San Rafael, Mendoza lunes 10 de mayo de 2021

Vinos: bodegas prevén que 2021 será un «año perdido» para el sector

Laberinto.  Las bodegas ven un escenario muy complicado para 2021.Dicen que el mercado interno se volvió menos rentable y que los incentivos para exportar se reducen.

Aunque 2020 fue, al menos en apariencia, un buen año para el mercado del vino, las bodegas argentinas lanzaron una señal de alerta. Anticiparon que 2021 será “otro año perdido” para el sector vitivinícola. Prevén una pérdida de rentabilidad derivada de sostener ventas a costa de precios que no cubren los costos. Y una disminución de las exportaciones por un atraso en el tipo de cambio.

Este es el panorama que ven desde Bodegas de Argentina, la entidad que agrupa a 250 bodegas de todo el país y que presentó un informe sobre la actividad del sector actualizado al primer trimestre de este año. Fue elaborado por el Centro de Estudios Económicos.

Lo primero que hizo el trabajo del CEE fue dejar en claro que 2020 no fue tan bueno como puede suponerse para la venta de vinos en el mercado interno. Y aseguran que el deterioro se profundizará este año. “Durante todo 2020 la noticia fue el aumento de volumen de consumo en el mercado interno. La causa fundamental de este aumento es que se hizo a costa de una fuerte caída de precios y de facturación”, destacó.

“Aunque el aumento del volumen acumulado al mercado interno sigue superando a los del año anterior, ya los saltos son más bajos y es seguro que veremos cómo se acotan a medida que avance 2021 pues las condiciones de mercado no permitirán las estrategias que vimos en 2020”, remarcó. En ese sentido, el informe del CEE calcula que los despachos de vino al consumo interno crecerán apenas 3,2% este año contra el registro de 2020.

Y advierte sobre el contexto económico: “Si las variables macroeconómicas se comportan como los pronósticos indican es probable que veamos una facturación cayendo a lo largo de 2021. La macroeconomía no ayuda al sector, las principales variables del entorno que afectan tanto la demanda como la oferta de vinos presentan malos pronósticos para 2021 y es muy probable que observemos un nuevo año perdido para la inversión y el crecimiento”. Y añadió: “Los precios locales son los más bajos de los últimos años. La tendencia histórica de caída de precios en el mercado doméstico quita atractivo a este mercado”.

Exportaciones

Contra lo que podría suponerse, tampoco la exportaciones le aporta un salvavidas al sector. “Los ingresos de exportación fueron muy buenos luego de la devaluación de mediados de 2018. Sin embargo, desde mediados de 2020 comenzó un camino de atraso que parece que continuará durante 2021 como política antinflacionaria”, destaca el CEE.

Las bodegas consideran que un menor tipo de cambio les quita incentivos para exportar. Y recuerdan que en los últimos tres años (con fuerte devaluación acumulada) hubo una mejora del tipo de cambio que fue la clave de una reversión de las tendencias de exportación. “Todo indica que 2021 tendrá un retraso cambiario lo que podría revertir la tendencia anterior”, se lamentan.

En este caso, el informe estima que las exportaciones crecerán un 3%, al pasar de 38,9 millones de cajas a 40,1 millones.

“Se mantienen los aumentos de volumen de exportación aunque ahora de la mano de los vinos fraccionados. La exportación de vino a granel ha perdido la vitalidad del año anterior y la presión de oferta originada en la fuerte acumulación de existencias y un tipo de cambio muy elevado ya no están presentes”, añadió.

El valor total exportado en dólares se estabilizó cerca de los 800 millones de dólares, “gracias a una leve caída de la exportación de vinos fraccionados y un aumento importante del granel”.

Pero al igual que ocurre con el mercado interno, la variable de ajuste para no perder volúmenes fueron los precios del vino. “El mejor tipo de cambio ha permitido que se expandan las exportaciones de vino fraccionado al poder venderse en franjas de precios más bajos. El precio promedio actual se ubica por debajo del de 2012”, resaltó.

La conclusión es preocupante: “Todo indica que en 2021 como consecuencia de la prolongación de la pandemia y la delicada situación macroeconómica del país las variables que más influyen en el sector vitivinícola se deteriorarán.Los salarios continuarán su caída de tres años frente a niveles de inflación elevadísimos”.

Fuente:https://www.ambito.com/economia/vinos/bodegas-preven-que-2021-sera-un-ano-perdido-el-sector-n5183570

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail