San Rafael, Mendoza miércoles 21 de abril de 2021

Los trabajadores de la Edad de Bronce llevaban comida preparada a su lugar de trabajo

Restos carbonizados de frutos comestibles encontrados en Prigglitz-Gasteil.Restos carbonizados de frutos comestibles encontrados en Prigglitz-Gasteil.S. WIESINGER Y T. JAKOBITSCH

Un grupo de investigadores encuentra a las puertas de una mina austriaca restos de alimentos que fueron elaborados lejos de allí

Un gesto tan cotidiano y tan normalizado como llevar comida preparada al trabajo no tiene nada de actual, a pesar de que se pueda achacar al ritmo de vida frenético implantado en los últimos años. Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Academia de Ciencias de Austria ha determinado que, ya en la Edad de Bronce, los trabajadores de una mina de cobre explotada entre los años 1.100 y 900 a. C. llevaban comida preparada a su lugar de trabajo para evitar desplazamientos a media jornada.

La comida llegaba a la mina con un trabajo de limpieza previo que tenía lugar lejos de la excavación

“La mina está rodeada de un paisaje perfecto para la agricultura, por lo que es muy probable que las provisiones de los trabajadores provinieran de los alrededores”, asegura por correo Andreas G. Heiss, uno de los investigadores del estudio, publicado en la revista PLoS One. Entre los restos analizados, los expertos han encontrado algunas legumbres (principalmente lentejas) y frutos como nueces, manzanas, fresas o moras. Su dieta se completaba con cerdo (dos terceras partes del consumo de animales procedía de los cochinos), ternera y cordero, algo muy habitual a finales de la Edad de Bronce.

A pesar de identificar varios de los ingredientes, los investigadores desconocen qué tipo de platos se servían. Por el nivel de hidratación presente en los restos encontrados, sospechan que se trató de una masa a base de cereales mezclados con agua o leche. El plato final sería similar a lo que en España se conoce como gachas. “Teníamos conocimiento de diferentes bases de cereales de la misma época en la región, pero aún no teníamos muestras de la zona de Prigglitz-Gasteil”, comenta Heiss. Un futuro análisis de los recipientes determinará si además de estos ingredientes se utilizaron otros condimentos como sal o especias.

La dieta habitual en la Edad de Bronce se componía de cereales, frutos salvajes y cerdo principalmente

Lara González Carretero, arqueobotánica del Museo de Arqueología de Londres y asistente de investigación en el Museo Británico, destaca que los cereales utilizados como base de esas gachas no eran los que se consumían habitualmente. “Es como si el trigo y las lentejas estuvieran dedicadas a otro tipo de personas o consumo. Me recuerda a los soldados romanos, que cuando iban a una batalla, llevaban comida preparada que estaba hecha con un tipo de cereales que no consumían normalmente”, apunta González.

Tanto Heiss como González señalan en la misma dirección: la especialización de la actividad profesional. El director del estudio destaca la antigüedad de la interdependencia de los trabajadores: “Un minero era un experto que requería de un largo entrenamiento para ejercer su profesión y, probablemente, no tendría tiempo para dedicarse a la agricultura. Podemos ver la Edad de Bronce como la época en la que surgieron la especialización profesional y los artesanos”. Por su parte, la investigadora española asegura: “Hay un nivel de especialización en esta sociedad que no tiene precedentes. El hecho de que les proporcionen la comida o que tengan un tipo de comida concreto sería algo a nivel comunitario o estatal. Como en Egipto, que cuando construían las pirámides el Estado se encargaba de proporcionar comida a los esclavos. Puede incluso que fuera un tipo de pago de un poder político superior”.

Fuente;https://elpais.com/ciencia/2021-03-31/los-trabajadores-de-la-edad-de-bronce-llevaban-comida-preparada-a-su-lugar-de-trabajo.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail