San Rafael, Mendoza lunes 21 de junio de 2021

A pesar de la inflación, el dinero en circulación cae 19% real en un año

A pesar de la inflación, el dinero en circulación cae 19% real en un añoPor la esterilización vía Leliq y la contención del gasto público, disminuyó el dinero que asiste la economía. Como contracara, los pasivos remunerados del BCRA ya superan el 11% del PBI.

Aspiradora de pesos en mano, el Banco Central volvió a absorber fuerte en abril y logró que la base monetaria se reduzca en $62.200 millones respecto de marzo y $100.145 millones durante el primer cuatrimestre. A través de la colocación de Letras de Liquidez (Leliq) a los bancos por casi $268.000 millones, la entidad que preside Miguel Pesce compensó la emisión realizada como consecuencia de la compra de las divisas que ingresan los exportadores y del pago de intereses que la propia deuda del BCRA genera.

Tras los niveles de emisión récord del año pasado para financiar el paquete covid, la prudencia fue la marca registrada de la gestión económica en los últimos meses. Así, a fuerza de una gran esterilización de pesos y de una reducción del gasto para paliar la coronacrisis, el ritmo de expansión de la base monetaria se redujo considerablemente: mientras que en el promedio de abril de 2020 -el momento de cuarentena más estricta- crecía al 63,6% interanual, en abril de 2021 lo hizo al 16% en términos nominales. Es decir que, al descontar el efecto de la inflación, en términos reales hubo una fuerte contracción del 19,4% durante los últimos doce meses.

Tanto es así que, si se compara la foto actual con los números de abril de 2019 –cuando regía el “plan Sandleris” de ajuste monetario acordado con el FMI-, el dinero en circulación se ubica 9,5% abajo en términos reales. Pero la contracara es el creciente stock de pasivos remunerados del BCRA, como correlato de la fuerte esterilización de los pesos emitidos: a fines de abril, tocó su récord y quedó al borde de los $3,6 billones (11,2% del PBI, según cálculos de LCG). Contra el mismo mes de 2019 (post estallido de las Lebac), la bola de Pases y Leliq se disparó 79% en términos reales.

Tras un suave nivel de expansión durante marzo, abril volvió a ser un mes contractivo y la base monetaria cayó 2,6%. Las claves fueron la aspiradora de las Leliq y una menor asistencia monetaria del Central al Tesoro ($55.000 millones), que igualmente no fue utilizada y permaneció en la cuenta que el Gobierno tiene en el BCRA. A esto último contribuyeron los $58.250 millones de endeudamiento neto captado por Economía en el mercado, el crecimiento de la recaudación, los $103.788 millones que ingresaron el mes pasado por el Aporte de las Grandes Fortunas y la moderación en el paquete de asistencia anunciado ante las nuevas restricciones a la circulación, que habrían redondeado un acotado nivel de déficit fiscal mensual (el dato oficial se conocerá el 20 de mayo).

Resta ver cómo se resuelven los debates en el oficialismo para conocer cómo continuará esta dinámica. Mientras Martín Guzmán busca sostener la prudencia en el gasto, los sectores alineados en el kirchnerismo impulsan la aplicación de políticas más expansivas para contener el impacto de la segunda ola. “Hay que priorizar la cobertura social por sobre el equilibrio fiscal”, dijo esta semana Roberto Feletti, exviceministro de Economía, en una entrevista con Ámbito.

Pases y Leliq

A diferencia de otros meses, en abril los Pases no esterilizaron. De hecho, tuvieron un leve desarme de $1.119 millones. Fueron las Leliq, que tienen mayor plazo y pagan más tasa a los bancos que las suscriben, las que posibilitaron la absorción de $268.000 millones.

Eso le permitió al BCRA contrarrestar la emisión de $127.000 millones de dólares realizada como contraparte de la compra de divisas para recomponer las reservas. También fue suficiente para aspirar los $95.000 millones que se emitieron en el mes para pagar los intereses de Pases y Leliq. Estos intereses alimentan la bola de pasivos remunerados y constituyen un compromiso de emisión a futuro. Esa es una de las razones por las que el equipo económico por el momento descarta un incremento de las tasas del Central: convalidar un rendimiento mayor la haría crecer a mayor velocidad.

LCG advirtió sobre el riesgo del creciente stock de Pases y Leliq: “Representan un compromiso de emisión futura, ya sea por efecto de los pago de intereses a raíz del stock mantenido o por su desarme. Por el momento, el efecto licuación se da sólo en el margen: una tasa del 38% con inflación que navega en torno a 42% anual, el proceso es a un paso lento. Además, sobre esto deberá agregarse la financiación del déficit, que sumará más pesos o más pasivos remunerados”.

El director de la consultora, Guido Lorenzo, destacó que entre la base monetaria y los pasivos remunerados ya suman $5,9 billones, algo con lo que hay que tener cuidado. El economista consideró que es esperable que, con el correr de los meses, el Tesoro comience a pedir más asistencia al BCRA: “Este año, si el Gobierno cubre el 40% del déficit con deuda del Tesoro, hay que sumar 4% del PBI de emisión monetaria. Y si eso va a Pases y Leliq, los pasivos podrían llegar al récord de 15% del PBI. Es un número riesgoso”.

A largo plazo, la intención del equipo económico es migrar el actual esquema monetario heredado de la salida de la convertibilidad hacia uno donde la política monetaria se canalice a través de la liquidez del mercado de deuda en pesos y permita descomprimir la bola de pasivos remunerados. En esa dirección, como contó Ámbito, un primer paso será la creación de un programa de Hacedores de Mercado que buscará darle mayor volumen a la operatoria de títulos del Tesoro.

Fuente:https://www.ambito.com/economia/dinero/a-pesar-la-inflacion-el-circulacion-cae-19-real-un-ano-n5190475

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail