San Rafael, Mendoza viernes 01 de julio de 2022

Alberto Fernández, encerrado en una torre de Babel

Alberto FernándezLa música de fondo de este trabalenguas oficial son los cantos de campaña de La Cámpora diciendo que no hay que pagar la deuda

Entre las numerosas novedades que trajeron las primarias del 12 de septiembre, una muy relevante es que las dos coaliciones que dominan la política nacional han modificado su formatoEn el Frente de Todos aparecieron los gobernadores, los intendentes bonaerenses y los sindicalistas convencionales, que se mueven inspirados por las prosaicas manualidades de la gobernabilidad. No se sabe bien qué quieren, pero detestan el caos.

La derrota les devolvió la voz. En Juntos por el Cambio la reconfiguración deriva de las propias elecciones. Los que conducen esa fuerza, con Horacio Rodríguez Larreta en primer plano, estimularon la competencia interna con el objetivo de que el votante disidente no abandone el club. Esa estrategia fue exitosa. Pero abrió una disputa de poder que se proyecta hacia las presidenciales de 2023. La innovación fue, en este caso, la reanimación del radicalismo, con figuras como Facundo Manes, Carolina Losada, Martín Tetaz o Rodrigo de Loredo, que se agregan a otras ya establecidas: van de Martín Lousteau y Luis Brandoni a Gustavo Valdés y Ernesto Sanz, de Alfonso Prat-Gay y Alfredo Cornejo a Gerardo Morales. Un cálculo tentativo indica que el radicalismo hoy representa el 45% de los votos que suma esa coalición. Es inexorable que con ese capital postule a un candidato a presidente. En la oposición, por lo tanto, se amplió también la mesa. El juego será mucho más complejo durante los próximos dos años.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail