San Rafael, Mendoza domingo 28 de noviembre de 2021

Caballería de marina – Por:.Beatriz Genchi

Voy directo al relato:

“Ya el Ejército de los Andes, había subido los inmensos montes, descendido del lado chileno, y derrotado a las tropas del Rey en “Chacabuco”, el 12 de febrero de 1817.

El avance patriota es imparable y el 20 de febrero Valparaíso cae en poder de los insurgentes.

Sin embargo, algunos buques que se hallaban en alta mar desconocían el cambio político que había acontecido en las costas chilenas. Es así que el día 22, arriba a Valparaíso un bergantín-transporte llamado “Águila”. Ya es noche cerrada, por eso sus tripulantes no desembarcan, y quedan sin enterarse que el puerto estaba en manos de argentinos y chilenos.

Ver semejante presa anclada frente a sus narices, y no pretender capturarla, fue inspiración de un instante en la mente de los patriotas.

Se decide hacer un asalto nocturno. Y para eso se le encomienda a un muy joven Oficial de Granaderos que realice la peligrosa tarea. Su nombre: Isidoro Suarez, el mismo Oficial que se cubrirá de Gloria en “Junín” y su famosa carga al frente de los Húsares, en 1824.

¡Apenas había cumplido los 18 años el 2 de enero de ese año!

Se embarca en un bote, acompañado por 14 Granaderos a Caballo y siete marineros. Exactamente a la una de la mañana del 23 de febrero de 1817, inicia el asalto al bergantín.

Ochenta hombres del Rey guarnecían aquel barco, los cuales fueron tomados por absoluta sorpresa por aquel puñado de valientes, que inmediatamente dirigieron el buque bajo la protección de las baterías costeras. Cualquier intento de resistencia por parte de aquellos ochenta marinos españoles hubiese significado el cañoneo del navío. Rápidamente se rinden a aquel grupo de corajudos.

Semejante acto de arrojo le valió a aquel joven Alférez, Isidoro Suarez de apenas 18 años, el ascenso inmediato a Teniente.

Su Glorioso sable, ya estrenado en “Chacabuco” y refrendado en el Asalto al “Águila”, seguirá regalando hermosas Joyas Heroicas a la Corona de Gloria de la Nación Argentina.

Así, aquel puñado de Granaderos a Caballo, se convirtieron por un rato, en Caballería de Marina”.

Antes que nada, gracias a Eduardo Mundani historiador por la semblanza de este episodio olvidado y que, además, no conocía.

Traigo a este espacio, lo que ocurrió a fines de 1819, en el que nuevamente los Granaderos a Caballo utilizarían el mismo procedimiento para efectuar el asalto a un barco. En este último caso, a las órdenes del enorme soldado Mariano Necochea a fin de liberar a Bouchard de la nave que le oficiaba de presidio en Valparaíso. Pero en aquella primera ocasión, que seguro le sirvió de ejemplo a Necochea, el “jinete” a cargo del abordaje fue el joven Alférez Isidoro Suárez, de 18 años.

Gentileza:

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Puerto Madryn

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail