San Rafael, Mendoza miércoles 18 de mayo de 2022

Macron fue reelecto en la segunda vuelta, según sondeos a boca de urna

“Estoy encantada de poder continuar nuestra excelente cooperación”, dijo por la misma vía la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Los franceses votaron este domingo en la segunda vuelta de la elección presidencial para decidir si confiaban un nuevo mandato al presidente de centro Macron o daban un giro a la extrema derecha con Le Pen, una elección crucial con réplicas en el mundo.

Casi 49 millones de franceses estuvieron llamados a votar en miles de centros en el continente, los territorio de ultramar y el extranjero. Las mesas cerraron a las 20 (las 15 en la Argentina). Entre un 27,8% y un 29,8% de franceses no acudieron a votar, un nivel de abstención inédito desde 1969 (31,3%).

Macron es el primer jefe del Estado en ser reelegido desde el conservador Jacques Chirac (1995-2007). Le Pen, por su parte, no pudo convertirse en la primera mujer presidenta.

El presidente votó pasado el mediodía en la norteña localidad de Le Touquet, en la región de Paso de Calais, acompañado de su esposa, Brigitte. Al salir del centro de votación, unos 20 minutos después, saludó a decenas de simpatizantes.

En tanto, una multitud aun mayor vitoreó a Le Pen a su llegada a la mesa donde votó, en el norte de Francia, en la ciudad de Hénin-Beaumont, en el mismo departamento de Paso de Calais. Con una gran sonrisa, avanzó muy lentamente hacia su mesa, estrechando la mano de partidarios y tomándose selfies.

Según los últimos sondeos, publicados el viernes, el candidato de La República en Marcha (LREM), de 44 años, se impondría a su rival de la Agrupación Nacional (RN), de 53 años, con una ventaja menor que en 2017. Cinco años después, Francia no es el mismo país: protestas sociales marcaron la primera mitad del mandato de Macron, una pandemia mundial confinó a millones de personas y la ofensiva rusa en Ucrania sacudió con fuerza el continente europeo.

La guerra a las puertas de la UE sobrevoló la campaña, aunque la principal preocupación de los franceses fue su poder adquisitivo, en un contexto de aumento de los precios de la energía y de la alimentación.

Más allá de elegir entre dos modelos de sociedad, los electores tenían entre sus manos escoger qué lugar en el mundo quieren para esta potencia económica y nuclear hasta 2027, una decisión que habría podido implicar cambios de alianzas si ganaba Le Pen.

La heredera del Frente Nacional propuso inscribir la “prioridad nacional” en la Constitución, para excluir a los extranjeros de las ayudas sociales, así como abandonar el mando integrado de la OTAN y reducir las competencias de la UE.

El mandatario reelecto abogó en cambio por más Europa, ya sea en materia económica, social o de defensa, y recuperar su impulso reformista y liberal, con su propuesta estrella de retrasar la edad de jubilación de 62 a 65 años, que en 2020 ya creó protestas masivas.

SEGÚN LE PEN, SU DERROTA FUE “UNA BRILLANTE VICTORIA”

La ultraderechista Marine Le Pen aseguró este domingo que su resultado en la elección presidencial en Francia representa “una brillante victoria”, pese a haber perdido contra el mandatario centrista Emmanuel Macron.

“El resultado representa en sí mismo una brillante victoria”, aseguró Le Pen tras conocerse las primeras estimaciones, según las cuales obtuvo entre 41,8% y 42,4% de los votos, el mejor desempeño de la ultraderecha en una presidencial en Francia. “Continuaré mi compromiso por Francia y los franceses (…) Libraré esta batalla”, agregó.

Los primeros ministros socialdemócratas de Alemania, España y Portugal, así como el expresidente izquierdista de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, expresaron su apoyo a Macron durante la campaña.

La abstención se anunciaba como una de las principales incógnitas del balotaje, máxime cuando el desencanto por deber votar de nuevo entre Macron y Le Pen cunde entre parte del electorado, especialmente jóvenes y los votantes del izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

El 10 de abril, Mélenchon quedó en tercer lugar con casi 22% de votos. Los dos finalistas lanzaron guiños a sus electores durante toda la campaña para tratar de movilizarlos y atraerlos.

Le Pen apostó por aparecer como la defensora del poder adquisitivo, ante un rival que, a su juicio, desprecia las clases populares. Macron se esforzó en desmontar el programa de su rival y advertir del peligro de la llegada de la extrema derecha al poder.

La abstención se situó en el 26,31% en la primera vuelta. El actual balotaje puede batir el récord de votos en blanco o nulos que muchos franceses escogieron en 2017 para expresar su rechazo a elegir entre los dos finalistas.

Tras las presidenciales seguirán las elecciones legislativas en junio, claves para la gobernabilidad. Actualmente, el partido de Macron tiene la mayoría.

Telam

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail