San Rafael, Mendoza martes 05 de julio de 2022

Haz el amor, no la guerra – Por: Beatriz Genchi.

Durante los años 1960 y 1970, los hippies, fueron miembros de un movimiento contracultural que rechazó las costumbres de la vida tradicional estadounidense. El movimiento se originó en campus universitarios de ese país, aunque se ha extendido a otros países, incluyendo Canadá y Gran Bretaña.

El nombre derivado de “hip”, un término aplicado a los beats (movimiento literario) de los años 50, como Allen Ginsberg y Jack Kerouac, que eran considerados los precursores de los hippies.

Mientras que el movimiento surgió en parte como oposición a la participación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam (1955-1975), los hippies generalmente no estaban directamente involucrados en la política, a diferencia de sus compañeros activistas conocidos como “Yippies” (International Youth Rhythm).

En su mayoría era un grupo blanco de clase media de adolescentes y adultos jóvenes de entre veinte y veintisiete años que pertenecían a lo que los demógrafos llaman una generación de baby-boom. Se sintieron alejados de la sociedad de clase media, a la que veían dominada por el materialismo y la represión. Los hippies desarrollaron su propio estilo de vida, lo que creó una sensación de marginalidad. Probaron estilos de vida comunitarios o cooperativos y a menudo adoptaron dietas vegetarianas basadas en alimentos crudos y practicaron la medicina holística. También eran conocidos por su estilo único, cabello largo y ropa casual, a menudo no convencional, a veces en colores “psicodélicos”.

Muchos hombres se dejaron crecer la barba, y tanto hombres como mujeres llevaban sandalias y collares. Fue crucial para los antiguos residentes urbanos que practicaban la agricultura semi sostenible en las zonas rurales (que llegó a llamarse un movimiento de regreso a la tierra). Tendían a abandonar la sociedad, dejando los trabajos regulares y carreras formales.

Defendieron la no violencia y el amor, popularizando la frase popular que era; “haz el amor, no hagas la guerra”. Promovieron la apertura y la tolerancia como alternativas a las restricciones. Los hippies a menudo practicaban relaciones sexuales abiertas y vivían en varios tipos de grupos familiares. A menudo buscaron guía espiritual de fuentes ajenas a la tradición judío-cristiana, en particular el budismo. Con influencia en la astrología por lo que el periodo a menudo refería como la era de Acuario. También promueven el uso recreativo de drogas, principalmente la marihuana y el LSD (dieta de ácido lisérgico), en los llamados “viajes”, justificaban la práctica como para la expansión de conciencia.

Entre 1957 y 1978, alrededor de 100.000 jóvenes de Estados Unidos y Europa Occidental viajaron por tierra a través de varios países, buscando iluminación, aventura o algo exótico.

Tanto la música folk como el rock fueron parte integral de la cultura hippie. Cantantes como Bob Dylan y Joan Báez y bandas como Beatles y Rolling Stones estuvieron entre los más identificados con el movimiento. El musical “Hair”, una celebración del estilo de vida hippie, se estrenó en Broadway en 1968.

A mediados de la década de 1970, el movimiento había disminuido y, en los 80, los hippies dieron a luz a una nueva generación de jóvenes que querían hacer una carrera en los negocios y llegaron a ser conocidos como yuppies (jóvenes profesionales urbanos). Sin embargo, los hippies continuaron influyendo en la cultura más amplia, visto, por ejemplo, actitudes más relajadas hacia el sexo, nueva preocupación por el medio ambiente y una disminución generalizada de la formalidad. Sus trajes y algunas de sus prácticas han entrado en la cultura dominante, y la palabra hippie se ha convertido en un término amplio para una persona que comparte superficialmente algunos de los mismos intereses de la cultura hippie.

Gentileza:

Beatriz Genchi.

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

beagenchi@)hotmail.com

Puerto Madryn – Chubut.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail