San Rafael, Mendoza miércoles 08 de diciembre de 2021

El cartel electoral – Por:.Beatriz Genchi

Este ha sido el megáfono de los políticos durante más de cien años. Aunque está ahogado por las armas de los nuevos medios, todavía está aquí. Hoy en día, es predecible y uniformemente aburrido. Aquí una descripción general de la historia del cartel electoral en Dinamarca para no incurrir en parcialidades.

Un día, te despertas con una ciudad empapelada de carteles. Los políticos sonrientes y los candidatos parlamentarios te gritan en silencio en el espacio urbano.

“Se cree que el cartel funciona. Y que puede empujarte con un pequeño movimiento de cabeza hacia la derecha o hacia la izquierda. En otras plataformas de medios, requiere que prendas la televisión, la computadora o abras el diario. Este no es el caso del cartel electoral. Lo tenes justo en tu cara cuando salís a la puerta. La última elección parlamentaria fue un año récord. Nunca antes se había impreso tantos carteles electorales, dice Elsebeth Aasted Schanz, inspectora del museo del Danish Poster Museum.

Los candidatos tienen puntos de vista contradictorios, pero estilísticamente, los carteles están todos cortados por la misma tijera. Un retrato embellecido de un político sonriendo con confianza acompañado de una declaración acertada. Pero no siempre fue así. A lo largo de la historia, el cartel ha ofrecido una variada riqueza de imágenes.

“Los carteles electorales son históricamente interesantes porque te dan una idea de los sentimientos que estaban en la cabeza de la gente en ese momento. Son un enfoque de cómo la gente pensaba en política, dice Peter Nedergaard, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Copenhague.

El cartel electoral en Dinamarca apareció por primera vez a finales del siglo XIX. Uno de los primeros es de Herman Triers de las elecciones generales de junio de 1884.

Pero solo 30 años después, el cartel electoral realmente gana terreno, los mensajes se vuelven más poderosos y los candidatos en conflicto libran una guerra visual entre ellos en la escena callejera. A principios de la década de 1900, el cartel era el único medio de comunicación de masas, y las partes contrataron a hábiles satíricos y artistas para diseñarlos.

En la campaña electoral de 1918, es la primera vez que las mujeres pueden votar. Los socialdemócratas se dirigen directamente a las madres. “Dale a las madres de familia un futuro mejor. Es completamente nuevo que puedan presentarse a las elecciones. No es la mujer trabajadora que conoces la del cartel. Es el ama de casa quien mira con ternura a su hijo. Es una visión tradicional de la mujer que conoces, aunque se trata de que ella tiene que cambiar el mundo”, dice la inspectora del Museo Danés del Cartel, Elsbeth Aasted Schanz.

Durante la crisis de la década de 1930, la gente busca al hombre fuerte, y esta es la primera vez que el partido se presenta en Dinamarca a través de un candidato destacado en el cartel electoral. Lo más probable es que estén inspirados en los carteles alemanes de la década de 1920, en los que se veía a los patriarcas fotografiados con ojos adultos y distantes.

Otros carteles electorales representan símbolos expresivos individuales. Por ejemplo, manos atadas con determinación o como amenaza. Las chimeneas de la fábrica también se pueden ver en varios lugares. Son símbolos de prosperidad, dinamismo y una sociedad viril. En la otra ala política, los conservadores tienen el esqueleto de un gran cartelista francés, Adolphe Mouron Cassandres, y su famoso cartel del vapor del Atlántico de 1935. “En este caso, el vapor es Dinamarca, que necesita un remolcador en forma de los conservadores para llegar a salvo al puerto. Por lo tanto, el cartel electoral también juega con las virtudes conservadoras tradicionales como la previsibilidad, la seguridad y la humildad. El cartel electoral es probablemente de la segunda mitad de la década de 1930”, dice Peter Nedergaard.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la embriaguez de la victoria impregna los carteles electorales. La reconstrucción es un tema clave en la campaña electoral de los años venideros. “Dejemos que el Partido Liberal sea responsable de la reconstrucción” o “Estamos construyendo Dinamarca”, dicen varios carteles electorales. En la población, existe frustración por la continua escasez de bienes y empleo, y eso da forma a la agenda política. Pero independientemente del color político, la libertad es un punto cardinal en las elecciones de posguerra.

Libertad y democracia son palabras clave en la campaña. Incluso si tenes diferentes puntos de vista al respecto. No importa qué, fue una ventaja; todos eran demócratas después de 1945.

El repunte de la economía finalmente se puede sentir a partir de la década de 1960 y la gente común puede permitirse bienes de consumo. Rara vez son los artistas los que están detrás de los carteles, y los satíricos prácticamente han desaparecido de la escena callejera. Las agencias de publicidad se han apoderado del mercado. Los carteles fotográficos con fotos montadas. Hay pocos retratos de políticos, son los votantes los que están, sonrientes y emocionados.

La serie de carteles electorales “Mejorar los buenos tiempos” se puede ver en la exposición de Historias danesas 1660-2000 del Museo Nacional. Acuden a las urnas con la campaña “haz que los buenos tiempos sean mejores” y apelan a la clase media, que había podido comprar bienes de consumo.

“El declive de los carteles electorales comienza alrededor de 1960. A menudo se dice que el período dorado de los carteles electorales daneses es alrededor de 1920 a 1960, y de ahí se vuelven más aburridos y conformistas, donde solo se ve un líder de partido. Los carteles no llevan un mensaje en sí mismos, se refieren a algo que ocurre en otros lugares de los medios electrónicos”, dice Peter Nedergaard.

La derrota de los carteles electorales contra lo aburrido y conformista continúa a un ritmo constante a lo largo de los años setenta y ochenta. Sin embargo, con algunos puntos brillantes de la izquierda y los partidos juveniles. Surgen retratos de políticos con candidatos masculinos de traje, camisa blanca y corbata acompañados de breves eslóganes.

Desde las elecciones parlamentarias de 1987, la Juventud Socialdemócrata de Dinamarca (DSU) ha producido “carteles de películas” antes de las elecciones. Como su candidato a primer ministro, representado como James Bond armado con una rosa roja.

Fuera de eso subsisten todos con las caras “a votar” mostrándose como buena gente.

Gentileza:

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com
Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail