San Rafael, Mendoza martes 09 de agosto de 2022

Una visita con sabor agridulce – Por:.Prof. Marilina Scarlata. Directora de Divulgación Científica AAPN

Mapa físico de Chubut. Crédito:  https://www.gifex.com/America-del-Sur/Argentina/Chubut/Fisicos.html

En ocasión de realizar un paseo por la cordillera andina del sur, a fin del mes de noviembre de 2021, tuve la oportunidad de visitar (no por vez primera) el bello Parque Nacional Los Alerces, designado por UNESCO Sitio de Patrimonio Mundial Natural  en el año 2017,  ubicado a 34,4 km de la ciudad de Esquel por Ruta Provincial N°71,  en la provincia de Chubut, República Argentina.

Allí, como es de imaginar, la naturaleza es generosa en flora y fauna autóctona; para esa fecha el colorido que ofrecen los arbustos florecidos y las flores silvestres es tan atractivo que es imposible no tentarse registrando fotográficamente ese paisaje. Al igual que el placer especial que produce recorrer su extensión rodeando los lagos Futalaufquen, Menéndez, Rivadavia, Krüger, Verde, Cisne, Stange, Chico y Amutui Quimei.; y los ríos Frey, Percy, Corinto, Futaleufú, el maravilloso Arrayanes y el arroyo Nant y Fall.

Lupinus y Retama sphaerocarpa L  Lago Futalaufquen. Crédito: Prof. Marilina Scarlata

Sin embargo, en esta actualidad dolorosa del mundo en pandemia, aunque el corona virus no haya atacado con desdén esta superficie porque no está peligrosamente poblada por humanos a estos efectos, el Parque sufre las consecuencias.

Estuvo cerrado al público durante los años 2020 – 2021 y por lo tanto la Administración de Parques Nacionales redujo el personal afectado a él; es decir que por ejemplo no hubo Guardaparques (y aún no están todos) en las secciones correspondientes, porque no han sido restituidos. Este hecho ha traído como secuela la ausencia de cuidados y resguardo de los tesoros naturales que alberga el Parque Nacional. Hay senderos destruidos y es imposible pasar por ellos.

El “mal del ciprés” (Austrocedrus chilensis) ha atacado y derribado demasiados árboles, que si bien es cierto es una especie “Casi Amenazada” según la Lista Roja publicada en https://www.iucnredlist.org de Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza UICN, se ha empobrecido la vegetación y se ponen en peligro los recorridos que hasta ahora pueden realizarse, sin que nadie se ocupe, tanto  sea de minimizar la contaminación como de abrir caminos y facilitar el paso sin riesgos. La señalización de senderos tampoco está actualizada y por sectores es fácil desorientarse.

  Caida de Ciprés de la cordillera andina. Crédito: Prof. Marilina Scarlata

Debo destacar otra novedad sorprendente, observé las costas del Lago Verde y del Río Arrayanes muy modificadas por el avance y proliferación de coipos (Myocaastor coypus)

Credito: Prof. Marilina Scarlata

El coipo o nutria  está catalogado como “Preocupación Menor” (LC) en su estado de conservación, según UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) en Lista Roja de la UICN publicada en https://www.iucnredlist.org

No obstante, es evidente que ante la ausencia de personas y acciones perturbadoras durante la pandemia de covid, y teniendo en cuenta que se reproduce mediante 2 o 3 camadas durante cada año, y prácticamente no tiene predadores, queda clara la modificación del ecosistema, demasiados juncos secos, tierras poseadas, en definitiva, el hábitat fue apropiado por ellos. Puede interpretarse este señalamiento como negativo o positivo según criterios del lector…

Como si este panorama fuera poco, durante el año 2020, incendios forestales extensos se expandieron por las laderas montañosas dejando arrasado el terreno, y con él lógicamente la flora y la fauna. Fueron catástrofes sin investigación profunda o al menos sin demasiada información acerca de cómo, quiénes o por qué se produjeron.

Y para sumar aspectos dolorosos, la zona de la Villa del Lago Futalaufquen está asediada por el grupo RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) que en reclamo de supuesta posesión de tierras ha ocupado un sector lindante y produce ataques imprevistos a emprendimientos privados tales como campings, cometiendo delitos de robos y hurtos de bienes de sus propietarios, según  manifestaciones del propio dueño del Camping Las Rocas, ubicado al ingreso al Parque.

Todo lo mencionado a manera de sencillo y resumido informe personal, provoca un sabor agridulce después de un paseo que hasta hace poco tiempo era de completa ensoñación.

Gentileza:

Por:.Prof. Marilina Scarlata. Directora de Divulgación Científica AAPN

marienlaradio@gmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail