San Rafael, Mendoza domingo 16 de enero de 2022

El PJ mendocino busca tomar distancia del kirchnerismo, pero no piensa en acuerdos con Suárez

Anabel Fernández Sagasti, presidenta del PJ, con intendentes y legisladores en Casa Rosada.  Foto Federico López ClaroAnabel Fernández Sagasti, presidenta del PJ, con intendentes y legisladores en Casa Rosada. Foto Federico López ClaroEsperan que Anabel Fernández Sagasti baje el perfil en la conducción local para llamar a dirigentes desencantados con el sector kirchnerista. Por otra parte, no se vislumbra un mejor diálogo con el Gobierno provincial, y sigue cerrada la discusión por la reforma de la Constitución.

El peronismo mendocino comienza de a poco a reordenarse luego de las elecciones del 14 de noviembre. Si bien es cierto que para algunos es pronto para analizar qué ocurrió para que se cristalizara quizás la derrota más importante de los últimos años -en términos de votos recibidos y diferencia ante el principal frente oficialista, Cambia Mendoza– ya aparecen acciones e ideas de algunos sectores internos del peronismo, que marcan diferencias con el kirchnerismo, plantean una mayor “provincialización” y exigen más presencia nacional. Aun así, no se evidencian instancias de acuerdo con el gobierno provincial luego del fuerte enfrentamiento político en año electoral, que dejó en veremos la reforma de la Constitución y el voto negativo a la refinanciación de las deudas del 2022.

Si bien hay diferencias dentro del Frente de Todos, principalmente entre intendentes y el sector kirchnerista, los puntos en los que han cerrado un acuerdo tácito por ahora es en no dar el brazo a torcer con el radicalismo.

Recordemos que días después de las elecciones, el ministro de Gobierno, Víctor Ibáñez, salió a pedir nuevamente por la reforma de la Constitución, y mandó un mensaje al peronismo: “Con el apoyo electoral de la ciudadanía a la gestión de este gobierno, esperamos que la oposición haya tomado nota de esto y se sienta a dar debate en este tema que beneficiaría tanto a la institucionalidad de Mendoza como a la ciudadanía”.

No obstante, los principales referentes del PJ cerraron la puerta por ahora a acuerdos, y señalaron que “no han llamado a nadie” desde el radicalismo. Además, desde comunas como las de Maipú y San Rafael aseguraron que “si tanto quería el radicalismo bajar el gasto político de la Legislatura lo podría haber hecho en el Presupuesto 2022″.

Lo cierto es que, para el peronismoel oficialismo deberá hacer “algo más” que un mero llamado en medios de comunicación y discusión legislativa, para conseguir avales para reformar la Constitución, teniendo en cuenta también que Cambia Mendoza, salvo para tratamientos donde es necesaria una mayoría especial, no necesita de ellos para aprobar proyectos, ya que tiene más de la mitad de los legisladores en ambas cámaras.

Por otro lado, hacia futuro también se pondrá en foco la renegociación de las deudas del 2023, otro de los puntos importantes donde el peronismo tendrá voz y voto.

DISCUSIÓN INTERNA

Referentes del peronismo, entre los que se incluyen algunos intendentes, sostienen que con sus comunas ha habido una buena relación, trato y presencia nacional, pero reconocen también que en parte “se ha dado de comer” al radicalismo con los repartos de recursos discrecionales. En el kirchnerismo, por su parte, contradicen la denuncia radical y comparan el aumento de recursos a la provincia con respecto a lo que entregó Mauricio Macri en el pasado.

Esta semana, intendentes y principales legisladores del Frente de Todos (también estuvo el aliado José Luis Ramón) visitaron Casa Rosada, luego de ser convocados por el jefe de Gabinete de Alberto Fernández, Juan Manzur. El funcionario tucumano, junto al ministro del Interior Eduardo De Pedro, recibieron información de primera mano respecto del golpe electoral recibido en Mendoza.

El propio Ramón habló de una “falta de presencia política” aunque no dijo que haya habido falta de recursos. También sostuvo que “tienen interés de que la situación cambie en Mendoza”.

Lo cierto es que parte del espacio intenta equilibrar la relación con Nación mientras preparan un peronismo “más mendocinista”, a la espera de que se haga realidad el gesto de la presidenta del PJ, Anabel Fernández Sagasti, de bajar el perfil y así poder enfocarse más en buscar alianzas de peronistas desencantados.

“Está claro que el kirchnerismo en Mendoza no tiene cabida”, ha dicho en varias oportunidades Iannizzotto. Lo cierto es que intendentes del PJ, como Roberto Righi (Lavalle), Emir Félix (San Rafael) y Matías Stevanato (Maipú), sostienen la necesidad de tener ese vínculo más fuerte con el sector productivo, y también convocar a otros dirigentes que hoy no están en el espacio.

Hay un antes y un después de esta elección. La conducción es seducción y no la tuvimos, tenemos que ver por qué no nos acompañaron, pero muchos de los que no están con nosotros y se fueron, hoy no están contentos con el kirchnerismo”, expresaron desde una de las comunas con tiros por elevación al kirchnerismo, aunque también dejaron en claro que “no se puede sin el kirchnerismo tampoco”; y remataron: “El peronismo necesita renovarse a nivel provincial, enamorar a los mendocinos con un discurso claro y escuchar demandas reales. Faltan figuras nuevas”.

Fuente:https://www.losandes.com.ar/politica/el-pj-mendocino-busca-tomar-distancia-del-kirchnerismo-pero-no-piensa-en-acuerdos-con-suarez/

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail