San Rafael, Mendoza miércoles 18 de mayo de 2022

Suicidio – Prevención Por:.Lic. En Psicología. Yanina Torres

El suicidio es un tema de salud que requiere un abordaje comunitario y responsable.

El suicidio es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el acto deliberado de quitarse la vida. Su prevalencia y los métodos utilizados varían de acuerdo a los diferentes países.

Según la OMS, unas 800 mil personas se suicidan cada año, lo que representa una tasa estimada de 11,4 muertes por cada 100 mil habitantes. Las muertes por propia voluntad representan la segunda causa de fallecimientos entre los jóvenes de entre 15 a 29 años, después de los accidentes de tránsito.

Un informe de la OMS también explica que la mayoría de las personas que intenta suicidarse es ambivalente y no busca exclusivamente la muerte. Se supone entonces que el suicida no quiere fallecer, sino que desea dejar de sufrir. Esta premisa se complementa con la idea de que los niños de entre 8 y 11 años no tienen noción de que la muerte es para siempre y muchos adolescentes tampoco. Por eso, pueden llegar a pensar que cuando estén muertos, las personas que los hicieron sufrir recapacitarán y dejarán de provocarles dolor cuando resuciten.

Es importante desmentir ciertos mitos que hay sobre el intento de suicidio o el suicidio llevado a cabo. Debemos reflexionar sobre los siguientes puntos:

  • La persona que se suicida no desea morir.La persona que tiene ideas suicidas está transitando una situación de ambivalencia en su vida, es decir, desearía morir si su vida continúa de la misma manera, pero desearía vivir si se produjeran cambios significativos en ella.
  • Se cree que el que dice o amenaza con quitarse la vida, no lo hace, sin embargo, la mayoría de las personas que se suicidan, hicieron saber el propósito antes de acabar con su vida. Toda persona antes de cometer un intento de suicidio evidencia una serie de señales que de ser detectada a tiempo puede ayudar a evitarlo. El suicidio no ocurre sólo por impulso.
  • El suicidio o intento de suicidio puede ocurrir durante un proceso depresivo o no.
    Los comportamientos suicidas se han asociado con depresión, abuso de sustancias, esquizofrenia y otros padecimientos mentales, además de comportamientos destructivos y agresivos. Sin embargo, esta asociación no se debe sobrestimar. No hay una relación directa entre el sufrimiento que padece quien desea terminar con su vida y los padecimientos o enfermedades mentales.
  • Hablar con una persona sobre sus intenciones de matarse no incrementa la posibilidad de cometer suicidio.Dialogar sobre el tema reduce la posibilidad de cometerlo y puede ser una oportunidad para ayudar a quien está padeciendo.

Cómo prevenirlo

Reconociendo los signos de alerta:

    • Aislamiento
    • Persistencia de ideas negativas
    • Dificultad para comer, dormir y trabajar
    • Desesperanza
    • Llanto inconsolable
    • Repentino cambio de conducta
  • Mostrando interés y apoyo
  • Respetando las diferentes expresiones de sentimientos
  • Eliminando prejuicios.

Si estás preocupado por alguien o necesitas acompañamiento, no estás solo. Podes pedir ayuda:

  • a tus amigos
  • a tu familia
  • en el centro de salud más cercano a tu casa
  • en el hospital
  • en tu escuela
  • en el club de tu barrio
  • en el templo religioso

Lic. En Psicología. Yanina Torres.

Mat. 4765

Mail: consultas@piukesalud.com.ar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail