San Rafael, Mendoza miércoles 18 de mayo de 2022

Operativo despegue: los gobernadores van por el desdoblamiento electoral para el 2023

Oslvaldo Jaldo junto a Alberto Fernández.Oslvaldo Jaldo junto a Alberto Fernández.
El gobernador interino de Tucumán confirmó que la elección provincial será en fecha diferente a la presidencial de octubre. La mayoría de los mandatarios tomará la misma decisión frente a un panorama político con incertidumbres.

En algunos círculos ya le pusieron nombre: “operación despegue”. Del tema ya se venía especulando desde hace unas semanas y fue el gobernador interino de Tucumán el primero de los mandatarios en dar el paso: confirmó que la elección provincial del 23 irá en fecha distinta de la presidencial. Se esperan anuncios similares. Los mandatarios provinciales prefieren atar sus suertes políticas a la agenda local y despegarla de los avatares del gobierno nacional. En 2023, a nivel nacional, el 13 de agosto serán las PASO y el 22 de octubre, las presidenciales.

Osvaldo Jaldo, con el visto bueno de Juan Manzur, el gobernador con licencia y jefe de Gabinte de Alberto Fernández, confirmó el desdoblamiento electoral casi de manera casual, en una breve entrevista con La Gaceta“En 2019 votamos en junio y creo que la fecha, hasta aquí, será junio”, comentó Jaldo. No dijo más. Los gobernadores quieren despegarse en voz baja, sin agitar los ánimos susceptibles del FdT. En Casa Rosada tampoco hay una mirada de reproche. Se entienden las urgencias locales.

En 2019 dominaron los desdoblamientos electorales. La mayoría de los mandatarios prefirió recostarse en los asuntos domésticos, lejos de la intención reeleccionista de Mauricio Macri y de la oposición peronista que aún no había alumbrado el Frente de Todos. De 22 provincias, solo cuatro votaron alineadas con la presidencial (CABA, Buenos Aires, Catamarca y La Rioja).

“Es preferible tener un escenario acotado a la agenda provincial y a los liderazgos locales, que no verse sometidos a algo que hoy no se puede saber para qué lado va a salir”, agregó.

En un breve repaso por el mapa nacional, Córdoba apuntó algunos ejemplos: “Río Negro va a desdoblar para ponerse fuera de la agenda nacional, igual que Neuquén”. Se trata de dos provincias gobernadas por partidos locales, ajenos al FdT y a Juntos.

El peronismo de Entre Ríos “la tiene complicada”, apuntó el consultor, y los desafíos también son grandes para los oficialismos justicialistas de La Pampa y Chaco, citando otros casos donde habría elecciones desdobladas.

“Los gobernadores están viendo que es altamente probable que el próximo Congreso Nacional sea atípico: es probable que haya mayoría de Juntos en ambas cámaras, producto de las malas elecciones previas del peronismo. Si JxC hace una buena elección, aun fragmentado, el Congreso Nacional va a ser antiperonista, y los gobernadores a eso también lo están viendo: ante un escenario hostil, es preferible despegarse, no asumir ningún tipo de compromiso nacional”, evaluó Córdoba.

Es una incógnita qué podría ocurrir en la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral que hace pesar su 38 por ciento en la torta nacional. Se están discutiendo en la Legislatura provincial alternativas para desdoblar. “En mi opinión el desdoblamiento favorece más a la oposición que al oficialismo peronista. La fortaleza del aparato aparece cuando se junta la elección provincial, con la municipal y la nacional; si cortás esa línea de transmisión, habrá que ver qué sucede”, dijo Córdoba.

El desdoblamiento electoral refleja un movimiento de cautela frente a un escenario electoral incierto para el año que viene, pero no necesariamente implica una toma de posición ante la grieta abierta en la cúpula del Frente de Todos. Por ejemplo, los gobernadores reconocen el excelente vínculo que tienen con el ministro Wado de Pedro, exponente de Cristina Kirchner en el Gabinete. A la vez, se mueven con comodidad con el resto de los ministros, casi todos alineados con Alberto Fernández. La propia gestión, a veces, tiende puentes políticos: en la reciente gira por Israel, funcionaron con un alto grado de entendimiento el conglomerado compuesto por Wado de Pedro, sus pares Domínguez y Filmus, el segundo de Manzur, Jorge Neme; el titular del Consejo Federal de Inversiones, Ignacio Lamothe (La Cámpora) y los gobernadores Jalil, Uñac, Insfrán, Alicia Kirchner y Bordet.

Gustavo Córdoba profundizó su mirada sobre el “escenario de incertidumbre” que ve de cara al 2023 y al que los gobernadores miran con cautela. “Puede haber tres opciones (competitivas) pero no puede descartarse un escenario de cinco opciones”, dijo.

Ve algo similar a las fragmentadas presidenciales de 2003, más que a las polarizadas de la última década. “En 2003, del primero al cuarto hubo una diferencia de tan solo 6 puntos. Hubo tres candidatos peronistas (Carlos Menem, Néstor Kirchner y Adolfo Rodríguez Saá) y dos antiperonistas (Ricardo López Murphy y Elisa Carrió). No descarto un escenario con dos candidatos que salen del FdT fracturado, y lo mismo Juntos por el Cambio, los halcones por un lado y las palomas, por otro”.

“¿Por qué no es raro que esto ocurra? Porque el elemento que cohesionó la unidad de Cambiemos allá por 2015, era la amenaza de un triunfo del peronismo en primera vuelta. Hoy esa amenaza aparece bastante lejana; no veo por el momento que haya una posibilidad del FdT ganando en primera vuelta el próximo año, salvo que la economía de un vuelco extraordinario. Y eso, al mismo tiempo, le quita incentivos a la unidad de JxC”, opinó Córdoba.

Fuente:https://www.losandes.com.ar/politica/operativo-despegue-los-gobernadores-van-por-el-desdoblamiento-electoral-para-el-2023/
Imagen de portada ilustrativa
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail