cc722821efa06d378b45ea.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail