San Rafael, Mendoza sábado 23 de octubre de 2021

River hizo un culto de la paciencia, se afirma como protagonista, pero sabe que su nivel todavía continúa en deuda

El festejo de medio River, tras lograr un 1-0 exiguo; detrás, la resignación de MedinaEl festejo de medio River, tras lograr un 1-0 exiguo; detrás, la resignación de MedinaMauro Alfieri

Le costó mucho derrotar a Arsenal, último en la tabla, y recién lo consiguió cerca del final y con un gol en contra

La película se repite una y otra vez y River siempre tiene el mismo papel protagónico. Es el equipo que busca, propone e insiste hasta el cansancio con desbordes, juego interno y externo, pases filtrados, paredes y remates de media y larga distancia, pero al que nada le parece funcionar. Su rival, en cambio, cuenta con un rol secundario que lo incomoda.

Se dedica a esperar, ubica a sus 11 futbolistas en campo propio, tapa los espacios, se aferra al cero en su arco y espera por un contragolpe o una pelota detenida para lastimar. Anoche en el Monumental el actor de turno fue Arsenal, el último del torneo. Y el equipo de Marcelo Gallardo recién logró torcer a 16 minutos del final, con un gol en contra, el desenlace de un filme que parecía destinado a un insulso 0-0. Ganó y respiró.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail