San Rafael, Mendoza viernes 24 de septiembre de 2021

La Identidad “X” – Por:.Rogelio López Guillemain

Respeto el derecho individual de cada quien a vivir su sexualidad como mejor le plazca, siempre y cuando esta elección no afecte los derechos de terceros.

Antes de abordar mi análisis del decreto N°476/21, el cual habilita a colocar una “X” en el apartado sexo de los documentos emitidos por el estado argentino, y teniendo en cuenta que mi opinión es opuesta al discurso políticamente correcto impuesto por el progresismo (progresismo que en realidad es regresismo), consideré necesario (cosa que no debería serlo) aclarar mi absoluto apoyo al derecho que tiene todo ser humano de “buscar su propia felicidad”.

Hecha esta aclaración, comencemos a desandar el decreto.

Olvidate de viajar…

El artículo 9° advierte acerca de: “las posibilidades de ver restringido el ingreso, permanencia y/o situación de tránsito en aquellos Estados en los cuales no se reconozcan otras categorías de sexo que no sean las binarias.  ¿Se entiende?  Quien realice esta modificación en su documento, va a tener serios problemas para viajar al exterior.  No sé vos, pero yo no le pido el DNI a todo el que se me cruza para ver que dice en el casillero sexo.  Esta obsesión progre por deconstruirnos, solo le trae dolores de cabeza a quienes pretende beneficiar.

Veamos un poco cual es el problema del sexo “X” en el pasaporte.  Los documentos de identidad que se usan en el mundo tienen un sistema de codificación con ciertos criterios en común.  Esto permite que inmigraciones pueda leer e interpretar cualquier documento, incluso los emitidos en idiomas que no usan el alfabeto.  La Organización de Aviación Civil Internacional detalla en su documento nº 9303 por ejemplo, el modo en el que se “traducen” los símbolos árabes a nuestro abecedario.

Países “súper desarrollados” como Nepal, Pakistán o Bangladesh permiten opciones no binarias en el apartado sexo del documento, y como es necesario que todos los campos de la identificación estén “ocupados”, se usa el símbolo “<” como “relleno” del espacio para la lectura electrónica de los documentos (ZLM), y para la zona de lectura visual (ZIV) se coloca la letra “X”.

Este acuerdo internacional no se pensó para adecuarse a la perspectiva de género de algunos, su fin es generar un código en común que permita identificar en cualquier parte del mundo, a un delincuente con pedido de captura, a un desaparecido o a una mujer raptada para trata de blancas.

Una cosa que me resulta muy llamativa, es que propongan la letra “X”.  Este carácter se asocia a la idea de incógnita, de algo secreto, desconocido, oculto; es casi lo opuesto a la idea de identidad o de reconocido, situación que los propios afectados lo expresaron al grito de “no somos una X” en el acto de presentación de este mamarracho ideado por el gobierno.

El problema es más profundo

Vamos ahora al punto central del tema.  El artículo 4 dice: “la nomenclatura “X” en el campo “sexo” comprenderá las siguientes acepciones: no binaria, indeterminada, no especificada, indefinida, no informada, autopercibida, no consignada; u otra acepción con la que pudiera identificarse la persona que no se sienta comprendida en el binomio masculino/femenino”.

La RAE define sexo como la “condición orgánica, masculina o femenina”, pero más allá de esto, toda la ciencia médica reconoce la existencia dos y solo dos sexos (salvo situaciones patológicas).  Cualquier otro “sexo” es ilusorio, es un problema de disociación cognitiva de la realidad de parte de quien lo asevera.

Más de uno dirá que soy homofóbico, lo cual no solo es falso, sino que además resulta irrelevante y contradictorio.  Intencionalmente confunden homosexualidad con identidad de género, o sea, colocan como sinónimos orientación sexual y sexo.

Una persona puede sentir atracción sexual en lo físico y/o emotivo por un individuo del otro sexo, del mismo, de ambos o por ninguno.  Esta preferencia no implica un desconocimiento de su propia realidad orgánica.

Una persona homosexual desea a individuos de su mismo sexo, o sea, reconoce su propio sexo biológico, no pretende cambiarlo ni inventar uno nuevo.  Creo que es muy positivo que una persona reconozca y vivencie sus apetencias sexuales sin sentir culpa o vergüenza, sobreponiéndose a los prejuicios y/o a las expectativas personales, familiares o sociales.  El asumir la realidad de sus preferencias sexuales le evita padecer conflictos psicológicos y emocionales.

La pregunta siguiente sería si la libertad en las preferencias sexuales debe ser absoluta. La respuesta es claramente no.  Si no fijamos ciertos límites basados en valores éticos, morales y hasta de buen gusto; estaríamos aceptando y validando, por ejemplo, el deseo sexual por niños, por muertos o animales, algo considerado enfermizo prácticamente por todo el mundo.

La situación es muy diferente cuando se habla de identidad de género, esta ideología desconoce y rechaza el sexo biológico, busca hacerlo desaparecer y reemplazarlo por aquel con el que la persona se “auto-perciben”.

La ley 26.743 miente al decir que el sexo se “asigna” al nacer.  En realidad, este se “reconoce” y se “asienta” en ese momento. El sexo de la persona es una realidad inmutable, no se puede cambiar ni con cirugías ni con hormonas.  Si avalamos la fantasía que asegura que alguien puede convertirse mágicamente en hombre o mujer y pretendemos ser consecuentes y no contradecirnos en nuestro razonamiento, entonces debemos aceptar también que se pueda cambiar del mismo modo la edad, la raza o la altura.  No existe un fundamento lógico-racional que justifique una consideración diferente.  Una persona puede estar disconforme con “lo que le ha tocado”, pero eso es algo muy diferente a negarlo y desconocerlo.

El posmodernismo promueve esta ilusión mediante el juego de palabras y los discursos grandilocuentes.  Por ejemplo, en un esfuerzo patético y delirante llama a una mujer “persona gestante o menstruante” con el único fin de negarse a reconocer la realidad, por negarse a reconocerla como mujer.

Incluso esta enfermiza negación de la realidad puede traer serios problemas de salud.  Por ejemplo, una mujer que se auto-percibe hombre, rechazará un diagnóstico de cáncer de útero o de ovario porque ella no es mujer.

El desconocimiento de la propia realidad acarrea trastornos psicológicos que fueron redefinidos en el DSM 5 como disforias.  Este cambio de rótulo responde a presiones políticas e ideológicas que se llevan a las patadas con la ciencia.  El DSM 5 presenta sinsentidos dentro de su redacción, por ejemplo, considera al fetichismo o el travestismo trastornos, siendo que estos no niegan la realidad biológica, mientras “suaviza” la negación del propio sexo biológico llamando a este trastorno disforia de género.

Este desvarío que describí es mucho más grave y profundo que una simple “X” en un documento.  En 1965 Marcuse dijo “lo personal es político”, esta frase pretende destruir nuestra privacidad y convertirnos en un “bien público”.

Está en tus manos el reclamar tu derecho a ser dueño de tu vida.

Gentileza:   

Dr:.Rogelio López Guillemain – rogeliolopezg@hotmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail