San Rafael, Mendoza domingo 16 de enero de 2022

PIEL DE CEBOLLA

La piel marrón y las capas externas de las cebollas son ricas en sustancias beneficiosas para la salud.

La piel de las cebollas son ricas en fibra, flavonoides y antioxidantes además de que las cebollas contienen vitamina A, C y E.

La piel de las cebollas tiene propiedades anti-cancerígenas, antifúngicas, propiedades antibacterianas y antioxidantes.

Propiedades

  • Según estudios realizados la piel de las cebollas puede ser utilizada como un ingrediente dietético debido a la alta cantidad de fibra no soluble que contiene. La fibra insoluble ayuda a mantener los movimientos intestinales regulares, elimina los residuos tóxicos en el colon y mantiene el pH en los intestinos en niveles óptimos, previniendo la formación de células cancerosas. El consumo de fibra también ayuda a reducir el riesgo de muchas enfermedades como el cáncer de colon, enfermedades cardiovasculares, la obesidad y la diabetes tipo 2.
  • Se destacó la importancia de los flavonoides que contiene la piel de las cebollas, entre ellos la La quercetina es un flavonoide con numerosas propiedades medicinales que se encuentra en la piel de las cebollas que ayuda a reducir la presión arterial, ayuda a prevenir la obstrucción de las arterias, y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon, obesidad y problemas gastrointestinales.
  • Es una buena fuente de antioxidantes que es se puede utilizar tanto para preparar un té como un ingrediente más para cocinar. Para preparar un té con la piel de las cebollas tan solo tiene que añadir agua hirviendo sobre las pieles y dejar reposar durante 15 minutos antes de colar y tomar. Puede tomar este té todos los días por la noche antes de acostarse ya que la quercetina también tiene un efecto sedante.
  • Puede utilizar también la piel de la cebolla para la preparación de sopas y guisos ya que la piel es comestible.
  • No se debe tomar la piel de cebolla durante el embarazo o durante la lactancia.

Beneficios y usos

  • Fortalece el sistema inmunitario: Los compuestos fenólicos que contiene la cáscara de cebolla han demostrado tener efectos importantes en el fortalecimiento del sistema inmunitario del cuerpo. Se dice que tiene la capacidad de prevenir las enfermedades virales y acelera la recuperación de las infecciones del sistema respiratorio.
  • Combate los resfríos: Los resfríos y la rinitis alérgica pueden tratarse de forma efectiva gracias a las sustancias que libera este ingrediente a modo de vaporización. Esto se consigue hirviendo las cáscaras en una buena cantidad de agua y, posteriormente, inhalando el vapor resultante. De inmediato se sentirá una mejora en la inflamación de los senos paranasales y la congestión.
  • Alivia la bronquitis: Se pueden aliviar con este ingrediente la bronquitis aguda y la tos severa. En este caso se prepara una infusión con las pieles y, pasados 15 minutos, se aplica el líquido en el pecho con la ayuda de una gasa gruesa.
  • Trata las infecciones del tracto urinario: Las enfermedades virales y bacterianas que afectan la salud renal y de la vejiga disminuyen gracias al poder antibiótico de esta cáscara. Si es necesario ingerir la infusión, basta con tomar un par de cucharadas cuatro veces al día.
  • Combate los trastornos cutáneos: Una simple cáscara de cebolla pudiera ser la solución a las verrugas, los hongos y otros trastornos comunes de la piel. Sus efectos se obtienen tras varias aplicaciones, es bueno hacer el intento cuando no se cuenta con otros tipos de tratamientos. Puedes emplearla a través de la infusión y mezclándola con un poco de vaselina.
  • Alivia la estomatitis: La estomatitis es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de la mucosa bucal. A menudo se distingue como herpes labial, pero también pueden llamarse úlceras o aftas. Se desarrollan por el crecimiento del virus del herpes simple, podemos emplear la acción antiviral de este ingrediente como remedio natural. Cuécelas en agua y utiliza el líquido varias veces al día como si se tratase de un enjuague.
  • Previene las enfermedades cardiovasculares: En estas cáscaras se concentra una cantidad significativa de fibra y sustancias fenólicas que favorecen la reducción del colesterol alto y la prevención de varias enfermedades cardiovasculares. La quercetina y otros flavonoides previenen el daño coronario y están relacionados con la disminución del riesgo de cáncer.
  • Disminuye la inflamación y las várices: Los flavonoides que aporta este ingrediente son beneficiosos en el tratamiento de la inflamación y los problemas circulatorios. Al tomar su infusión se regula el flujo sanguíneo, mejorando su paso a través de las arterias para evitar las várices y la presión arterial alta. También se puede aplicar de forma tópica, picando finamente las cáscaras para mezclarlas con un poco de aceite de oliva. En este último caso conviene dejarlas macerar durante 10 días para que sus extractos se desprendan en el producto.
  • Tratamiento capilar: Muchos han empleado el jugo de cebolla como tratamiento alternativo contra la caspa, el exceso de producción de grasa y la caída del cabello (usarla como loción para fortalecer y abrillantar el cabello). Algunas aseguran que usándola de forma continua se puede retrasar el proceso de envejecimiento y las canas.

Gentileza: www.susanaperucca.com.ar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail