San Rafael, Mendoza viernes 21 de enero de 2022

El delta turístico – Por:.Beatriz Genchi

El interés turístico en la sección de Islas del Delta en el partido de Tigre – Bs.As., comenzó a crecer a partir del siglo XX, luego de la difusión idílica de escritores como Marcos Sastre, del reconocimiento y empuje que le dio a la región Domingo Faustino Sarmiento en 1855.

La colonización de los inmigrantes que trabajaron sus tierras; la llegada del ferrocarril a la estación fluvial; sumando …

Los pioneros, fueron el Recreo el Toro, del Río Capitán y Arroyo Toro de islas de Tigre, que data de 1870.

Había algunos que creaban condiciones propicias. Como por ejemplo el Recreo Isla Flora, sobre el Río Luján, de 1887, denominado así en homenaje a la hija de la dueña, Doña Federica Meier. Allí, en un rancho de barro, la familia atendía a los comensales visitantes, que viajaban previamente transportados desde el continente.

Cuando en el puerto de Buenos Aires atracaban transatlánticos alemanes, doña Federica los visitaba e invitaba a los oficiales y marineros a pasar un día en las islas para comer, pescar y bañarse. No había aún transporte a motor. Los hijos de Federica en una canoa navegaban a Tigre, compraban las provisiones y de paso llevaban a los visitantes.

En 1914 ya recibía más de 1.000 turistas por domingo. Lanchas propias hacían el recorrido de ida y vuelta al continente. Alrededor de 1940 se podía comprar boleto combinado en la estación Retiro; con pasaje de tren y lancha de ida y vuelta, almuerzo y té con galletitas y torta a la tarde, la bebida se pagaba aparte.

En distintas épocas de fueron instalando; el Tigre Hotel (1890), el Tigre Club (1912) y la posterior apertura de su casino (1927); los vapores de paseo; la ampliación de la flota y ramales de recorridos de las empresas de lanchas colectivas y las regatas organizadas por los clubes de remo que crecieron sobre las costas del Río Luján; dieron lugar a la proliferación de los recreos, especialmente en las islas de Tigre.

En plena temporada y con buen tiempo llegaban más de 350.000 pasajeros entre sábado y domingo, para épocas de carnaval hasta los gallineros se transformaban en dormitorios.

Se recuerdan historias de lujos para algunos turistas; como fue el caso del  recreo “Tres Bocas” en islas de Tigre, a fines de la segunda década del siglo pasado; que tenía la fina atención del “Emporio Gastronómico Ligure”, de Ferrando Hermanos, y un fotógrafo retrataba a las damas con sombrillas de mano y caballeros trajeados.

Las noches de los domingos, arribaba a este lugar el vapor Bernardino Rivadavia de un paseo, animado por una orquesta que tocaba para los turistas que se dirigían al recreo a cenar.

 Visitas ilustres, como la del escritor Jorge Luis Borges al salón del Hotel Aeronavegantes, tradicionalmente conocido como Llao Llao, del Río Carapachay, cerca del cruce con el Lujan; a comer y disfrutar del paisaje.

Gentileza:

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com
Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail