San Rafael, Mendoza lunes 21 de junio de 2021

Club de París: tiempo de descuento para lograr «puente»

Club de París: tiempo de descuento para lograr puenteArgentina debería obtener una aprobación del plazo extra, antes de los 60 días que comienzan a contar a partir del próximo lunes 31 de mayo. Para que esto ocurra, en junio se debería aceptar la llegada de una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), inscripta en el artículo IV. Desde Buenos Aires el optimismo es total.

Argentina y el Club de París ingresarán el próximo lunes 31, en tiempo de descuento. Antes de los 60 días posteriores a esa fecha, debería llegar la aprobación desde el organismo financiero del plazo extra con el que podría contar la Argentina para pagar los u$s2.400 millones que se le deben; o, lo que en realidad se espera, obtener el “puente de tiempo” que le permita una período extra de dos o tres meses para liquidar el pago o poder reabrir una renegociación.
Para que esto ocurra, en junio se debería aceptar la llegada de una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), inscripta en el artículo IV. Desde Buenos Aires el optimismo es total. Y se cree que el último contacto del miércoles con Angela Merkel, debería ser el anteúltimo paso para conseguir el “puente”. El paso final debería darse en horas, y es convencer también a Japón de aceptar la propuesta argentina. Entre Alemania y Japón se acumula casi un tercio de la deuda con el organismo, y el aval de los dos principales acreedores del país en el Club de París es central e indispensable.

Los 60 días extras con que cuenta Argentina desde el próximo domingo (día del vencimiento), están dentro de la Carta de Intención, que en su momento se firmó con el Club de París y sólo puede ser alterada (y suspendida) si alguno de los acreedores fuertes que tiene el país en ese ámbito denuncia a la Argentina, reclama el pago y dicta directamente el default. Suponen desde Buenos Aires que mientras Alberto Fernández, Martín Guzmán y el resto de los acreedores muestren buena fe y actitud negociadora para llegar a un acuerdo con el FMI y aceptar la misión; desde el Club ninguno de sus miembros se levantará de la mesa de discusiones. “Menos en pandemia”, especulan desde la Argentina. Hay un dato a tener en cuenta. Los acreedores del Club de París, son los mismos que los miembros con mayor poder de voto que el board del FMI. Y mientras vean que hay conversaciones y espíritu de acuerdo no se declararía el default. Para esto, afirman desde la Casa Rosada y Hacienda, la clave será sostener un diálogo siempre constructivo y mantener a Georgieva y al director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, entre los convencidos de la buena fe local.

El problema es que la espera, manteniendo el default, hace que el riesgo-país se sostenga no menos de 200/300 puntos por arriba de los niveles actuales, con records por encima de los 1.500 puntos. De sostenerse el saldo impago hasta julio, cualquier crédito, tanto público como privado, permanecerá cómodamente en los dos dígitos en dólares, un nivel impagable para la Argentina. Esto además del castigo diario que se sostiene de manera firme sobre los títulos públicos que ingresaron en el canje de deuda del año pasado.

La situación irregular que el país sostiene con el Club desde el viernes 5 de junio de 2020, es un caso inédito (por lo negativo) en la breve historia moderna del país con la entidad y luego de haber dejado de pagar los compromisos en 2001 tras la declaración de default generalizado de Adolfo Rodríguez Saá del 22 de diciembre de ese año.

Bajo la gestión del entonces ministro de Economía Axel Kicillof, el país regularizó en mayo de 2014 la relación con la negociación de un nuevo y ambicioso plan de pagos. En aquellos días, Argentina soñaba con volver a los mercados internacionales, y buscaba una alternativa cerrando el default directo con este grupo de países.

Sin embargo, en mayo de 2019 volvió a incumplir, ya con Mauricio Macri en el poder, al no liquidar la totalidad de un vencimiento a la espera de mejores vientos financieros en 2019. Estos nunca llegaron y finalmente el Gobierno de Alberto Fernández con Martín Guzmán como ministro de Economía oficializaron la situación el 5 de mayo de este año. Ese día Argentina directamente dejó vencer la anteúltima cuota y un mes después (pasados los 30 días hábiles reglamentarios) se oficializó el default. Se deberían haber girado unos u$s2.102 millones, correspondientes al pago final del acuerdo que había negociado Kicillof como ministro de Cristina de Kirchner, cerrando, en ese momento, el penúltimo foco de deuda impago que mantenía el país desde fines de 2001. Sólo restaba terminar con el juicio con los fondos buitre, que recién se cerró en abril de 2016 con Prat Gay como ministro.

Por ahora Guzmán mantiene sobre el Club de París aquel mensaje que lanzó el 5 de febrero del año pasado en Roma, con el papa Francisco y la titular del FMI como testigos directos, sobre que “la Argentina pagará tasas de interés del 9% de la deuda de 2020 a 2021 con el Club de París, no sólo es insostenible, sino que también marca un anclaje muy importante para el resto de la reestructuración”.

Fuente:https://www.ambito.com/economia/fmi/club-paris-tiempo-descuento-lograr-puente-n5196155

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail