San Rafael, Mendoza martes 05 de julio de 2022

Tiburón gourmet – Por: Beatriz Genchi

¿Quién fue Julia Child, la famosa cocinera de Julie & Julia?

La cocinera y autora que seguro viste en la película “Julie & Julia” revolucionó la forma de cocinar en América y Europa.

Cualquier apasionado de la gastronomía conoce el nombre de Julia Child, la cocinera, escritora y personalidad de televisión que transformó la manera de apreciar Francia y sus sabores aunque poco se sabe de su desempeño en el ejército y la marina.

Julia Child nació en 1912 en California, en un hogar de clase media. Durante su juventud, Child no tuvo contacto con la cocina, pues su familia tenía un cocinero en casa. Cuando empezó la Segunda Guerra Mundial ella quería enlistarse en las Fuerzas Armadas, pero era demasiado alta (rondaba el 1.90 de estatura); optó por entrar a la Oficina de Servicios Estratégicos, donde rápidamente pasó de mecanógrafa a investigadora secreta. Dentro del Servicio conoció a Paul Child, con quien se casó, y al terminar la Guerra se mudaron a París.

Cuando llego a Francia empezó todo. Child afirmó durante su vida que la primera comida en Ruan fue toda una experiencia; para ella comer ostras Meunière acompañadas de un buen vino significó “la apertura de su alma y espíritu”. Así transformada, luchó por entrar a la prestigiosa   para aprender a preparar las recetas que le encantaba comer.

Tomó clases privadas con Max Bougnard y entró al club de cocina Cercle des Gourmettes, donde conoció a Simone Beck y Louisette Bertholle. Child y Bertholle se sumaron al proyecto de Beck de escribir un libro de gastronomía y además empezaron a dar clases de cocina francesa a mujeres estadounidenses en una escuela que llamaron École des Trois Gourmandes. Julia y Paul Child vivieron en varios lugares de Europa, por lo que ella pudo investigar profundamente las artes culinarias del continente.

En 1961 las tres Gourmandes lograron publicar su primer libro, un volumen de 726 páginas llamado Mastering the Art of French Cooking. Rápidamente se convirtió en un best-seller, aclamado por la crítica gracias a sus detalladas explicaciones e ilustraciones y a su manera de hacer la antes inaccesible gastronomía francesa alcanzable para las masas. Las recetas eran fáciles de entender y el lenguaje acercó la elaborada cocina francesa a un grupo que nunca se había sentido incluido en la alta gastronomía: las amas de casa. Al día de hoy el libro se considera una pieza clave de la literatura gastronómica.

A este libro le siguieron alrededor de veinte títulos publicados, una columna en el Boston Globe, y varios programas de televisión, como The French Chef, que se transmitió durante diez años, ganó un premio Peabody y un Emmy, y que fue el primer programa con subtítulos para sordos. Paul, su esposo, diseñó La Cocina de Julia Child, el set de varios de sus programas y que hoy se exhibe en el Museo Nacional de Historia Americana.

La gente amaba el estilo afable de Julia para explicar hasta las recetas más complejas, pues las hacía ver sencillas sin caer en la condescendencia hacia los lectores. Las amas de casa en Estados Unidos vieron en ella una maestra que no las juzgaba y una figura agradable en la que podían confiar.

Child siempre fue generosa en el uso de manteca y crema, lo que le valió críticas de nutricionistas que ella siempre ignoró. Durante años se refirió a un “miedo fanático a la comida”, bajo el cual una excesiva preocupación nutricional evitaría que la gente disfrutase comer. En 1990 declaró: “Si el miedo a la comida continúa, será la muerte de la gastronomía en Estados Unidos. Afortunadamente, los franceses no sufren la misma histeria que nosotros. Deberíamos disfrutar la comida y divertirnos, es uno de los placeres más simples y agradables en la vida.”

Julia Child aparece en la cinta Julie & Julia, donde es interpretada por Meryl Streep. La cinta cuenta la historia real de Julie Powell, una joven que en 2002 empezó un blog para documentar su reto de cocinar los 524 platillos de Mastering the Art of French Cooking. A Child le desagradó profundamente el proyecto de Powell, al que llamó “un truco publicitario”. Por supuesto, la interpretación de Streep en la película le valió una nominación al Oscar.

Pero aquí está faltando una receta y fue antes de aprender a cocinar lejos de Le Cordon Bleu-

Hablamos del ejército, de la marina… y allí tuvo una de las misiones más importantes. Que fue lograr que los tiburones no se acercaran a las bombas destinadas a los submarinos alemanes, ya que estos animales nadaban muy cerca de ellas y las hacían explotar. Entonces a Julia se le ocurrió una idea, desarrollaría un repelente de tiburones. Mezcló una serie de ingredientes desagradables y horneó una especie de galletas que olían a tiburón muerto, de manera que cuando los lanzaban al agua los tiburones no se atrevían a acercarse a ellas… ahora hay sonares, drones y ella, ya había buscado otros comensales.

Después de enviudar y de la muerte de su amiga Simone Beck, Child se retiró profesionalmente, entregó sus propiedades, donó su casa y oficina al Smith College y su Cocina al Smithsonian Institute, y se mudó a una comunidad de retiro. Recibió varios doctorados honoríficos y entró al National Women’s Hall of Fame. Falleció el 13 de agosto de 2004 y su última comida fue sopa de cebolla.

Gentileza: 

Beatriz Genchi
Museóloga – Gestora Cultural.
bgenchi50@gmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail