San Rafael, Mendoza viernes 21 de enero de 2022

La ciudad que cambió el calendario – Por:.Beatriz Genchi

Hasta el año 154 a.E.C, el año administrativo en los dominios de Roma acababa el 14 de marzo, y lo que hoy es el día de Año nuevo tocaba en los Idus de Marzo (el 15 de marzo), jornada en la que arrancaba el calendario y en la que se elegían a los cónsules. Sin embargo, la revuelta de la ciudad celtibérica de Segeda obligó a cambiar el inicio del año.

Tito Livio, en su “Historia de Roma desde los orígenes”, cuenta escuetamente lo siguiente:

“En el año 598 de la fundación de la ciudad, los cónsules entraron en la magistratura en las calendas de enero. La causa de este cambio fue una rebelión en Hispania […]”

Los belos eran la etnia celtíbera que dominaba una amplia extensión geográfica del nordeste peninsular y que tenía un poderoso centro social y administrativo en Segeda, actual término municipal de Mara, en la provincia de Zaragoza.

Según Apiano, en el año 153 a.E.C se produjo un hecho que a ojos de los romanos rompía con el tratado acordado en el 179 a.E.C por Graco, y que acababa con años de convivencia pacífica. Roma consideró que éstos habían roto los pactos aduciendo como “casus belli” el hecho de que en Segeda se hubiera procedido a ampliar las murallas de la ciudad.

El Senado lo consideró como una infracción de los acuerdos de Graco y una amenaza para sus intereses en Hispania por lo que prohibió continuar la muralla y exigió, además, el tributo establecido con Graco. Los segedenses arguyeron que la muralla era una ampliación y no una nueva construcción y que se les había exonerado del pago del tributo después de Graco.

Para enfrentar el conflicto en Hispania, el Senado decidió que, en lugar de un Pretor como era costumbre, en esta ocasión enviaría a un Cónsul en quien los senadores depositaron toda su confianza. El elegido fue Quinto Fulvio Nobilior.

Además el Senado también cambió la fecha de nombramiento de las Magistraturas. Se decidió adelantar el nombramiento para acometer los preparativos y los rituales preceptivos entre enero y febrero y permitir la llegada del Cónsul a Hispania con un ejército en marzo, para evitar su llegada en pleno invierno.

Por dicho motivo, se adelantó la fecha de elección consular al 1 de enero. Hasta entonces enero y febrero eran los dos últimos meses del calendario. Sept-iembre, Oct-ubre, Nov-iembre y Dic-iembre siguieron conservando los prefijos de séptimo, octavo, noveno y décimo mes respectivamente, a pesar de que pasaran ahora a la posición 9º-12º.

El Senado romano movilizó un ejército de 30.000 hombres para atacar a Segeda, el doble de lo que hasta entonces era habitual en los contingentes que llegaban a la Península. Los belos se aliaron a una de las tribus celtíberas más poderosas, los arévacos, cuya ciudad más importante era Numancia.

Al llegar las tropas de Roma, Segeda estaba vacía, abandonada por sus habitantes. Nobilior se lanzó a lo que, equivocado, creía una simple persecución. Los segedanos habían sido acogidos por la ciudad celtíbera arévaca de Numancia, y las tropas conjuntas de ambas ciudades tendieron una emboscada al ejército de Nobilior, asestándole una severa derrota.

Tras esta derrota a las puertas de Numancia, Nobilior tuvo que retirarse a su cuartel de Renieblas, hostigado por numantinos, segedanos y el cruel invierno de la meseta.

Al año siguiente, el nuevo cónsul no pudo más que reconocer la derrota y firmar una tregua con los celtíberos.

Tregua esta que duró unos ocho años, tras la cual Numancia lideraría la resistencia frente a Roma en lo que sería la tercera y última Guerra Celtibérica pero, algo quedó hasta los días de hoy de ese suceso en el calendario romano: el cambio de año el día 1 de enero.

Gentileza: 

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail