San Rafael, Mendoza miércoles 18 de mayo de 2022

Momia, se vende – Por:.Beatriz Genchi.

Impresionante fotografía de un vendedor de momias egipcias en 1875. Durante la era victoriana de 1800, la conquista de Egipto por parte de Napoleón extendió su historia a los europeos. En ese momento, las momias no recibían el respeto que merecían de las élites europeas y de hecho, las momias podían comprarse a los vendedores ambulantes para ser utilizadas como el evento principal para fiestas y reuniones sociales.

Las élites de la época solían realizar “Fiestas de Desembalaje de Momias”, que, como su nombre lo indica, tenía el tema principal en el que una momia se desenvolvería frente a una audiencia ruidosa, aplaudiendo. Durante este tiempo, los restos bien conservados de los antiguos egipcios se molían rutinariamente en polvo y se consumían como remedio medicinal.

De hecho, la momia pulverizada era tan popular que incluso instigó un comercio falsificado para satisfacer la demanda, en la que la carne de mendigos se vendía como la de los antiguos egipcios momificados.

A medida que avanzaba la revolución industrial, las momias egipcias fueron explotadas con fines más utilitarios: una gran cantidad de momias humanas y animales fueron molidas y enviadas a Gran Bretaña y Alemania para su uso como fertilizante.

Otros fueron utilizados para crear pigmentos marrones de momia o fueron despojados de sus envoltorios, y luego exportados a los Estados Unidos para su uso en la industria de fabricación de papel e incluso las momias fueron quemadas en Egipto como combustible para locomotoras.

A medida que avanzaba el siglo XIX, las momias se convirtieron en valiosos objetos de exhibición y decenas de ellos fueron comprados por ricos coleccionistas privados europeos y estadounidenses como recuerdos turísticos. Para aquellos que no podían pagar una momia entera, se podían comprar restos desarticulados, como una cabeza, una mano o un pie, en el mercado negro y contrabandearlos a casa.

El comercio de momias evolucionaba tan rápido que incluso después de saquear tumbas y catacumbas, no había suficientes cuerpos egipcios antiguos para satisfacer la demanda. Y así, se crearon momias falsas de los cadáveres de los delincuentes ejecutados, los ancianos, los pobres y los que murieron de enfermedades horribles, enterrándolos en la arena o llenándolos de betún y exponiéndolos al sol para adquirir la apariencia.

Gentileza:
Beatriz Genchi.

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

beagenchi@hotmail.com

Puerto Madryn – Chubut

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail