San Rafael, Mendoza domingo 01 de agosto de 2021

Cómo describe EE.UU. a la economía argentina: “inflación alta”, “incertidumbre” e “intervencionismo”

En un documento del Departamento de Estado sobre el clima de inversión en el país, Washington recoge las quejas de las empresas sobre la presión tributaria elevada e incierta.

Con una inversión de US$ 130 millones avanza la construcción de los departamentos más exclusivos de la Ciudad

El Departamento de Estado de EE.UU. publicó su tradicional semblanza sobre el clima de inversión en distintos países, entre ellos, la Argentina. Es un documento de rutina en el que la administración de Washington traza los principales rasgos de la economía, la comunidad de negocios y las reglas que imperan en la Argentina. El paper va dirigido principalmente a empresas estadounidenses e inversores que operan aquí o interesadas en hacerlo. Más de 300 firmas de ese país hacen negocios en Argentina y Estados Unidos sigue siendo el principal inversor con más de US$ 10.700 millones (acciones) de inversión extranjera directa desde 2019.

El informe para este año arranca igual que el de 2020. «Argentina presenta oportunidades de inversión y comercio, particularmente en agricultura, energía, salud, infraestructura, tecnología de la información y minería». Pero enseguida sentencia que «la incertidumbre económica, las políticas intervencionistas, la alta inflación y el estancamiento económico persistente han impedido que el país maximice su potencial». La versión del año pasado señalaba como riesgo principal el aumento de la deuda, esta vez ya una porción significativa reestructurada.

Un aspecto más preciso sobre la incertidumbre de la economía argentina aparece en un tramo posterior del informe. Dice así: «Tanto las empresas nacionales como extranjeras señalan con frecuencia una carga fiscal alta e impredecible y leyes laborales rígidas, que dificultan la respuesta a las condiciones macroeconómicas cambiantes, como obstáculos para una mayor inversión en Argentina. En julio de 2020, el gobierno aprobó una ley de teletrabajo que impuso regulaciones restrictivas sobre el trabajo remoto. La ley disuade a las empresas de otorgar flexibilidad en el lugar de trabajo y reducir los costos laborales a través del teletrabajo».

En 2019, Argentina ocupó el puesto 36 de los 41 países evaluados en el Ranking de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF), que mide la productividad con la que un país utiliza sus recursos disponibles.

El informe del Departamento de Estado reconoce las principales prioridades económicas para 2021 que distinguió el Gobierno: «Resolver su situación de deuda con el FMI, controlar la inflación, responder a la pandemia de Covid-19 brindando ayuda financiera a los sectores más vulnerables de la sociedad».

Luego señala un aspecto deficiente del funcionamiento del Estado a la hora llevar a cabo negocios. El documento dice que si bien la Cancillería se convirtió en la principal entidad gubernamental para la promoción de inversiones, «la administración de Fernández no tiene una mesa redonda de negocios formal u otro diálogo establecido con inversionistas internacionales, aunque sí se relaciona con empresas nacionales e internacionales». Y agrega que «las regulaciones del mercado como los controles de capital, las restricciones comerciales y los controles de precios aumentan la distorsión económica que obstaculiza el clima de inversión en el país». Todo esto se trata no de una crítica a la política económico sino de una descripción de la organización del Estado y cómo canalizar el interés de empresas que quieran invertir en Argentina.

El Gobierno argentino actualmente negocia su deuda con el FMI (unos US$ 47.000 millones) y en ese marco, la semana anterior, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió con su par estadounidense Janet Yellen, en el marco de la Cumbre de Ministros de Finanzas en Italia. Según Economía el encuentro fue muy positivo con la número uno del Tesoro. Se trató de la segunda reunión entre Guzmán y un representante del Tesoro, después de ver a Wally Adeyemo, dos de Yellen, quien pidió «un plan sólido» para Argentina de cara a las negociaciones con el FMI. Eso fue un mes atrás.

Argentina pasó de tener los salarios en dólares más altos de la región a registrar los más bajos, según la economista Marina Dal Poggetto. ¿Es ello una ventaja competitiva para el país?

Los inversores estadounidenses que miren a Argentina y lean el documento de Washington encontrarán el siguiente párrafo que alude a esa cuestión. «Los trabajadores argentinos se encuentran entre los más capacitados de América Latina. Los inversores extranjeros suelen citar a la mano de obra calificada de Argentina como un factor clave en su decisión de invertir en Argentina. El país tiene impuestos relativamente altos a la seguridad social, la salud y otros impuestos laborales; sin embargo, los altos costos laborales se encuentran entre los desafíos operativos más citados por los inversionistas extranjeros». Y sigue: «La tasa de desempleo alcanzó el 11 por ciento en 2020, según estadísticas oficiales.

El Gobierno estimó el desempleo de los trabajadores menores de 29 años en más del doble de la tasa nacional.

Agravada por la pandemia de Covid-19, los analistas estiman que la informalidad se sitúa entre el 20 y el 40 por ciento».

Fuente:https://www.clarin.com/economia/describe-ee-uu-economia-argentina-inflacion-alta-incertidumbre-intervencionismo-_0_L8SAfAIdE.html

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail