San Rafael, Mendoza miércoles 01 de diciembre de 2021

La Corte mendocina busca un acuerdo para elegir al nuevo presidente

Los sierte miembros de la Suprema Corte, en su visita al flamante polo judicial. Se vivió otro clima, distinto al de 2020, cuando la grieta judicial se mostraba descarnada.Los sierte miembros de la Suprema Corte, en su visita al flamante polo judicial. Se vivió otro clima, distinto al de 2020, cuando la grieta judicial se mostraba descarnada.

Las dos últimas elecciones estuvieron marcadas por la grieta entre el “ala radical” y el “ala peronista” del tribunal. El actual titular Dalmiro Garay pica en punta, pero podrían surgir competidores.

Las dos últimas elecciones de presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza habían sido, al menos, polémicas. Atravesadas por la grieta judicial que separa a los supremos entre radicales y peronistas, la primera de las decisiones salió 4 a 3, la segunda 4 a 0 (con la ausencia de tres de los ministros). El jueves próximo la renovación de autoridades debe quedar definida y esta vez, parece, habrá otra actitud menos confrontativa.Los que agotan pasillos judiciales dicen que hay buen clima previo entre los siete miembros de la Corte y que no ha habido grandes conflictos en los últimos meses. Así, se espera que esta semana Dalmiro Garay (actual presidente), Pedro Llorente, José Valerio, Teresa Day, Julio Gómez, Omar Palermo y Mario Adaro, elijan a quién será presidente del cuerpo durante dos años.

¿Seguirá Garay en la presidencia? Es una opción posible, dado que se valora la gestión del actual presidente, marcada por la pandemia y el cambio tecnológico en el Poder Judicial, pero la prudencia es de tal magnitud que nadie quiere arriesgar. El único conflicto que enfrentó Garay fue el derivado de la aplicación de un nuevo sistema informático de los tribunales de Familia, “que le podría haber pasado a cualquiera, porque siempre puede haber problemas en los cambios” dice un conocedor de la rosca judicial.

Sin embargo, ni siquiera los operadores judiciales muestran las cartas. Sólo se indica que el presidente será de la mayoritaria “ala radical” de la Corte y que los peronistas del cuerpo no pondrían objeciones.

En noviembre de 2019, todavía estaba en el máximo tribunal Jorge Nanclares, un histórico pivot que jugaba con las dos bandas del billar judicial. El “ala radical” de la Corte (Garay, Llorente y Valerio) querían impulsar un presidente propio y Nanclares se transformó en el candidato del “ala peronista” (Gómez, Palermo y Adaro). La votación 4 a 3 (los tres peronistas más Nanclares) mostraba la fractura interna sin atenuantes.

El 1 de junio de 2020, Nanclares renunciaba a su cargo, en medio de un escándalo por el sueldo de su secretaria y una pelea de la Justicia con el Gobierno de Rodolfo Suarez por los salarios de los “funcionarios equiparados a magistrado”; un mes después, el 1 de julio, Teresa Day asumía en su reemplazo: la fractura en el Tribunal se corría y la votación se ponía 4 a 3, claramente en favor del ala radical.

Llegó el momento de elegir al nuevo presidente del Tribunal. El 3 de julio se convocó a un plenario, pero los tres peronistas decidieron no asistir, porque desconocían el nombramiento de Day, argumentando que le faltaban años de ejercicio profesional para llegar a la Corte. La votación salió 4 a 0 en favor de Dalmiro Garay, quien debía completar el mandato de Nanclares, que vence esta semana.

Después llegó el coronavirus y las preocupaciones judiciales fueron otras. A principios de este año, llegó el fallo definitivo por el nombramiento de Day y los duros cruces entre los dos bandos empezaron a suavizarse.

En el cuarto piso del Palacio Judicial, dónde están las oficinas supremas, reina la prudencia. Los antecedentes de aquellas épocas turbulentas no son los mejores, así cada palabra se mide para no romper el clima actual. Tampoco en Casa de Gobierno dan pistas. “La presidencia la debe resolver la Corte”, dicen escuetamente, a pesar de que siempre, cualquiera sea la gestión de gobierno, se sigue atentamente lo que sucede en el edificio judicial.

Dalmiro Garay, el actual presidente de la Suprema Corte de Justicia provincial.
Dalmiro Garay, el actual presidente de la Suprema Corte de Justicia provincial.

Pocos quieren hablar de las charlas secretas, de los arrimes uno a uno que suelen darse en la previa entre los supremos. Lo único que se menciona es que el ala mayoritaria debería resolver quién de ellos debe ser el candidato y llevarlo a la mesa del plenario. Se estima que en las próximas horas habrá un encuentro de los cuatro radicales (Garay, Valerio, Llorente y Day) para definir el candidato.

¿UN PLENARIO VIRTUAL?

Omar Palermo está de licencia y debería volver en los primeros días de diciembre. El plenario de los jueces de la Suprema Corte de Justicia mendocina debería ser entre el 24 y el 25 de noviembre, por lo que se estima que Palermo podría participar vía teleconferencia. Siempre y cuando su voto sea absolutamente necesario. “Si hay consenso en el candidato, no hará falta que participe” dicen en los pasillos de Tribunales.

Fuente:https://www.losandes.com.ar/politica/la-corte-mendocina-busca-un-acuerdo-para-elegir-al-nuevo-presidente/

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail