San Rafael, Mendoza viernes 24 de septiembre de 2021

Por el cumpleaños de Fabiola Yañez en Olivos, Alberto Fernández enfrenta un dilema político que puede tener consecuencias legales

Alberto Fernández, Fabiola Yañez y los amigos festejan su cumpleaños en Olivos cuando estaba prohibido por un Decreto de Necesidad y Urgencia  (Foto: crédito Guadalupe Vázquez)Alberto Fernández, Fabiola Yañez y los amigos festejan su cumpleaños en Olivos cuando estaba prohibido por un Decreto de Necesidad y Urgencia (Foto: crédito Guadalupe Vázquez)

El jefe de Estado aún medita cómo explicará ante la opinión pública porqué avaló una fiesta familiar en la quinta presidencial cuando estaba prohibida por un DNU que había firmado junto a todo su Gabinete

La fotografía privada que prueba la celebración del cumpleaños de Fabiola Yañez en la quinta de Olivos cuando un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) prohibía los encuentros sociales con más de 10 personas en espacios cerrados, era obligatorio la utilización del barbijo y no se podía circular de noche, colocó a Alberto Fernández frente a un dilema político que puede causar consecuencias penales en los tribunales de Comodoro Py.

El Presidente eligió hasta ahora el silencio ante la publicación de la fotografía, pero sabe las reglas de juego y asume que no tendrá otra opción que fijar una posición pública frente a un evento privado que contradijo el DNU 576/2020 que estaba vigente cuando se festejó el cumpleaños de Fabiola Yañez.

Ese Decreto de Necesidad y Urgencia firmado por el propio Alberto Fernández y sus 21 ministros establecía lo siguiente:

1. “ARTÍCULO 6º.- REGLAS DE CONDUCTA GENERALES: Durante la vigencia del “distanciamiento social, preventivo y obligatorio” las personas deberán mantener entre ellas una distancia mínima de DOS (2) metros, utilizar tapabocas en espacios compartidos”.

2. ARTÍCULO 10.- ACTIVIDADES PROHIBIDAS DURANTE EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL, PREVENTIVO Y OBLIGATORIO (…), inciso 1: realización de eventos en espacios públicos o privados, sociales, culturales, recreativos, religiosos y de cualquier otra índole con concurrencia mayor a DIEZ (10) personas”.

Alberto Fernández es abogado, enseña derecho penal en la Universidad de Buenos Aires y participó en la redacción final de todos los DNU que se dictaron para enfrentar las sucesivas olas del COVID-19. El derecho se presume conocido, y en el caso del jefe de Estado no hay dudas qué conocía la letra chica de los Decretos de Necesidad y Urgencia que firmó junto a su Gabinete.

Cada uno de los DNU que se emitieron en 2020 y 2021, tuvieron una disposición común en todos los casos. Y esa disposición fijaba lo siguiente: “Cuando se constate la existencia de infracción al presente decreto o de otras normas dispuestas para la protección de la salud pública en el marco de la emergencia pública en materia sanitaria, se procederá a hacer cesar la conducta infractora y se dará actuación a la autoridad competente, en el marco de los artículos 205, 239 y concordantes del Código Penal”.

El artículo 205 del Código Penal sostiene que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Y el artículo 239 del Código Penal señala que “será reprimido con prisión de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal”.

En este contexto, Alberto Fernández enfrenta un dilema político de difícil resolución. Si calla y no da sus argumentos a la opinión pública, la imagen presidencial podría sufrir un deterioro constante frente a un hecho que aparece con nitidez: consintió que su pareja Fabiola Yañez celebre su cumpleaños en Olivos, junto a más de 10 personas que violaron todas las normas que estaban vigentes para enfrentar la pandemia.

En cambio, si el Presidente enfrenta la conmoción pública que significó la difusión masiva de la fotografía y reconoce que el cumpleaños fue celebrado con su autorización personalsu conducta quedaría bajo investigación de la justicia federal.

En términos penales, ese reconocimiento de Alberto Fernández podría ser considerado como una confesión.

El caso Olivos así es mencionado en la jerga de Comodoro Py- está en manos del fiscal Ramiro González, que regresará de vacaciones en las próximas horas. La foto del cumpleaños de Yañez facilita la pesquisa de González, y la causa avanzará a pesar de los comicios legislativos y su obvió impacto político.

Alberto Fernández mantiene silenzo stampa sobre la foto del cumpleaños de Fabiola Yañez, y sus aliados políticos decidieron callar en público lo que destilan en reserva. Sólo abren la boca para rezar que no aparezca un video “con el cumpleaños feliz” cantado a capella por todos los invitados de la Primera Dama.

Fuente;https://www.infobae.com/politica/2021/08/13/por-el-cumpleanos-de-fabiola-yanez-en-olivos-alberto-fernandez-enfrenta-un-dilema-politico-que-puede-tener-consecuencias-legales/

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail