San Rafael, Mendoza miércoles 28 de septiembre de 2022

El Gobierno celebra por un superávit de casi 27 mil millones, pero la caída de la recaudación enciende las alertas

El ministro de Hacienda y Finanzas Víctor Fayad.El ministro de Hacienda y Finanzas Víctor Fayad.

Si bien hay entusiasmo con el resultado preliminar de las cuentas de 2021, la caída de la recaudación de 9% respecto de 2019 (año sin pandemia) preocupa. En qué se usará el dinero excedente del año pasado.

En el Ministerio de Hacienda se trabaja en el cierre del año 2021. Si bien la tarea todavía no está concluida, advierten que se producirá un hecho que podría considerarse histórico: se estima que las cuentas del año pasado presentarán un superávit cercano a los 27 mil millones de pesos. Desde hace 18 años que no se registra un resultado positivo en la provincia.

Si bien el Gobierno celebra el dato, en el análisis aparecen dos datos preocupantes. El total de ingresos tributarios de origen provincial aumentó 9% en 2021 en relación a 2020, aunque esto no alcanzó para compensar la caída producida por la paralización de actividades por la cuarentena, ya que la recaudación de 2021 fue 6% inferior a la de 2019, en términos reales.

Más aún. La disminución de los ingresos tributarios provinciales (siempre en términos reales, es decir eliminando el efecto inflacionario) llega a 22% si se compara con la recaudación de 2.017, último año en el que se verificó un aumento anual.

Desde Hacienda recuerdan que desde 2017 Mendoza comenzó a aplicar una política gradual de reducción de impuestos a la actividad económica en Ingresos Brutos y Sellos que se mantiene hasta 2022 inclusive, pero que también, la economía no crece desde 2018. Esas serían las explicaciones del fenómeno.

“El año pasado mantuvimos el superávit. Por primera vez en mucho tiempo logramos un superávit corriente, en un contexto bastante complicado, nuestra recaudación se cayó, pero comparado con 2020 se recuperó. Sin embargo, preferimos comparamos con niveles prepandemia. En esa comparación estamos recontra abajo” dijo el ministro Víctor Fayad a Los Andes.

Los últimos datos de ejecución presupuestaria publicados en el sitio web del Ministerio de Hacienda y Finanzas de Mendoza, corresponden a noviembre del año pasado. El resultado operativo a ese mes, incluyendo pagos por amortización de deuda, es de 27.129 millones de pesos; es decir que sobró plata recaudada por el Estado.

Según las ejecuciones presupuestarias publicadas en el sitio web de Hacienda, la última vez que hubo superávit fue en el ejercicio 2004, cuando se registraron 53 millones de excedente, después de cubrir todos los gastos y las amortizaciones de deuda. 

Según la explicación de Fayad, si bien el ritmo del gasto siempre se acelera en diciembre, no solo por el pago de aguinaldos, sino también porque todas las reparticiones imputan gastos para exprimir el presupuesto otorgada a cada una, pero también se acelera la recaudación impositiva, por lo que “creemos que el superávit del año cerrará un poco por debajo de los 27 mil millones de pesos”.

En 2020, con pandemia y cuarentena fuerte, el resultado operativo no fue el mismo. De acuerdo a la ejecución presupuestaria publicada, hubo déficit por 6.495 millones de pesos; es decir que los ingresos del Estado no alcanzaron para cubrir todos los gastos, incluidos los pagos de deuda. Ese años, si se tienen en cuenta sólo los ingresos corrientes y gastos corrientes del Estado (los cotidianos), hubo lo que se conoce como superávit primario de 4.815 millones de pesos.

Al cierre de 2019, antes de la pandemia y los efectos de la cuarentena estricta, las cuentas de la provincia exhibían el mismo fenómeno: superávit primario de 955 millones de pesos y (agregando los pagos de deuda) déficit operativo de 14.670 millones. 

En 2017 el resultado primario había sido negativo, -26,6 millones de pesos, pero era el mejor después de varios años de déficit. Por eso este año celebran; argumentan que a pesar de la inflación, los gastos así como el perfil de la deuda pública fueron adecuados permitiéndole a Mendoza registrar nuevamente un resultado superavitario en el año 2021. Superávit tanto corriente como financiero, un hito que no ocurría hacía varios años en las finanzas provinciales.

Sin embargo, la evolución de la recaudación mete sombras en festejo. En 2019, año prepandémico, la recaudación llegaba a 66.907 millones de pesos en concepto de impuestos provinciales. En 2021, con dos años de inflación elevada, la recaudación de impuestos provinciales sumó 94.398. Si vamos a 2017, en todo el año la recaudación de impuestos provinciales llegó a 32.542 millones de pesos, pero con inflaciones de 47% en 2018, 52% en 2019, 36% en 2020 y 51% en 2021.

Desde Hacienda explican que si bien el PBI de Argentina creció en 2021 con respecto al 2020 todavía se encuentra 1% por debajo del registrado en 2019 y aún más alejado del observado en 2017, antes de que la economía entrara en recesión. En ese contexto es que, en 2021 Ingresos Brutos está 7% por debajo de 2019, Inmobiliario 10% inferior y sólo registran valores mínimos positivos respecto a 2019 en Sellos, Tasa de Justicia y Automotor con sólo 2%; la comparación está hecha siempre en términos reales, es decir, una vez eliminado el efecto de la inflación.

La explicación para esa caída de la recaudación contiene dos “buenas noticias” y dos malas. Por el lado de las buenas, se argumenta que desde 2017 hubo baja de alícuotas de impuestos provinciales y topes a la suba por el incremento del avalúo de los bienes para el cobro de impuestos patrimoniales; las malas es que la actividad está cayendo y ha crecido la morosidad, sobretodo en impuestos patrimoniales. “las rebajas de alícuotas y el topeo, han sido voluntarios, una política tributaria y sólo se pueden hacer cuando se ordena el gasto. En los dos primeros años pesan mas las buenas noticias y los dos últimos años pesan las malas”, dice el ministro Fayad.Respecto de la coparticipación de impuestos federales, Fayad señala que “Nación recauda mucho más directo de la inflación y no han tenido disminución de alícuotas o de impuestos. De hecho, el cierre de la brecha fiscal para firmar el acuerdo con el Fondo Monetario es con impuestos y un supuesto crecimiento que es una utopía. Así es que viene creciendo la copa, contra el 19 está mejor que la recaudación propia”.

¿QUÉ HACER CON LA PLATA DEL SUPERÁVIT?

El ministro de Hacienda Víctor Fayad le pone dos objetivos. Dice que “serán un colchón para transitar un periodo de incertidumbre que puede ponerse complicado. La macroeconomía nacional muy inestable y a la crisis económica se suma una política”. Por otro lado, se plantea reactivar la obra pública.

Finalmente, el objetivo en todos los casos es “mantener cumplimiento todos los compromisos financieros que tiene la provincia, darle certezas a todos los que trabajan con nosotros (empleados, proveedores y acreedores). Si los acreedores te ven flojito ya no refinancian, suben precios”.

De acuerdo a las estimaciones de Hacienda, el plan de obra pública con recursos propios llegará a $24.825 millones de inversión. De ese dinero, 60% será destinado a obras de salud, educación, seguridad y vivienda, mientras que el 40% restante está orientado a justicia, infraestructura vial, municipal y desarrollo productivo.

El ministro apunta al plan de obras en curso, se suma el costo fiscal de Mendoza Activa, que en 2022 será más pesado. “Son impuestos que no se recaudan, se viene fuerte este año el crédito fiscal de las inversiones incluidas en el programa, que es una muy buena política para reactivar la economía. Este año dependeremos de si crecemos un poco más”.

Fuente:https://www.losandes.com.ar/politica/el-gobierno-celebra-por-un-superavit-de-casi-27-mil-millones-pero-la-caida-de-la-recaudacion-enciende-las-alertas/

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail