San Rafael, Mendoza miércoles 08 de diciembre de 2021

La Cueva Doña Otilia fue reconocida como Monumento Natural por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza – UICN – Por:.Carlos Benedetto

El desmanejo que existe en las áreas protegidas mendocinas se puede observar con sólo tener en cuenta que no hay planes de manejo. Basta entrar a la Payunia o Llancanelo para poder disfrutar de cada vez más numerosas torres de petróleo que fauna autóctona. Para el caso de Las Brujas, se produjo su reapertura al turismo, pero sólo en el sector menos turístico de la cavidad, y es posible que esa restricción no se esté cumpliendo en los hechos.

Es por ello que la FAdE gestionó, en el caso de Doña Otilia, la creación de una reserva privada.

El  convenio respectivo fue firmado entre la FAdE y el Dr. Sergio Rostagno, y puede verse escaneado en http://fade.smartnec.com/images/prod/KTZVitn1cJYj3kB5YiYFI3TDLIzWaP.pdf, en la sección Payunia de “Proyectos” de www.fade.org.ar, donde hay otras publicaciones científicas que respaldan la iniciativa.

La Dra. Marcela Peralta, investigadora de la Fundación Miguel Lillo, Tucumán, y Miembro Honoraria de la FAdE, quedó a cargo de este gran proyecto; recordamos lo que publicamos hace un tiempo en este mismo medio (https://piramideinformativa.com/2019/10/fabuloso-descubrimiento-cientifico-en-la-payunia-revoluciona-al-mundo-por-carlos-benedetto/).  Allí se exponía la tremenda importancia de haberse descubierto una nueva familia de arácnidos, clasificada por el Dr. Luis Acosta (UN de Córdoba) como Otilipleptes marcelae, en homenaje a su descubridora, la Dra. Peralta, quien esta misma semana expone sobre el tema en el Encuentro Binacional de Conservación – EBC 2021 – Argentina y Chile (18 al 20 de noviembre)(título: “Importancia Bioespeleológica de los proyectos Reserva Natural Privada Cueva Doña Otilia y Conservación de las cuevas de Poti Malal – Mendoza – Argentina”).

A partir de este descubrimiento, la Cueva Doña Otilia se convierte en algo así como La Meca de las investigaciones de la biodiversidad en los ambientes cavernarios de la Argentina, en tanto la aparición de una nueva “familia” de arácnidos es de trascendencia por lo menos sudamericana.

De hecho, hasta 1986 la bibliografía mundial establecía que nunca iba a encontrarse fauna cavernícola en Patagonia, pero ello fue desmentido ese mismo año cuando el grupo GEA (entonces presidido por el autor de estas líneas) descubrió un arácnido y a partir de allí apareció toda una comunidad cavernícola en el Sistema Cavernario de Cuchillo Cura, Neuquén. Hasta el momento ese era EL lugar bioespeleológico por excelencia, pero dado que la única asociación argentina de espeleología que tiene biólogos especializados en su staff y equipo de asesores es la FAdE, las investigaciones de biodiversidad en Cuchillo Curá están paralizados desde la Primera Expedición Argentino-Brasileña de Espeleología 1991, organizada por el IN.A.E., un grupo que hoy es columna vertebral de la Federación. En aquella ocasión los especialistas brasileños identificaron un nuevo género de coleópteros, el Ptomafagus picunche, cuyos parientes más cercanos están en el Amazonas.

La fauna de cavernas de la Argentina, como se sabe, se encuentra generalmente en zonas áridas. Pero en la humedad de nuestras cavernas han sobrevivido y evolucionado, y siguen dando sorpresas, ahora en Mendoza.

Varias veces dijimos que en nuestra provincia las cosas no se están haciendo bien a nivel oficial; ni tampoco en Neuquén:  https://piramideinformativa.com/2019/01/que-protegemos-en-las-areas-protegidas-por-carlos-benedetto/ y https://piramideinformativa.com/2021/05/no-es-aconsejable-la-reapertura-al-turismo-de-caverna-de-las-brujas-por-carlos-benedetto/.

De manera que esta vez, y dado que tenemos un “estado privatista” (un oxímoron si los hay) o sea un gobierno provincial que apoya al sector privado más que al público, los espeleólogos decidieron cambiar de estrategia, y así fue que la FAdE firmó el susodicho convenio linkeado al principio de esta nota y empezó a pedir que Doña Otilia fuera reconocida como “reserva privada”. Los pedidos fueron cursados a la Asociación Amigos de los Parques Nacionales, a la Fundación Vida Silvestre y a la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados de la Nación.

En https://www.vidasilvestre.org.ar/ leemos que hay una Red Argentina de Reservas Naturales Privadas y allí nos enteramos que “Argentina (junto con Chile y Brasil) es uno de los países de América Latina que más superficie protegida tiene bajo la categoría de “Reserva Natural Privada”. Sin embargo, hasta el 2013 no existía una iniciativa nacional que aglutinara y cohesionara todos estos esfuerzos. Por ello, Vida Silvestre desarrolló el proyecto “Fortalecimiento de la Conservación en Tierras Privadas en la Argentina”, para articular este movimiento en conjunto con propietarios de reservas, organizaciones de la sociedad civil e individuos comprometidos con la preservación de los valores naturales y culturales del país. Así se impulsó la “Red Argentina de Reservas Naturales Privadas”, formalizada el 2 de junio de 2014. Actualmente cuenta con un Comité Directivo conformado por representantes de 5 organizaciones civiles y 5 reservas miembro: La Red trabaja bajo la coordinación ejecutiva de Florencia Morales y hasta el momento se han generado tres nodos regionales: NOA, NEA y Cuyo-Centro. La Red Argentina de Reservas Naturales Privadas tiene como misión integrar, fortalecer y expandir las iniciativas voluntarias de conservación y uso sustentable de la diversidad biológica y el patrimonio cultural en terrenos de propiedad privada en la Argentina. Para ello, fomenta la creación y manejo efectivo de reservas privadas y otros mecanismos legales de conservación que generan beneficios ambientales, económicos y sociales para las generaciones presentes y futuras”. Entre los objetivos de la iniciativa se encuentran: “Promover y fortalecer la integración en red de reservas naturales privadas, otras formas legales de conservación voluntaria y organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la conservación en tierras privadas en la Argentina. Promover la formulación, sanción y aplicación de un marco político y jurídico que incentive y respalde de manera estratégica la conservación voluntaria en tierras privadas en el país. Fortalecer a las reservas naturales privadas en la Argentina a través del intercambio de experiencias y conocimientos, el aporte de información para la gestión efectiva y la promoción de alianzas estratégicas en beneficio de las mismas. Contribuir a fortalecer a las organizaciones no gubernamentales que trabajan para la conservación en tierras privadas en la Argentina. Poner en valor la conservación en tierras privadas, la figura de reserva natural privada, el trabajo de las reservas integrantes de la Red Argentina de Reservas Naturales Privadas y servicios que éstas proporcionan

Por razones obvias, y tal como reza el convenio posteado en www.fade.org.ar antes referenciado, en Doña Otilia no se permitirá en ingreso de turistas ni curiosos, sino sólo investigadores, docentes y alumnos de la Escuela Argentina de Espeleología. O sea que, además de laboratorio natural, Doña Otilia será una caverna-escuela. De hecho, se está organizando una campaña junto a los flamantes 20 nuevos miembros que incorporó la FAdE este año y se está redactando un proyecto de investigación y formación de largo aliento.

El primer apoyo vino de la Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN). Quizás por estar a cargo de alguien que transitó por el mundo de la espeleología, la primera respuesta positiva provino de la AAPN, el  Prof. Norberto Ovando, homónimo de un conocido docente de Malargüe, y del Guardaparques Adalberto Damián Álvarez, quienes comunicaron a la FAdE, esta semana, que otorga a Doña Otilia la Categoría Internacional III por parte de la World Commission on Protected Areas (WCPA), del Geoheritage Specialist Group (GSG) y de la International Union for Conservation of Nature (IUCN), todo lo cual fue comunicado también a la Cámara de Diputados de la Nación y al dueño del campo. En estos días se comunicará también a Don Martín Zagal, puestero de La Batra que ha custodiado la caverna durante décadas.

Según la UICN, Categoría III significa “III. Monumento o característica natural: áreas establecidas para proteger un monumento natural concreto, que puede ser una formación terrestre, una montaña submarina, una caverna submarina, un rasgo geológico como una cueva o incluso un elemento vivo como una arboleda antigua.” Más información sobre el sistema de reservas privadas según la UICN en www.fade.org.ar, descarga directa de http://fade.smartnec.com/images/prod/HOQeG2LsRrRpqftOKbAjcXYYpXpLj5.pdf. Un libro de 127 páginas para tener en cuenta. Asimismo, en http://fade.smartnec.com/images/prod/knGuFDJOJClndxPAdKpW9z6CTzaW0Y.pdf se encuentra el texto completo de la notificación recibida y del cual aquí sólo reproducimos la carátula

Respecto de quienes primero oyeron este reclamo, diremos que Adalberto D. Álvarez es Guardaparque y Naturalista. También es Capacitador con enfoque Psicología Ambiental,  Supervisor de Cuenca del Río Reconquista. Relevamiento forestal y rescate de fauna y flora. Realizó también  Campañas de Conservación de Tiburones para Asoc. Ñande Ybý en Bahía San Blas y Reserva Bahía Blanca, Falsa y Verde y es Instructor del Curso de Capacitación para Guardaparques de CEAMSE. También se desempeña como guardaparques de CEAMSE en la Reserva Santa María y como  Instructor sobre Incendios en la Reserva Ecológica Costanera Sur.  Fue co- fundador de la RapBA (Red de Áreas Protegidas de Buenos Aires) posteriormente Programa Reservas Urbanas (EAN) Aves Argentinas. En 1982 fue veterano en la Guerra de Malvinas y fue integrante del equipo de la AAPN en el desarrollo y creación de 7 áreas protegidas en la  Sierra de Comechingones, San Luis. También fue  Secretario Ejecutivo del 2do Congreso de Incendios Forestales para el Mercosur e integrante del equipo de evaluación del área protegida Copahue, Neuquén. Obviamente, es experto de las Comisiones Mundial de Área Protegida y Educación y Comunicación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)

Respecto del Profesor Norberto Ovando, es Profesor Académico y Licenciado en Ciencias Naturales y tiene un Posgrado en  Manejo de Áreas Silvestres y Protegidas en la State University de Colorado. ES MAster en Restauración de Ecosistemas y gestor en  Áreas Naturales. Fue funcionario técnico en la Administración de Parques Nacionales (APN) y consultor ad-honorem de Senadores de la Nación en temas ambientales. Asimismo, Director Ejecutivo del Proyecto de creación de siete Reservas Naturales Municipales y del Corredor Biológico en la Sierra de los Comechingones (Pcia.de San Luis) y Presidente de la Asociación Amigos de los Parques Nacionales-AAPN-, creada en 1943. Está asimismo especializado en Educación y Comunicación Meso y América del Sur;  Patrimonio Geológico, Conservación Transfronteriza y Cambio Climático;  de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) y es Miembro de Scientists by the Humanity // Científicos por la Humanidad. Nos cuenta que hace varias décadas, “cumpliendo una pasantía de práctica como estudiante universitario en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (MACN), en la Sección Geología, me asignaron revisar unos cajones con muestras recogidas por el naturalista y paleontólogo Carlos German Conrado Burmeister (nacionalizado argentino y Director desde 1862 hasta su muerte del MACN); desempaqué una gran cantidad de estalactitas y estalagmitas de diferentes cuevas que él había explorado y colectado y que por primera vez vieron la luz. Estas muestras en mis manos me despertaron la curiosidad de saber más sobre su formación y desde el Museo me puse en comunicación con un científico en el Museo de Historia Natural de París, que me comunicó con un científico que estudiaba estalactitas, con el cual intercambié mucha información y fotografías. Ésto nos llevó a crear la Asociación Argentina de Espeleología dentro del Museo y así fue que llegamos a la Cueva de Las Brujas (MZA) y a la Cueva del León (NQN) (1968-1969), convirtiéndome en un espeleólogo aficionado, aprovechando mi conocimiento y práctica del andinismo que realicé durante 20 años. Tuve la suerte de viajar por otros países y explorar cavernas en Venezuela, EE.UU., España, Francia y Sud África”. En 1978 publicó GUIA DE LAS GRUTAS DE EUROPA en coautoría con Villy Aellen; Pierre Strinati. Éste último había estado en la Caverna de Las Brujas colectando arácnidos, que aún hoy abundan mucho allí

Conocimos personalmente al Prof. Ovando en un encuentro de áreas protegidas que se hizo en Malargüe hace algunos años, aunque ya teníamos vagas noticias de él. Es por esa vaguedad de información que no lo incluimos en la Historia de la Espeleología Argentina que, en treinta capítulos con ese título general, se publicó en 2019-20 en Pirámide Informativa. Al enterarnos de esta historia, entonces, es posible que esta comunicación se convierta en Capítulo 31. O quizás Capítulo “cero”.

 

 Carlos Benedetto

carlos_benedetto@fade.org.ar

????????????????????????????????????

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail